Covid-19

Grifols analiza el impacto del veto de EE UU al plasma de los turistas mexicanos

Obtenían una remuneración por esta práctica, ahora prohibida a personas con visados de turista

Centro de obtención de plasma de Grifols en EE UU.
Centro de obtención de plasma de Grifols en EE UU.

La pandemia de Covid-19 ha provocado algunos efectos no previstos, como el cierre de la frontera de EE UU y México para los turistas aztecas que dan plasma en el vecino del norte a cambio de una remuneración. Esta práctica ha sido cercenada por la Administración norteamericana y ha puesto a Grifols en alerta en una época en la que la recolección de esta materia prima para sus hemoderivados se ha dificultado por el coronavirus.

La multinacional catalana lo recogía en un breve enunciado en su información de resultados semestrales remitidos la semana pasada a la CNMV: “Se seguirá monitorizando la situación en la frontera entre México y EE UU y sus posibles repercusiones”. En EE UU la recolección de plasma se puede remunerar y por ese motivo se ha convertido en el principal proveedor para los fabricantes de medicamentos de proteínas plasmáticas.

La empresa del Ibex explica a Cinco Días que el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de EE UU (CBP) ha prohibido a personas con visas de turista tipo B1 y B2 entrar en el país para donar plasma. No se trata únicamente de una medida relacionada con el cierre a viajes no esenciales por la pandemia. También, según menciona la PPTA (la principal asociación de fabricantes entre los que se encuentra Gifols), tendría como objetivo principal evitar que los ciudadanos del vecino del sur tuvieran un empleo remunerado utilizando sus visas de turista. La empresa catalana aclara, no obstante, que según los tribunales estadounidenses, esa acción no se puede calificar como trabajo pagado y según el Departamento de Seguridad Nacional de ese país, desde marzo de 2020 los donantes de plasma se consideran como infraestructura crítica esencial.

Las limitaciones en la frontera a los ciudadanos mexicanos afecta principalmente a los centros de Grifols en Texas, según la empresa. Se trata de un número inferior al 5% de la red de los aproximadamente 350 puntos de la compañía en EE UU y la UE, por lo que no está teniendo “un impacto significativo”, se asevera desde la firma, que trabaja con otras compañías y con la PPTA para tratar de resolver estas limitaciones.

La empresa ha incorporado este año a su red 32 centros en EE UU, ya que necesita plasma para poder producir más medicamentos “y atender la fuerte demanda”, y como medida para paliar las dificultades desde el inicio de la pandemia.

Nueva alianza en EE UU

La multinacional catalana anunció el viernes que ha acordado con la empresa estadounidense ImmunoTek Bio Centers construir y operar 21 centros de donación con una capacidad para obtener un millón de litros de plasma al año.

De esta forma, continúa en su particular carrera para agrandar su red. La farmacéutica prevé en 2021 llegar a 380 puntos (el doble que en 2016); 450 en 2022, y 520 en 2026.

Normas
Entra en El País para participar