Tecnología

Uber Eats sella acuerdos con Deelivers, Closer Logistics y Delorean para subcontratar sus ‘riders’

La plataforma asegura que solo trabaja con “flotas éticas que cumplen la nueva normativa”

Uber Eats, una de las plataformas de delivery más importantes en España, asegura el día en que entra en vigor la ley rider que desde hoy todos los repartidores que utilicen su aplicación cuentan con contratos de trabajo y beneficios asociados. “A partir de ahora, consultaremos con los repartidores para entender el impacto de estos cambios y reevaluar la situación a su debido tiempo”, explica a CincoDías la compañía, que reitera que están comprometidos con ser “un socio a largo plazo” para España y que han adaptado su negocio de reparto de comida a domicilio a la nueva normativa en el plazo indicado a tal efecto.

Uber Eats no había hecho hasta ahora ningún comunicado oficial sobre cuál es, a partir de hoy, su nuevo modelo operativo para cumplir con la nueva normativa. Pero sí se sabía por un mensaje que envió esta semana a los riders con los que operaba hasta este momento que han apostado por subcontratar las flotas de repartidores a terceras empresas.

En ese mensaje la compañía indicaba a los repartidores que no podrán seguir trabajando con la plataforma si siguen siendo autónomos. Y añadía que si ya estaban trabajando con algunos de sus socios en delivery, “nada cambiará y puedes seguir operando como hasta la fecha”.

La multinacional confirma hoy a CincoDías que ha contratado los servicios de varias empresas especializadas en el reparto de última milla para adaptarse a la ley rider, y remarca que en Uber Eats “trabajamos solo con flotas éticas que cumplen con la normativa y proporcionaremos un código de conducta detallado, como solemos hacer con todos nuestros partners”.

Entre las empresas con las que han sellado alianzas está Deelivers, una empresa fundada y dirigida por Adrián Pena. Esta compañía gallega tiene actualmente unos 1.100 repartidores en plantilla y previsión de aumentar exponencialmente el número durante este año.

Deelivers invirtió hace unas semanas en la ETT digital Busco Extra para mejorar su oferta para las plataformas de delivery y poder ofrecer una solución 360º en el sector de la última milla. La operación, según indicaron ambas empresas entonces, busca aportar “un valor añadido a los trabajadores de delivers gestionando desde esta empresa de forma completa el área de recursos humanos”.

Otra es Closer Logistics, especializada en el reparto de comida (food delivery). Esta compañía pertenece al Grupo Auro New Transport, fundada por José Antonio Parrondo, el que fuera presidente de la Gremial del Taxi de Madrid entre 2007 y 2009, conocido sobre todo por su negocio de VTC.

Jaime Banús, director general de esta compañía, explica a CincoDías que crearon este vertical dentro de Auro en 2019 para el reparto de última milla y que empezaron a trabajar con Uber Eats hace un par de meses para estar listos ahora con la entrada en vigor de la nueva ley.

El directivo señala que actualmente cuentan con una flota de unos 1.000 riders y que el objetivo es “aumentar el número de manera importante después del verano para cubrir mejor aquellas zonas donde haya más demanda”. Actualmente, Closer Logistics está presente en una decena de ciudades españolas.

Banús aclara que sus riders tienen contratos indefinidos de 38 horas a la semana, a los cuales están aplicando el convenio de la mensajería, “aunque estamos empezando a tener contacto con algún sindicato porque tiene todo el sentido establecer un convenio que recoja las especificidades de esta actividad”.

La tercera empresa contratada por Uber Eats para cumplir la ley es Delorean Transport, el negocio que gestiona flotas de servicios logísticos de Randstad, un gigante del negocio de las ETT.

Hay más socios, según explica un portavoz de Uber Eats, pero estos son los tres más importantes.

Legalidad

Pese a que la subcontratación es totalmente legal. Es un modelo que ya ha utilizado en este sector en España Just Eat, pueden surgir ilegalidades, como apuntaba hace unos meses a este periódico Adrián Todolí, profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad de Valencia. Este experto asegura que “si las empresas subcontratadas solo ponen la mano de obra, pero son las plataformas digitales quienes siguen organizando y controlando a los riders con su aplicación y algoritmo incurrirían en una cesión ilegal de trabajadores, como ha dicho la Inspección de Trabajo, que multó tiempo atrás por esta razón a Cabify con 431.000 euros”.

También desde CC OO y UGT han dado la voz de alarma y piden al Gobierno que estén vigilantes para que Uber Eats no incurra en tal cesión ilegal de trabajadores. UGT denunció el pasado abril a Uber Eats, Amazon y Glovo por este modelo a la Inspección de Trabajo.

El CEO de Deelivers defendía hace unos meses a este periódico que dicha situación podría darse en algún caso, pero dijo que no ocurre en su empresa, donde no utilizan el algoritmo de las plataformas de delivery. Según indicó, ellos utilizan su propia tecnología para gestionar su flota.

Banús también niega que en el caso de Closer Logistics pueda darse tal cesión ilegal de trabajadores. “No es posible porque nosotros controlamos 100% a nuestros riders. Somos nosotros quien les marcamos los horarios, las rutas… quienes les proveemos todo el material para trabajar y no hay ninguna interacción entre Uber Eats y nuestros repartidores, que también trabajan para otros clientes”.

En cualquier caso, los problemas para Uber Eats no parece que vayan a limitarse a esa vigilancia de que no incurra en esa práctica ilícita. Según explicó ayer el bufete SBO, están preparando sendas demandas contra esta plataforma y contra Glovo por incumplir la ley rider, que obliga a laboralizar a los repartidores, tras ponerse en contacto con ellos varios repartidores que quieren denunciar a estas plataformas.

Entre algunas acciones ilegales, Luis Suárez, abogado laboralista de este despacho, destacó que si Uber Eats no da trabajo a los riders con los que operaba hasta ahora por el hecho de seguir considerándolos autónomos y rompen la relación que tenían hasta ahora, como indicaba en el mensaje que les envió, “se estaría produciendo un despido, sea expreso o tácito, pues el Tribunal Supremo ya determinó que eran personal laboral de estas plataformas”.

Glovo y Deliveroo siguen con autónomos

Glovo y Deliveroo mantienen el reparto con trabajadores autónomos pese a la entrada en vigor de la ley rider. La primera va a contratar a 2.000 repartidores, pero el resto (unos 7.000-8.000) seguirán siendo autónomos, aunque según Glovo bajo un nuevo modelo que elimina los indicios de laboralidad señalados por los tribunales y, por tanto, se ajusta a la ley. Deliveroo seguirá así hasta que termine el periodo de consulta sobre el cese de sus operaciones en el país, algo que llevará al menos hasta finales de septiembre.

 El Ministerio de Trabajo dijo hoy que las fórmulas escogidas por las plataformas serán evaluadas a partir de la entrada en vigor de la ley y que la Inspección de Trabajo estará vigilante.

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, afirmó este jueves a los medios que "el Gobierno hizo lo correcto [con la ley rider], acometer con una norma y poner en fraude de ley a las empresas contratando como autónomos cuando son falsos autónomos". Montero añadió que "a criterio del Gobierno era una modalidad de contratación donde no se respetan sus derechos laborales", y recordó que los "tribunales acabaron dando la razón a las denuncias presentadas" y que la "Inspección de Trabajo ha desarrollado un trabajo intenso".

Normas
Entra en El País para participar