Economista jefe de Asia-Pacífico

Alicia García Herrero (Natixis): “Con Evergrande el inversor debe aprender que no todo vale”

Descarta un contagio a la economía china y su expansión al resto de países, pero reconoce que impactará en el PIB del gigante asiático

Alicia García Herrero, economista jefe de Asia-Pacífico de Natixis.
Alicia García Herrero, economista jefe de Asia-Pacífico de Natixis.

Miembro del consejo de sabios de Nadia Calviño para la reconstrucción de la economía española tras la pandemia, el Consejo Asesor de Asuntos Económicos, Alicia García Herrero (1968), economista jefe de Asia-Pacífico de Natixis, es una de las voces más notorias para entender la crisis de Evergrande y su impacto en la economía del país asiático. La investigadora del think tank Bruegel y profesora adjunta en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong-Kong, descarta que la segunda mayor promotora china contagie al resto del sector inmobiliario y que se convierta en un nuevo Lehman Brothers que lastre a la economía mundial.

Evergrande incumplió la pasada semana el pago de un cupón de una emisión de 83,5 millones de dólares. ¿Qué impacto va a tener en el mercado?

Evergrande es enorme, pero su mayor problema es el de las ventas de viviendas que aún no ha entregado [se estima que tiene 1,5 millones de casas por terminar]. El gobierno chino ha dicho que se van a construir con el apoyo de los gobiernos locales, así que esa pelota pasa a las constructoras locales estatales.

De los 300.000 millones de dólares de pasivo de Evergrande, esa parte supone 200.000 millones. El resto, será lo que quizá tenga que afrontar una quita, si bien los chinos intentan siempre evitar una quita nominal. La empresa tratará de hacer una quita de los bonos que tiene en dólares. De la parte en divisa local, que en su mayoría tiene vencimiento inferior a un año y que corresponde al pago a proveedores, creo que se harán cargo los gobiernos locales. Será un bail out limitado. Los bonos on shore sufrirán menos que los offshore. Los inversores deben aprender que no todo vale y que no vale con creer que si una empresa es muy grande no va a pasar nada.

La inmobiliaria es el mayor emisor en deuda high yield de Asia, ¿cómo impactará esto en la deuda de alto riesgo?

Habrá un impacto en la deuda corporativa asiática high yield, que ha subido mucho, pero los spread volverán a la normalidad cuando Evergrande se reestructure y pasen los 30 días de periodo de gracia desde el impago del cupón en dólares de la semana pasada.

El 70% del mercado high yield asiático son constructoras chinas, y de ellas Evergrande es la de mayor tamaño.

¿Se producirá el temido efecto contagio en la economía del gigante asiático?

No creo que contagie al resto de China porque el contagio más relevante se produciría en las ventas del resto de promotoras. Si se logra que los clientes de Evergrande reciban las casas adquiridas, el resto de los promotores podrán seguir vendiendo de forma adelantada. Y eso debe continuar sí o sí porque el 54% de la financiación de los constructores en China viene de la venta de casas por adelantado. Si no logran eso, se les caerá un promotor detrás de otro.

El banco central de China ya ha apoyado a la economía nacional inyectando liquidez, por lo que creo que será una restructuración limitada de la deuda. Achicarán el tamaño de Evergrande y limitaran los riesgos. Así el contagio internacional será limitado, porque además esto no es un banco.

Se ha comparado a Evergrande con Lehman Brothers...

No va a ser un Lehman pero al crecimiento de la economía china le va a afectar. Va a pesar en el sector inmobiliario que dejará de realizar inversiones y su efecto se notará a largo plazo, dado que supone un 20% de los activos cotizados en China, frente al 5% de media que supone a nivel global.

Vamos a una China que crece menos, más preocupada por su estabilidad social, a otro tipo de China.

La actual situación de Evergrande viene derivada de la decisión de Pekín de desapalancar al sector inmobiliario...

Si, lo ha provocado el gobierno chino. Ahora lo puede controlar y lo ha forzado porque la economía china seguía con un modelo concentrado en el endeudamiento del sector inmobiliario, que estaba sobredimensionado. Han optado por resolver ahora el problema antes de que la Fed active el tapering. El 70% de la riqueza de las familias chinas está en la vivienda y este era el sector que tenía que controlar el Gobierno en este momento.

La subida de la inflación es, al menos en el corto plazo, un problema para Estados Unidos y Europa. ¿Afecta también a China?

China está en otro ciclo económico ya, ha salido del Covid y de una política monetaria muy expansiva y se encuentra en una fase mucho más agresiva para controlar el endeudamiento. El mercado no teme por el alto precio de los activos, que ya se están desinflando. El problema era el sector inmobiliario y lo están atajando. Los precios del inmobiliario se han empezado a desacelerar muy rápido por las medidas de control del endeudamiento puestas en marcha del sector, que es lo que ha provocado la caída de Evergrande.

La escasez de semiconductores está provocando un parón en la industria automovilística mundial, ¿cómo se va a resolver?

No es una crisis, es un cambio del modelo en la demanda. Hay una demanda que no existía antes del Covid y hemos ido a una mayor digitalización. Eso, unido a la guerra comercial entre EE UU y China que hace que haya limitaciones de venta de ciertos fabricantes como Huawei, lo ha complicado aún más. No será permanente y veremos pronto un exceso de semiconductores excepto en las gamas más altas.

Normas
Entra en El País para participar