Baleares escapa del desplome del turismo internacional

Las llegadas a España cayeron un 80% hasta mayo, mientra que en el archipiélago subieron un 48%

Pasajeros saliendo del Aeropuerto de Son San Joan de Palma de Mallorca.
Pasajeros saliendo del Aeropuerto de Son San Joan de Palma de Mallorca.

El turismo internacional sigue sin despegar en España. En mayo llegaron a los principales destinos 1,36 millones de viajeros, muy lejos de los 7,9 millones registrados en el mismo mes de 2019, según los datos facilitados por el INE. No hay comparación con 2020, ya que no hubo turismo extranjero en España en abril y mayo por los confinamientos estrictos para controlar la expansión del coronavirus.

En el acumulado entre enero y mayo, la caída fue del 70%, pasando de 10,5 a 3,2 millones. Todos los mercados emisores cayeron con fuerza y las autonomías receptoras también lo hicieron con fuerza, con la excepción de Baleares. Las llegadas al archipiélago subieron un 48%, aportando el primer dato positivo desde que arrancó la crisis y anticipando que será la comunidad autónoma ligada al turismo que antes recuperará los niveles prepandemia.

Si bien las cifras fueron marginales en enero, febrero y marzo, la entrada de viajeros internacionales empezó a crecer en abril hasta los 125.000 y en mayo rozó los 381.000, aunque todavía muy lejos de los 1,7 millones de mayo de 2019. A favor de Baleares juega su gran dependencia del mercado alemán. El 61% del turismo extranjero en mayo procedió de Alemania y tanto el Ejecutivo alemán como los grandes turoperadores como TUI han mostrado su confianza en las condiciones sanitarias del archipiélago, participando en las distintas pruebas realizadas en marzo y abril para testar posibles corredores turísticos seguros.

En paralelo, Baleares se ha convertido en la única autonomía española que puede recibir viajeros británicos desde el pasado 30 de junio. Baleares es el único destino de España, junto a Madeira (Portugal) y Malta, al que el Gobierno del Reino Unido permite viajar a sus ciudadanos sin tener que pasar cuarentena a la vuelta. Desde esa fecha, las reservas hoteleras se han disparado en la isla. Ryanair puso 200.000 asientos más de capacidad para verano, EasyJet otros 20.000 y Meliá confesó que había vendido en las 24 horas posteriores al anuncio del Reino Unido tantas plazas como en 10 días de 2019.

A la espera que los flujos con el Reino Unido se normalicen (el 26 de julio podría liberar de la cuarentena a los 32 millones de británicos que han recibido dos vacunas), Francia se ha consolidado como el primer mercado emisor, con un 23,3% de los turistas, seguida por Alemania, con un 20,9%. Les siguen Italia, Portugal, Países Bajos y Bélgica, que han aportdo más viajeros que Reino Unido en el acumulado hasta mayo.

Normas
Entra en El País para participar