Industria

Talgo entra en los pedidos de Renfe con 40 cabezas motrices para el AVE por 281 millones

A la renovación de flota le resta la adjudicación de 72 trenes híbridos de Media Distancia y Cercanías por 1.300 millones

Uno de los trenes de alta velocidad de Talgo.
Uno de los trenes de alta velocidad de Talgo.

Talgo se ha llevado su primer contrato en el marco del macroplan de renovación de flota acometido por Renfe. El encargo es el de las 40 cabezas motrices para trenes de alta velocidad que el operador público tenía en juego. La propuesta de adjudicación ha pasado esta tarde por el consejo de administración que preside Isaías Táboas, según fuentes conocedoras de la tramitación, y el contrato asciende a 281 millones de euros.

Este nuevo material está llamado a la configuración de trenes AVE a partir de las composiciones de coches Talgo transformados. Se trata de crear la nueva serie 107 de Renfe.

El primero de los lotes en que ha sido dividido el contrato contempla el suministro y mantenimiento integral de 26 de esas cabezas motrices, así como su integración y acoplamiento con las composiciones de coches transformados. Los trenes AVE resultantes tendrán rodadura desplazable, bitensión y velocidad máxima de 330 kilómetros por hora. Además, hay una opción de compra de hasta 14 locomotoras adicionales.

El segundo lote contempla el mantenimiento integral de 13 composiciones de coches transformados, con opción a seis composiciones adicionales. Durante la duración del contrato de mantenimiento, Renfe se reserva la ejecución de la actividad relativa a las “intervenciones de segundo nivel”, tanto de las cabezas motrices como de los coche

Pese a no haber entrado hasta ahora en el plan de modernización de flota del operadord público, Talgo va a suministrar 30 trenes de alta velocidad encargados cuatro años atrás y que comenzarán a salir de fáfbrica este mismo año.

3.500 millones en contratos

La operadora pública está realizando el mayor esfuerzo inversor de muchos años atrás con la compra de material rodante: las licitaciones superan un total de 3.500 millones y se prevé que generen unos 52.000 nuevos empleos.

La primera de estas licitaciones fue adjudicada a CAF para el suministro de 31 trenes de Ancho Métrico y seis trenes Alpinos, y el mantenimiento parcial de la flota durante un periodo de 15 años, por un importe global de 258 millones.

Posteriormente, Renfe confió a Alstom y Stadler el pedido de 211 trenes de gran capacidad para Cercanías, por un importe de 2.445 millones. Ambos lotes incluyen las piezas de parque, el almacén inicial de repuestos y sus utillajes, y el mantenimiento por 15 años.

Renfe tiene pendiente la compra de 72 trenes híbridos de Media Distancia y Cercanías por 1.300 millones. El consejo de la operadora frenó en abril el proceso de licitación para reformar los pliegos y pedir trenes basados en tecnologías limpias, como el hidrógeno, para circular por vías no electrificadas. Esta apuesta por la eficiencia energética destierra el diésel de un concurso para el que ya había propuestas sobre la mesa.

Normas
Entra en El País para participar