Entrevista

Ignacio Cantos (Atl Capital) “En Bolsa española nos gustan Telefónica, Acerinox e Indra”

El director de inversiones de la firma ve margen para más subidas bursátiles este año, aunque el mercado podría adoptar un perfil más defensivo para consolidar las ganancias 

Ignacio Cantos, director de inversiones de Atl Capital.
Ignacio Cantos, director de inversiones de Atl Capital.

Llegó a Atl Capital en 2008, en plena tormenta financiera. En fase de recuperación de la presente crisis, Ignacio Cantos, director de inversiones de la firma, sigue viendo recorrido para el rally bursátil gracias a la abundancia de liquidez y la solidez de los resultados empresariales. La gran incógnita es qué sucederá cuando llegue el momento de la verdad con el alza de tipos, que no espera hasta 2023, tras la reducción de compras del próximo año.

¿En qué momento se encuentran los mercados?

Este año está siendo muy bueno, con rentabilidades superiores a los dos dígitos en la mayoría de las Bolsas desarrolladas. Subidas que responden a un importante crecimiento de los resultados empresariales tras el Covid-19. Las valoraciones se encuentran en niveles similares al inicio de 2020, e incluso en algún caso por debajo.

¿Y la Bolsa española? ¿Cómo la perciben los inversores?

En el entorno actual la mayor parte de los inversores perciben sus opciones de manera global, o al menos paneuropea; por ello, la Bolsa española ha perdido algo de peso en las carteras. Además, la distribución sectorial dominada por bancos y telecos, pero casi huérfana de tecnología, no contribuye a mejorar la percepción.

¿La renta variable sigue siendo la mejor opción de inversión?

Cuando el tipo libre de riesgo cotiza en negativo y lleva a los inversores a perder dinero en términos nominales, y la mayoría de las veces en términos reales, se está dispuesto a asumir más riesgo para obtener al menos retornos positivos. La inversión en Bolsa se hace en activos reales que pueden proteger de un periodo inflacionista. Por otra parte, los resultados empresariales apoyan este tipo de inversión y los programas gubernamentales son importantes y lo serán los próximos años.

¿Dónde ve valor en el Ibex 35?

En Atl Capital afrontamos la inversión de manera paneuropea y global. Tenemos algunas compañías que en el entorno actual nos parecen atractivas, pero no un sector concreto de la Bolsa española. Por ejemplo, Telefónica con el desarrollo del 5G y una valoración atractiva tras el importante esfuerzo de reducción de deuda. Acerinox también nos gusta, y es uno de los más eficientes de su sector en Europa. Indra tiene unos buenos años por delante con el desarrollo del nuevo caza europeo, donde lidera la parte española.

¿Hay burbuja en las renovables?

Hay mucho interés en las renovables, y eso hace que se paguen precios altos por megavatio. En el mercado sigue existiendo liquidez casi ilimitada y demanda para activos con retornos estables, y los de renovables entran dentro de esta categoría. Los altos precios pagados recortan la rentabilidad, pero sigue siendo superior a la de la renta fija. Por todo ello diríamos que más que burbuja sufrimos los efectos perniciosos del exceso de liquidez.

¿Qué opina de la inversión ESG?

La inversión ESG ha llegado para quedarse, aunque en estas siglas mezclamos conceptos muy distintos como el medio ambiente y la gobernanza. Pensamos que es un nuevo vector de inversión y que irá ganando importancia con los años; mientras tanto, los precios que se pagan por los activos del segmento son altos.

¿Y sobre las criptodivisas?

La tecnología blockchain que envuelve este mercado es muy interesante y puede ser la base para diversos temas. Pero la no existencia de un organismo regulador detrás y un estado que lo respalde complica su uso. No obstante, en los próximos años asistiremos al nacimiento de monedas virtuales soportadas por los grandes estados y comprobaremos cómo conviven con las existentes.

Llevan tiempo negativos con la banca. ¿Cambia su percepción con la vuelta al dividendo?

La banca con tipos negativos sufre y la pandemia ha ralentizado la salida de esta situación especial. Con la llegada de los fondos europeos se debería incrementar la actividad y mejorar los niveles de concesión de crédito para los diversos proyectos. Por otra parte, la autorización del pago de dividendo por parte del BCE demuestra la solidez de los balances, muy reforzada después de la crisis de 2008. Los bancos no están caros, pero con la recuperación que han tenido desde mínimos y con una perspectiva de tipos negativos durante algún año más, pensamos que el sector financiero está bien valorado.

¿Qué entidades destacaría?

Estamos neutrales en el sector, pero elegiríamos CaixaBank si apostáramos por una recuperación de la economía española y un aumento del crédito ligado a la llegada de fondos europeos. Además todavía debemos ver en balance el efecto de las sinergias de la absorción de Bankia. De los bancos globales, seleccionaríamos Santander, que está algo más barato que sus comparables y se puede beneficiar de la mejora de la actividad en Brasil.

A falta de un trimestre para que termine el año, ¿se puede dar por concluido en términos de rentabilidad?

No tiene por qué ser así. Si la actividad sigue firme, las empresas mejorarán los beneficios y podría haber margen para nuevas subidas. Dicho esto, la condición humana hace que tratemos de preservar los beneficios y es posible que con las ganancias generadas algunas gestoras tengan un perfil más defensivo en el último trimestre.

¿Cuáles serán los principales ejes de inversión de cara a 2022?

En Europa la llegada de los fondos europeos, ligados en parte a la sostenibilidad y la transformación digital deberían ser ejes para la inversión. En EE UU los importantes planes de infraestructuras serán uno de los vectores principales, sin olvidar el liderazgo tecnológico que seguirá atrayendo inversiones. También las actuaciones de los bancos centrales, que pueden variar la marcha de los mercados con sus decisiones.

¿Qué áreas geográficas ven más atractivas? ¿Y qué sectores?

Con un índice mundial en el que el peso de EE UU es de un 65% no podemos dejarlo fuera. Es cierto que están algo más avanzados en el ciclo económico, pero pensamos que puede ser otro año bueno. Europa debería recoger los frutos de los importantes planes de inversión como el Next Generation y está más barata. Por sectores, en EE UU despuntarán infraestructuras, construcción y renovables, y en Europa, las renovables– aunque habrá que ser selectivo- telecos, con el desarrollo del 5G y farmacéuticas.

¿Cuáles son los principales riesgos para la Bolsa a corto plazo?

Como siempre comentamos el más importante es aquel que no está previsto. De los que tenemos encima de la mesa el más destacable es la actuación de los bancos centrales en la reducción de los estímulos. El mercado tiene una importante dependencia de la liquidez, y es difícil saber qué harán los precios cuando se empiecen a retirar del mercado, algo que no esperamos hasta 2023, después de la reducción de compras en 2022.

Desde el punto de vista de asesoramiento financiero, ¿qué cambios ha producido la pandemia?

Ha permitido diferenciar la calidad de asesoramiento entre entidades. Otro cambio muy relevante con respecto a las carteras de los inversores es el incremento de exposición a compañías globales con negocios que utilizan internet, y que se han visto favorecidos.

Normas
Entra en El País para participar