Valor a examen

Volkswagen carga de optimismo al mercado

Sube más del 40% en el año y los analistas aún ven gran potencial pese a los riesgos latentes del sector, como la escasez de chips necesarios para el coche eléctrico

Volkswagen carga de optimismo al mercado
GettyImages

Volkswagen ha salido de la crisis sanitaria a toda velocidad. Ha tocado máximos históricos, y aunque esta semana ha recortado un poco, aún se encuentra en el nivel más alto de su historia bursátil. Es uno de los mejores valores del Euro Stoxx 50 en el año con un alza del 42% y es una de las compañías con mejor percepción por parte del mercado. El consenso recogido por Bloomberg arroja un 79% de recomendaciones de compra y ninguna de venta.

Desde el punto de vista del negocio, la automovilística alemana también ha dejado atrás los efectos adversos de la pandemia. Los resultados del primer trimestre de 2021 estuvieron por encima de las previsiones de los analistas, con un beneficio neto de 3.244 millones, ocho veces más que en el mismo periodo de 2020.

“Ha conseguido batir las estimaciones en las principales partidas, y claramente se ha visto favorecida por una mejora de volúmenes y de ventas en todas las regiones donde opera, principalmente en Asia, y en concreto, en China”, apunta Esther Gutiérrez de la Torre, de Bankinter. “Todos los recortes de costes que los grandes fabricantes implementaron en 2020 están dando ahora sus frutos, y los márgenes se expanden”, añade.

La tendencia para los próximos meses apunta hacia la misma dirección. “Estamos anticipando un crecimiento en las ventas para Volkswagen en 2021 del 14%, frente al 12% de media que se maneja para la producción mundial”, comenta Gutiérrez. Además, acaba de confirmar su interés en tomar una participación de control en la francesa Europcar para reforzar su oferta en servicios de movilidad.

La propia compañía ha mejorado sus estimaciones para el conjunto del año y sitúa el margen de rentabilidad operativa sobre las ventas entre el 5,5% y el 7% frente a la horquilla anterior del 5% y el 6,5%. No obstante, Volkswagen reconoce que la crisis económica sigue siendo un riesgo para el sector, al igual que la volatilidad en los mercados de divisas y de materias primas, y la escasez de chips, que está provocando parones y ERTE en las fábricas.

“La falta de capacidad suficiente de fabricación de semiconductores por la alta demanda está afectando a toda Europa. La escasez de microchips va a seguir siendo un problema para las factorías de vehículos al menos durante el primer semestre de 2022”, augura Anfac, la patronal española de fabricantes.

Morgan Stanley advierte de que en las cuentas del segundo trimestre de Volkswagen comenzará a verse una desaceleración de la demanda. “Los márgenes actuales son probablemente el pico del ciclo, y extrapolarlos sería un error”, dicen los analistas.

El pasado marzo, Volkswagen presentó en su primer Día de la Energía (Tesla celebró en 2020 el Día de la Batería) “la hoja de ruta tecnológica en materia de baterías y carga hasta 2030”. Su objetivo es reducir significativamente la complejidad y el coste de las baterías para hacer que los coches eléctricos sean atractivos y viables para el máximo número de personas. S

olo en Europa tiene previsto construir seis megafactorías con una capacidad de producción de 240 GWh antes de que acabe la década, y llegar al 70% de las ventas de vehículos eléctricos. Ese mes, las acciones subieron el 38%. “El anuncio de inversiones multimillonarias para conseguir tener 45 modelos eléctricos en 2030 y el lanzamiento de su filial VW Car Software para desarrollar sus propios sistemas operativos sin tener que depender de nadie han catapultado su cotización”, señalan en Renta 4.

A los analistas de Alphavalue “les gusta lo que ven en Volkswagen”, pero creen que “más temprano que tarde habrá que tener en cuenta el hecho de que todos los fabricantes querrán tener su pedazo del pastel de los eléctricos. Y más teniendo en cuenta que China no se quedará atrás”. “La competencia no es Tesla, sino las propias compañías europeas. Todo esto no dejará espacio para unos beneficios importantes”, señalan. Citi, por su parte, piensa que “probablemente Volkswagen sea uno de los ganadores estructurales en la transición hacia el vehículo eléctrico”.

Más grande que cualquier valor de la Bolsa española

Capitalización. Volkswagen llegó a ser la compañía de mayor capitalización del mundo en octubre de 2008 –superando a ExxonMobil– al rozar los 300.000 millones de euros, valor que suponía multiplicar por cinco el cierre de 2007. La compañía tuvo jornadas de subidas de más del 100% y llegó a tocar intradía los 1.000 euros. El motivo fue la intención de Porsche de aumentar su participación hasta el 75%, lo que obligó a varios hedge funds a cerrar sus posiciones bajistas. La compañía tiene una capitalización actual de 128.500 millones, más que ninguna empresa de la Bolsa española, aunque mucho menos que su rival Tesla (550.000 millones de euros).

Objetivo. Acumula una ganancia del 160% en Bolsa desde los mínimos de marzo de 2020. Aun así, le queda potencial, ya que los analistas establecen un precio objetivo de 278,21 euros, casi el 30% más que su cotización actual.

Dividendo. El grupo propondrá en la próxima junta general de accionistas el reparto de un dividendo de 4,80 euros por acción ordinaria y de 4,86 euros por título preferente, lo que supone volver a los niveles de 2018.

Normas
Entra en El País para participar