Canarias

“Queremos que Canarias sea un territorio descarbonizado en 2040”

El proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética de Canarias supondrá un “referente” a nivel nacional y europeo. Así lo destaca el consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena

Jose Antonio Valbuena
Jose Antonio Valbuena
Santa Cruz de Tenerife

El proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética de Canarias, actualmente en el Consejo Consultivo, y que entrará próximamente en el Parlamento autonómico para su aprobación, supondrá un “referente” a nivel nacional y europeo. Así lo destaca el consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, quien hace hincapié en la importancia crucial de esta norma para el futuro medioambiental, social y económico del archipiélago.

¿Por qué es necesaria esta ley?

Teníamos que dar un paso más en la regulación normativa en materia de acción climática. Hasta ahora no ha habido un marco regulatorio que reuniese en un mismo documento legal distintos parámetros que incidan directamente sobre la acción climática y lucha contra el cambio climático. Si lo había en aguas, biodiversidad o en gestión del suelo, pero no un marco que generase derechos y obligaciones para todo el mundo para contribuir en esa lucha contra el cambio climático.

Porque, además, las islas son un territorio especialmente frágil

Hay una realidad: de aquí a final de siglo, buena parte de nuestras costas, de nuestras playas, van a desaparecer. No va a haber forma de poder evitarlo porque los efectos que estamos sufriendo ahora del cambio climático son la suma acumulada de lo que ha venido sucediendo en los últimos tres siglos. Y existen zonas urbanas habitadas que va a haber que retranquear porque quedarán anegadas por el mar. Lo mismo sucede con nuestra biodiversidad: a final de siglo, dentro del Parque Nacional del Teide, donde ahora no hay pinos, habrá pinar. El aumento de la temperatura hará que el pinar canario, que se sitúa hoy a una cota, vaya subiendo a medida que esa temperatura se incremente. Por tanto, teníamos que ser muy ambiciosos y lanzar ese mensaje claro a la sociedad mediante este texto legal.

Estamos ante una norma muy ambiciosa

Esta ley no es para cubrir el expediente solo para decir que tenemos una ley de cambio climático, sino que pretende abordar cambios profundos en todos los niveles en Canarias, tanto para las administraciones públicas como para ciudadanos y empresarios. El Gobierno de Canarias quiere posicionarse a la cabeza de los territorios que, de manera decidida, aborda cambios normativos que aceleren ese cambio de rumbo de 180 grados en materia de acción climática. Esa es la vocación con la que nace esta Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

¿Es pionera respecto a otros territorios?

Es una normativa de referencia a nivel nacional y europeo. Si hay un elemento que se asocie al cambio climático, ese es el de la descarbonización; es decir, conseguir territorios 100% sostenibles. La Unión Europea y el Gobierno de España se han marcado el objetivo de 2050. Nosotros, precisamente, con el argumento de que como los territorios insulares tenemos las mayores debilidades y necesitamos aumentar nuestros esfuerzos en materia de adaptación, queremos reducir ese tiempo en 10 años, y queremos conseguir un territorio descarbonizado en 2040.

Se trata de un reto muy ambicioso

La tarea que tenemos por delante es muy grande, pero conseguir la descarbonización en 2040 en el caso de Canarias es posible, porque eso significa transformar nuestro modelo energético. Contamos con una ventaja respecto al territorio peninsular, ya que no tenemos un sector industrial que demande mucha energía; y en segundo lugar, nuestras necesidades térmicas de calefacción son muy distintas al terrotirio peninsular. Eso nos hace que tengamos ya un camino recorrido por condiciones naturales y nos permita ser optimistas.

¿Qué aspectos destacaría de la ley?

La ley aborda aspectos como la gestión de emisiones de carbono, de los recursos hídricos, de los residuos… También incluimos un registro canario de huella de carbono, aparte del que exite a nivel nacional. Planteamos que cualquier empresa tenga la obligación de sumarse a ese registro canario de huella de carbono. La fiscalidad ambiental va a ser una realidad más pronto que tarde y esta tiene que asociarse al principio del que contamina paga. Por otro lado, las empresas que operen en Canarias habrán de tener un plan de transición ecológica que les permita ir reduciendo de aquí a 2040 su huella de carbono hasta que sean neutros en la emisión de gases de efecto invernadero. Ese es también otro elemento diferenciador de la ley.

La norma aborda aspectos relacionados con los efectos del cambio climático sobre la salud

Los datos son reveladores. En Canarias, uno de los efectos del cambio climático es que cada vez tememos más episodios de calima. De las personas que ingresan en nuestros hospitales con afecciones cardiacas, el 75% de las defunciones se producen coincidiendo con episodios de calima. Es decir, existe una relación directa. Lo mismo sucede con los golpes de calor, donde cada vez son más las muertes en verano y menos en invierno, asociado ello al cambio climático. Por tanto, debemos tener un programa de vigilancia específico de aquellas patologías que están directamente asociadas con cambio climático.

¿Se generarán nuevas oportunidades de empleo?

Cuando se ven todos los apartados de la Ley de Cambio Climático, son oportunidades de empleo. En materia de gestión de recursos hídricos, ya la solución final no es verter al mar, sino que tenemos que ser capaces de regenerar esas aguas, para lo que se necesitarán nuevas industrias. En energías renovables, el campo que se va a abrir en el autoconsumo hará que se abran oportunidades a empresas de instalación, mantenimiento y gestión. En biodiversidad, dado que tenemos que recuperar buena parte de nuestros espacios degradados, esa economía verde vamos a tener nichos importantes en políticas de reforestación, de recuperación de zonas urbanas degeneradas con los conceptos de bosques urbanos… En definitiva, se abren nichos de empleo, localizado y microempleo, donde su primer proveedor va a ser el mercado local.

Al detalle

Objetivos. El proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica de Canarias establece, entre algunos de sus principales objetivos para las próximas dos décadas, el de “garantizar el balance neutro de las emisiones de gases de efecto invernadero”, o el de “promover las políticas de transición ecológica, cohesión social y acción climática”.

Medidas. La norma prevé la consecución de sus objetivos mediante “la promoción de la economía circular; el fomento de la eficiencia y seguridad energética; la priorización de la producción de energía renovable, o el fomento de la movilidad sostenible”.

Colaboración. El texto recoge la necesidad de colaboración pública y privad, y particularmente, la de la “cooperación, colaboración y coordinación entre las administraciones públicas”, lo que incluye a cabildos y ayuntamientos.

Normas
Entra en El País para participar