Los hoteleros piden la prórroga sin cambios de los ERTE para aguantar hasta la próxima Semana Santa

Alertan de que queda “un otoño muy duro” sin turismo internacional y sin viajes de negocios

Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), en la presentación del Congreso Nacional de 2021.
Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), en la presentación del Congreso Nacional de 2021.

A menos de una semana para que venzan los expedientes temporales de regulación de empleo que están sosteniendo a más de 272.000 trabajadores del sector turísticos, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) ha hecho esta mañana un llamamiento al Ejecutivo para que no introduzca cambios en la prórroga de los ERTE que estos días negocia con patronal y sindicatos. “Hemos tenido un verano muy bueno porque el turista nacional se ha quedado en España, lo que ha provocado que tuviéramos un final de julio y un agosto buenos. Pero esas cifras son un espejismo porque el turismo internacional no está funcionando. Nos queda un otoño muy duro”, recalcó Jorge Marichal, presidente de Cehat, en su intervención para presentar el próximo congreso de los empresarios hoteleros, que se celebrará del 17 al 19 de noviembre en Oviedo.

Marichal destacó que los destinos turísticos ya se han vaciado ya que las familias españolas han vuelto a su actividad normal. “Van a tener que renovarse los ERTE y ahora más que nunca el Gobierno tiene que priorizar el sostenimiento del sector hasta que no se recupere la demanda con normalidad. Todavía es necesaria esa red de seguridad, porque no se sabe que va a pasar con el turismo internacional, con los hoteles urbanos o con los viajes ligados a congresos y negocios. Va a ser lento y duro recuperar el tono previo a la crisis para hacer músculo de cara al verano”, remarcó el presidente de los hoteleros, que exigió certidumbre al Gobierno para crear la figura de un ERTE estructural que evite la renegociación trimestral de los colectivos afectados y las condiciones de entrada y salida del mercado laboral.

Los últimos datos de la Seguridad Social, correspondientes al mes de agosto, certifican que en los ochos primeros meses del año el número de trabajadores en ERTE bajó un 67% hasta los 272.190 suspensiones. Pese a esos cambios, el denominador común ha sido que el turismo ha sido la actividad más perjudicada, ya que en esos ocho meses, los trabajadores de hoteles, restaurantes, bares, ocio, aerolíneas, autobuses o cruceros han supuesto siempre más de la mitad de los trabajadores en ERTE. El punto más alto se produjo en febrero de 2021, con un 60,2% del total y el más bajo en agosto con un 53,2% del total.

Normas
Entra en El País para participar