Fiscalidad

La ZEC confía en aprovechar la tributación mínima estatal para elevar la competitividad fiscal de las Islas

El suelo del 15% que contempla el Presupuesto de 2022 para grandes empresas no afecta los incentivos del REF

El presidente de la Zona Especial Canaria (ZEC), Pablo Hernández, en su toma de posesión
El presidente de la Zona Especial Canaria (ZEC), Pablo Hernández, en su toma de posesión
Las Palmas de Gran Canaria

La imposición de una tributación mínima sobre los beneficios para las empresas de tamaño relevante es una de las novedades más sustanciosas del proyecto de ley de Presupuestos del Estado para 2022. Aún con la incertidumbre sobre su aprobación y eventual entrada en vigor, la mera inclusión de este variable ha despertado la inquietud sobre la compatibilidad entre esta clase de medidas, acordes a su vez con el proceso de armonización fiscal corporativa que avanza en todo el mundo desarrollado, y la existencia de incentivos fiscales potentes en territorios como Canarias, que han convertido a las bonificaciones sobre la tributación de las empresas en un eje básico para su competitividad en el mercado global. No obstante, el presidente de la Zona Especial Canaria (ZEC), Pablo Hernández, es categórico al afirmar que ni la zona de baja tributación ni otros incentivos fiscales del REF insular se verán afectados por el proyecto presupuestario presentado en el Congreso por el departamento que lidera la ministra María Jesús Montero. “Será al revés: la aplicación de la tributación mínima, dado que se aplicará en el resto del Estado y no en Canarias, va a dar a las Islas una competitividad fiscal mayor de la que ya disfruta”, sentencia el alto cargo del organismo dependiente del Ministerio de Hacienda.

El proyecto presupuestario defendido por el Ejecutivo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos incluye la propuesta de impuesto mínimo del 15% para todas las entidades en régimen de consolidación o cuyo importe neto de la cifra de negocios sea de al menos 20 millones de euros. Sin embargo, el proyecto contempla, en su artículo 30 bis, la exclusión de todos los incentivos fiscales del Régimen Económico y Fiscal de Canarias, tales como la propia ZEC y el resto de deducciones incluidas en las Leyes del REF de 1991 y 1994. “El principio básico es que la tributación mínima va a modular las bonificaciones fiscales a las empresas vigentes hasta ahora”, añade el presidente de la ZEC, quien recuerda que “estos beneficios fiscales a escala estatal afectan a sectores como el I+D, el sector audiovisual y la creación directa de empleo, y seguirán vigentes, pero con ese suelo mínimo del 15% en el pago del Impuesto sobre Sociedades. En Canarias también disfrutamos de esas deducciones y de otras a través del REF, como los beneficios por la inversión en activos, producción de bienes, inversiones en África, ferias y congresos, navieras, etcétera. Todas esas actividades estarán exentas del impuesto mínimo, y este es el motivo por el que podemos decir que su entrada en vigor beneficiará la competitividad fiscal de Canarias respecto al resto del Estado, porque va a subir el diferencial fiscal”.

La invulnerabilidad del REF respecto a la entrada en vigor de esta medida de armonización fiscal no queda expresa en el texto presupuestario respecto a otra medida estelar del abanico de beneficios fiscales de las Islas: la Reserva para Inversiones en Canarias (RIC). No obstante, Pablo Hernández también descarta cualquier riesgo en este ámbito, bajo el argumento de que “la imposición mínima se basa en un cálculo sobre la base imponible, y la RIC se aplica antes de contabilizar dicha base imponible. No obstante, sería recomendable incluir esta exclusión en el texto presupuestario vía enmiendas durante su trámite en las Cortes. Pero sería con el objetivo de tener una seguridad jurídica total”.

En relación a la propia ZEC, que ofrece una imposición general del 4% sobre los beneficios empresariales, sí que hay una exclusión expresa, recogida así en el proyecto de ley de Presupuestos: “En las entidades de la Zona Especial Canaria, la base imponible positiva sobre la que se aplique el porcentaje al que se refiere este apartado no incluirá la parte de la misma correspondiente a las operaciones realizadas material y efectivamente en el ámbito geográfico de dicha Zona que tribute al tipo de gravamen especial regulado en el artículo 43 de la Ley 19/1994, de 6 de julio, de modificación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias”. ¿Qué significa esto? Que se mantiene la tributación del 4% para todas aquellas actividades que se desarrollen en las Islas, aunque se pudiera aplicar la tributación mínima a los beneficios obtenidos por la matriz de la entidad ZEC por actividades desarrolladas fuera de Canarias. “Hay que tener en cuenta que la filosofía de la Zona Especial es que exista una correlación entre los beneficios fiscales y la actividad y el empleo efectivamente desarrollados en el territorio de baja tributación”, sentencia Hernández.

La Zona Especial Canaria aspira a exprimir la recuperación económica mediante la implantación de nuevas empresas, sobre todo de los sectores tecnológico, audiovisual (dotada de incentivos fiscales propios y compatibles) y de energías renovables. Su balance en el primer semestre de 2021 recoge la creación de 500 puestos de trabajo y 80 nuevas entidades, según su presidente.



Salvaguardar el REF

Un mensaje de tranquilidad. La tributación mínima “ha dejado de ser otra de las preocupaciones que el tejido empresarial y los profesionales del asesoramiento fiscal teníamos. Falta solo concretar un poco más en el texto el régimen específico de la RIC”, afirma Salvador Miranda Calderín, director de la Cátedra del REF de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

350 empresas de gran volumen. Según el docente y fiscalista, “en Canarias hay aproximadamente 350 empresas que facturan más de 20 millones anuales y que podían haberse visto afectadas negativamente por la tributación mínima del 15% en 2022. No son muchas en relación al total del tejido empresarial, pero acaparan gran parte de la actividad económica del Archipiélago”.

Entrecomillado clave. En el texto del proyecto “se contempla con claridad y precisión que el conjunto de las deducciones previstas en el REF se aplicarán respetando sus propios límites, ‘en todo caso’. El inciso entrecomillado incluye a la tributación mínima, por lo que el amplio elenco de respecto al resto del territorio nacional no se ve afectado negativamente”, concluye el experto.

Normas
Entra en El País para participar