Claves del plan del Gobierno para transformar la industria de automoción

El Consejo de Ministros da luz verde al Perte del Vehículo Eléctrico y Conectado

Perte Vehiculo Electrico Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC) con el que prevé fortalecer toda la cadena de valor de la industria de automoción española.

Según ha informado el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el desarrollo de este proyecto prevé una inversión total de más de 24.000 millones de euros en el periodo 2021-2023, con una contribución del sector público de 4.300 millones y una inversión privada de 19.700 millones.

Del total de dinero público, 2.975 millones irán a la actuación integral para el desarrollo y fabricación del VEC en España, "el corazón del Perte", ámbito de actuación que se espera que a escala privada mueva inversiones de 11.900 millones de euros. El objetivo es que España se convierta en el primer fabricante de Europa de vehículos eléctricos.

Según ha avanzado la ministra de Industria Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, previsiblemente, las ayudas a la producción se convocarán en octubre y se repartirán en febrero de 2022.

Para poder optar a ellas habrá que cumplir requisitos obligatorios como, por ejemplo, que el proyecto incluya nuevas líneas de fabricación de vehículos eléctricos o la adaptación de las ya existentes, la creación de una fábrica de baterías eléctricas de litio o de pilas de hidrógeno y la producción de otros componentes del automóvil.

Como complemento, se valorará que incluyan la fabricación de sistemas de recarga o de microchips, iniciativa con la que se quiere ayudar a reducir la dependencia de España y Europa en el suministro de estas piezas esenciales para la electrónica del automóvil y cuya escasez está obligando a paradas intermitentes en las fábricas de coches.

Además, los proyectos deben ser presentados por agrupaciones empresariales integradas por, al menos, 5 empresas "tractoras", tener impacto en un mínimo de dos comunidades autónomas, contar con un 40 % de pymes y con una entidad proveedora de conocimiento (I+D+i), así como que las compañías acrediten inversión propia y compromiso con el empleo.

"Este proyecto es una oportunidad histórica de convertir la fabricación del vehículo eléctrico y conectado en un proyecto tractor que refuerce el ecosistema de automoción en todo el país. Para el Gobierno de España, el sector de automoción es prioritario y va a ser protagonista del Plan de Recuperación ya que contamos con las capacidades industriales y el liderazgo de las empresas para invertir en la movilidad del futuro, una movilidad que será más sostenible, digital, conectada y segura. Se trata, en definitiva, de convertir a España en un Hub Europeo de electromovilidad", ha recalcado Maroto

Según previsiones del Ejecutivo, se podrían crear 140.000 empleos con el Perte, mientras que la contribución al PIB se situaría entre el 1% y el 1,7%. Otros impactos esperados serían alcanzar en 2023 los 250.000 vehículos eléctricos matriculados y entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga desplegados.

Ámbitos de actuación

Maroto ha detallado que el Perte se compondrá de dos ámbitos de actuación complementaria: medidas transformadoras y facilitadoras. Dentro de las medidas transformadoras, se recogen las actuaciones integrales de la cadena industrial del vehículo eléctrico, un plan tecnológico de automoción sostenible, un programa de espacios de datos sectoriales y un programa para integrar la inteligencia artificial en procesos productivos.

En cuanto a medidas facilitadoras, se incluyen el Plan Moves III, el Moves singulares, la ley de Cambio Climático, la regulación de servicios de recarga de vehículos eléctricos, la hoja de ruta del 5G y su despliegue, y un plan de formación profesional.

Al eje de las medidas facilitadoras se destinarán 1.135 millones de inversión pública y 7.629 millones desde el sector privado. La gran mayoría (1.100 millones públicos y 7.608 millones privados) serán para el plan de incentivos a la instalación de puntos de recarga, a la adquisición de vehículos eléctricos y de pila de combustible y a la innovación en electromovilidad, recarga e hidrógeno verde.

Por otro lado, el proyecto cuenta con bloques obligatorios como la fabricación de equipos originales y ensamblaje, la producción de baterías y equipos de hidrógeno, así como el ensamblamiento de otros componentes del vehículo eléctrico. Además, habrá otras actuaciones específicas que incluyan conectividad, microprocesadores, componentes del vehículo eléctrico inteligente y fabricación de sistemas de recarga. También hay procesos transversales relacionados con la economía circular, la digitalización y la formación de trabajadores.

Está prevista la creación de una Alianza para el Vehículo Eléctrico y Conectado para contar con la participación de todos los actores relevantes y garantizar un diálogo permanente y donde estarán representados los ministerios implicados y la mesa de automoción con las distintas patronales del sector, los sindicatos y las comunidades autónomas.

Normas
Entra en El País para participar