Infraestructuras

La ampliación de Madrid-Barajas recibirá 133 millones de inversión hasta 2026

La ministra de Transportes lamenta que la expansión de El Prat haya quedado fuera del nuevo DORA

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, esta mañana durante la presentación del DORA.
La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, esta mañana durante la presentación del DORA.

El plan fotovoltaico de Aena, por el que la red de aeropuertos generará energía verde para el 100% de su consumo en 2026, y la ampliacion de Madrid-Barajas, han sido señalados esta mañana por la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, como los proyectos más destacados que incluye el nuevo Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) aprobado ayer por el Consejo de Ministros.

Durante la presentación de esta mañana, Sánchez ha lamentado que la extensión de El Prat no haya podido ser incluida por falta de consenso político. Para esa actuación se había previsto 120 millones de inversión que han sido repartidos por otros aeropuertos para acometer, esencialmente, actuaciones de corte medioambiental.

Madrid-Barajas va a recibir 433 millones hasta 2026, de los que 133 millones se dedicarán a la ampliación de su capacidad. Esta última iniciativa en su totalidad está presupuestada en unos 1.600 millones de euros y el grueso de los trabajos se ejecutarán en el siguiente quinquenio regulado, entre 2027 y 2031.

Raquel Sánchez ha afirmado que las mejoras en el mayor aeropuerto de la red de Aena servirán para aumentar del 9,3% al 12% su aportación al PIB madrileño.

El segundo DORA impone la congelación tarifaria a Aena hasta el cierre de 2026 sobre una base de inversiones por 2.250 millones (450 millones de media por ejercicio), una estimación de tráfico que prevé para 2025 la recuperación de los niveles de actividad previos a la pandemia, y una remuneración del capital del 6,02%, tal y como marcó la CNMC, frente al 7,68% al que aspiraba Aena.

Entre los costes operativos que soporta Aena no han sido incluidos, según fuentes del Ministerio, los que atañen al control del Covid-19. Solo en 2020 Aena invirtió unos 35 millones en la adaptación de sus instalaciones a nuevos criterios sanitarios. Esa cifra será analizada, al igual que el impacto económico de la pandemia en las cuentas del operador público, en un proceso ajeno al del segundo DORA. De hecho, es la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) la que debe estimar el reequilibrio al que puede aspirar Aena, vía tarifas, ya en el quinquenio regulado que comienza en 2027.

La ministra de Transportes ha hablado del DORA durante su intervención como  "un marco estable que ayudará a la recuperación del sector aéreo". La Ley 18/2014 marcaba una aspiración máxima para Aena, respecto a la subida tarifaria, de un 0% interanual hasta 2025. La propuesta de la empresa que preside Maurici Lucena incluía un alza del 0,52% hasta 2025 y del 3,29% en 2026. El incremento extraordinario en los cuatro primeros años se debía a costes sobrevenidos por 210 millones debido a nueva normativa de seguridad. El de 2026 buscaba recuperar costes una vez que la subida de tarifas ya no se encontraba vetada por Ley.

Respecto a las estimaciones de tráfico, Aviación Civil ha incrementado en 16 millones de viajeros las expectativas ofrecidas por Aena, de 1.218 millones de viajeros entre 2022 y 2026. La operadora preveía para 2026 la vuelta a los niveles de tráfico de 2019.

Normas
Entra en El País para participar