LaLiga con más igualdad de oportunidades

Con la marcha de los capitanes del Madrid y del Barça, Ramos y Messi, la competición española queda huérfana de estrellas

Por primera vez, se amplía la lista de aspirantes a ganar el título

Luis Suárez.
Luis Suárez.

Empieza una nueva temporada de LaLiga española de fútbol. Casi un año y medio después del inicio de la pandemia, los aficionados de todos los equipos podrán animar a los jugadores desde los estadios, eso sí, con limitaciones de aforo del 40%. Pero esa no es la gran novedad.

Lo inesperado ha sido que entre esos jugadores ya no se encontrará la gran joya del fútbol español, Leo Messi, que después de su repentina salida del FC Barcelona ya viste la camiseta del Paris Saint Germain. Es también el nuevo destino, propiedad del Oryx Qatar Sports Investments, de Sergio Ramos, que por primera vez en 16 años no vestirá la camiseta del Real Madrid, lo que ha supuesto un duro golpe para una afición que no se ha recuperado todavía de la salida de Cristiano Ronaldo en 2018.

La ausencia de estas estrellas dañará el estatus de LaLiga española como una de las mejores competiciones del mundo, ya que el valor de sus derechos de televisión caerá y los futuros acuerdos de patrocinio se verán reducidos sin el jugador más famoso del mundo.

Así lo cree Teresa de Lemus, directora gerente de la consultora independiente de valoración de intangibles Brand Finance España, quien opina que el valor perdido por LaLiga podría llegar a través de los tres principales canales de ingresos, como son los patrocinios, dado que los promotores podrían ser menos propensos a pagar las mismas tarifas si ya no tienen acceso a las principales estrellas; los seguidores, ya que estos, especialmente los turistas internacionales, podrían perder el interés por asistir a los partidos si no van a poder ver convocados a los mejores jugadores del mundo; y a los acuerdos con los medios, debido a que es posible que se reduzcan los derechos de televisión, tan valiosos, si no pueden esperar la misma atracción por parte de las audiencias de superestrellas, especialmente en el extranjero. “Sin embargo, muchos de estos acuerdos de radiodifusión y patrocinios son a largo plazo, por lo que el efecto no será inmediato”, aclara De Lemus.

Karim Benzema.
Karim Benzema.

El juego continúa y este nuevo escenario puede suponer también una oportunidad para muchos. El profesor del Máster en Administración y Dirección del Fútbol del Johan Cruyff Institute, Sergi Vieta, considera que “el éxodo de sus principales futbolistas a engrosar otras competiciones tendrá un efecto a medio plazo sobre el valor a la baja de los derechos de la competición a no ser que aparezcan nuevas estrellas que inspiren a los aficionados y compensen esas ausencias”.

La alternativa, opina, es la consagración de nuevos talentos entre los que destaca a Pedri (Barcelona), Ansu Fati (Barcelona) o Marco Asensio (Real Madrid), además de una mayor igualdad en la competición y el desarrollo de nuevas formas de consumir los contenidos a través de la tecnología. “Los principales organizadores de las competiciones de fútbol se han dado cuenta de que los nuevos aficionados buscan experiencias diferentes: móvil, interacción, inmediatez, contenidos únicos, bajo demanda... y, por tanto, se están creando nuevos productos y plataformas para poder atraer a este público antes de que otro contenido ocupe su tiempo libre”, asegura.

Antoine Griezmann.
Antoine Griezmann.

Los jugadores más conocidos de la actual competición española son Karim Benzema, delantero del Real Madrid, Luis Suárez, del Atlético de Madrid, y Antoine Griezmann, del Barcelona, pero están lejos aún del interés mediático que generan Messi y Ronaldo en todo el mundo. El responsable de patrocinio deportivo & ejecutivo de nuevo negocio en Kantar, Armando Martínez, reconoce que a los clubes “les va a costar recuperarse”, pero se muestra optimista. “Hay que reinventarse, buscar nuevos patrocinadores y tarde o temprano saldrán de esta pequeña crisis. Al final, el club está por encima de los nombres y seguro que en el futuro vuelven a llegar grandes jugadores por los que haya algún atractivo fuera de nuestras fronteras”, sostiene.

El horario será una de las claves en la recuperación de la afición y en esa apertura de fronteras, según Martínez, algo que ya se tiene en cuenta desde hace años para atraer también al público internacional. “Para la audiencia es una buena estrategia poner partidos a las 12.00, a las 14.00 horas, en horarios un poco potentes para el público extranjero, porque no queda otra. Lo lleva haciendo el fútbol británico también desde hace años, con partidos muy pronto para que puedan verse en Asia y ganar así cuota de mercado. Imagino que LaLiga tendrá que seguir por este camino”, explica.

Gerard Moreno.
Gerard Moreno.

A pesar de que desde el punto de vista económico pueda parecer un desastre el planteamiento de una competición sin galácticos en la órbita futbolística, este deporte, apunta Juan Mateo, director del Instituto Superior de Negociación de la Universidad Francisco de Vitoria, y presidente de la plataforma de formación EyeKnow Films, “es emoción pura, aunque no estén Messi ni Ronaldo, y la gente va a seguir a su equipo siempre”.

Es más, cree que este año LaLiga “puede ser positiva porque los equipos se igualan, va a ser una competición más equilibrada, ya que otros años, desde el comienzo, se sabía quien podía ganar, el Madrid, el Barcelona o el Atlético, pero ahora va a haber mucha más emoción y tensión, porque cualquiera puede alzarse con el título”. Esa es la clave del éxito de la NBA, “triunfa porque tiene a los mejores jugadores, pero no están concentrados todos en el mismo equipo”. Y tener a las estrellas tampoco es garantía de éxito, prosigue Mateo: “El PSG cuenta con grandes futbolistas y el año pasado no ganó ni la liga francesa ni la Copa de Europa. Lo importante es armar un buen equipo, además de contratar talento, y ese trabajo lo tiene que hacer el entrenador”, añade. Una tarea difícil, por otro lado, cuando es el técnico, al contrario de lo que ocurre en la mayoría de las grandes empresas, el que cobra menos que los jugadores. “Ellos son los que mandan y al final es muy difícil controlar sus egos y su afán competitivo entre ellos”, afirma este experto en negociación, quien cree que LaLiga española está en un buen momento para crear cantera e impulsar el talento desde dentro.

En la idea de una competición más igualada insiste la directora de Brand Finance, quien cree que la insistencia de LaLiga en que el Barcelona deje ir a Messi en realidad podría convertirse en algo positivo. “Si LaLiga comienza a hacer cumplir las reglas del fair play establecidas para traer más igualdad a la competición, podría aumentar su competitividad, y, en consecuencia, aumentar su seguimiento y prestigio global”, señala De Lemus, por lo que esta jugada habría merecido la pena, aunque ahora signifique perderse los últimos años de juego de Messi. Aunque en España, recuerda, es poco probable que las salidas de leyendas como la del astro argentino y o la del jugador camero hagan que los aficionados se alejen de sus clubes. El siguiente paso ahora es atraer, o crear, a la próxima generación de estrellas.

Normas
Entra en El País para participar