La pandemia transforma a España en el país con mayor tasa de desempleo juvenil de la OCDE

Durante los primeros cuatro meses de la crisis, el paro subió tres veces más en el colectivo de entre 15 y 24 años que en el de mayores de 25

Desempleo juvenil OCDE Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La pandemia ha transformado a España en el país con la mayor tasa de paro juvenil de toda la OCDE. Así se observa en el último informe sobre empleo realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en el que se indica que durante los primeros cuatro meses de la crisis, el paro subió entre los más jóvenes (de 16 a 24 años) en más de diez puntos, pasando del 31,5% en el que se encontraba en el comienzo de la pandemia, hasta escalar a un máximo del 42%.

Dicho incremento fue el triple que el experimentado por los mayores de 25 años. "Los jóvenes más afectados fueron aquellos que entraron en el mercado laboral en el periodo de la pandemia, que no consiguieron encontrar su primer trabajo en un contexto de pocas contrataciones", explica el informe. Actualmente, nuestra tasa de paro entre los menores de 24 años está en el 38%, lo que coloca a España por delante de Grecia (34,2%, según el dato de diciembre de 2020), que fue el que ocupó el primer puesto durante gran parte de 2019.

El tercer lugar en la tabla de desempleo juvenil es para Italia, con un 33,7%, mientras que más atrás, y ya por debajo de la barrera del 30%, se encuentran países como Suecia, Colombia, Chile o Portugal. La media de la OCDE se sitúa en el 14%, porcentaje que España más que duplica.

La OCDE pide invertir en políticas activas de empleo

La OCDE indica en su estudio que "invertir en servicios públicos de empleo y políticas de activación durante la recuperación es esencial para reconstruir un mercado de trabajo inclusivo". En este sentido, el informe señala que los países miembros "respondieron rápidamente a la crisis ajustando y reforzando los servicios públicos de empleo y las políticas activas de empleo (PAE)", lo cual es esencial para "ayudar a un gran número de personas en búsqueda de trabajo, para que puedan pasar de sectores en decadencia a otros en crecimiento". A su vez, dichas inversiones sirven para que las empresas puedan mantener su plantilla y contratar personal, además de para brindar un apoyo individual a personas especialmente vulnerables.

Sin embargo, el estudio muestra que España redujo un 14% su presupuesto dedicado a las PAE, debido a la necesidad de usar ese dinero para financiar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y el aumento de subsidios por desempleo.

En cuanto a los programas de mantenimiento de empleo como los ERTE, el informe asegura que sirvieron para dar apoyo a unos 60 millones de trabajadores en el conjunto de países miembro (el 20% de toda la masa laboral), diez veces más que en la pasada crisis financiera. En total, estos programas lograron salvar 21 millones de empleos. Durante el pico máximo de uso de los ERTE en España, estos se aplicaron a un 20% de los puestos de trabajo, número muy similar al de la media de los países de la OCDE.

22 millones de empleos perdidos en la OCDE

En el peor momento de la crisis, en abril de 2020, la tasa de desempleo del conjunto de la OCDE alcanzó el 8,8%. “Muchos de los que se retiraron del mercado laboral por miedo al contagio o para cuidar a hijos o familiares, sólo ahora están volviendo a buscar activamente un empleo, pero todavía hay 22 millones más de desempleados en marzo 2021 que a finales del 2019” en la OCDE, indica el estudio. Actualmente, su tasa de desempleo es del 6,6%. “Con la prudente reapertura de muchos países europeos y norteamericanos, se proyecta que el desempleo en la OCDE caiga en un punto porcentual adicional hacia finales del 2022”, añade.

“Sin embargo, es probable que la velocidad de recuperación sea desigual. En particular, los países latinoamericanos siguen lidiando con altas tasas de contagios y se espera que muchos tarden varios años en recuperar los niveles de empleo prepandemia”, añade cifrando en 114 millones los empleos perdidos en todo el mundo.

En cuanto a España, la OCDE destaca que a pesar del tremendo golpe de la economía, la tasa de desempleo se situó a finales de 2020 en el 15,5%, apenas un 1,4 puntos más que el año anterior. “Las proyecciones sugieren que ésta [la tasa de desempleo] permanecerá 0,6 puntos por encima de las tasas precrisis, aún a finales de 2022”, explica.

Por último, en relación a España, el estudio de la OCDE señala que la tasa de empleo se situó al finalizar 2020 en el 61,1%. “La fuerte recuperación económica y del empleo experimentada en el 2021 y la proyectada para el 2022 no serán suficientes para alcanzar el nivel precovid de PIB per cápita y tasa de empleo (63.5%) antes del 2023”, advierte.

Normas
Entra en El País para participar