Consejero delegado de Esprinet

Alessandro Cattani: “Hemos crecido muy fuerte, pero la escasez de chips está impidiendo vender más”

“Hemos dado un bonus de 600 euros bruto a cada uno de nuestros empleados por el esfuerzo hecho durante la pandemia”

“España ya representa más del 40% de nuestras ventas, que fueron de 4.500 millones en 2020”

Alessandro Cattani, consejero delegado de Esprinet.
Alessandro Cattani, consejero delegado de Esprinet.

Esprinet es el mayorista líder en distribución de productos de tecnologías de la información y electrónica de consumo en España e Italia, dos de los tres países donde opera, con una facturación global de 4.500 millones de euros en 2020 y 1.600 empleados (730 en España). En Portugal, la compañía, que comercializa alrededor de 130.000 productos de más de 650 fabricantes, también crece con fuerza, pero aún son quintos por cuota de mercado. Su consejero delegado, Alessandro Cattani, explica a CincoDías como ha impulsado la pandemia el crecimiento de su empresa y como está afectando al negocio los problemas logísticos por el Covid-19 y la falta de chips que sufre el sector. También apunta dónde ve las oportunidades a futuro.

¿Cómo ha impulsado la pandemia el negocio de Esprinet?

Estamos creciendo con fuerza. Acabamos 2020 con una facturación global de 4.500 millones de euros, un 14% más que en 2019, de los que 2.700 millones corresponden a Italia y casi 1.800 millones a España y Portugal. España, donde nuestra facturación creció un 21%, supone ya poco más del 40% de nuestros ingresos y algo más en términos de beneficio. En términos de ebitda crecimos un 24% hasta 69 millones y cerramos el año con una caja neta de 300 millones de euros. Un récord histórico. Ello se debe a que hemos mejorado nuestra rentabilidad, hemos reducido de manera importante la cantidad de días de inventario, hemos mantenido más o menos estable la financiación a los clientes y hemos logrado subir un poco el plazo de pago a los fabricantes, que han reconocido nuestro buen trabajo durante la pandemia. Esprinet cotiza en la Bolsa de Milán desde 2001. Arrancamos en 1,4 euros y ahora estamos en 13,37 euros, casi rozando máximos. Siempre hemos ganado dinero. En 20 años, la compañía ha acumulado un beneficio neto de 470 millones y hemos pagado más de 135 millones de dividendos desde 2001. En el último año anunciamos un dividendo por acción de 54 céntimos.

¿Qué destacaría especialmente del 2020?

Esos buenos resultados obtenidos pese a las dificultades que hemos tenido que afrontar. Y no solo por el Covid-19 sino por la falta de productos que los fabricantes no han podido entregar por la escasez de chips y por los problemas logísticos por la pandemia. Nuestros empleados han luchado como leones para mantener la actividad en esta situación complicada, donde hemos priorizado a los distribuidores que atienden colegios y hospitales. Por ello, hemos decidido pagar un bonus extraordinario de 600 euros brutos a cada empleado por el esfuerzo realizado, lo que ha supuesto una inversión de más de un millón de euros. En una empresa como Esprinet, que no tiene una marca de renombre como Gucci y que hacemos un trabajo en la sombra ayudando a los actores principales (Media Martk, Amazon, El Corte Inglés, Carrefour...), lo que se valora es la calidad del servicio y eso solo puede conseguirse si tu equipo trabajo duro y contento. No es sencillo trabajar en los almacenes todo el día con las mascarillas puestas o con los niños en casa. Esprinet no se ha detenido nunca; durante 2020 contratamos a 259 personas más y, para este primer semestre de 2021 contamos con la contratación de más de 110 nuevos profesionales (56 en la Península Ibérica) para reforzar las áreas de ventas y marketing, logística y personal.

¿Cree que los crecimientos alcanzados en 2020 se mantendrán una vez pase la pandemia?

Para el sector tecnológico la pandemia ha sido la mejor cosa que podía pasar, pero ha sido un horror para las personas. Este acontecimiento dramático ha cambiado la manera de entender la tecnología las familias, las empresas y las administraciones públicas. Hemos tenido viento a favor, pero no creemos que los niveles de subida que hemos tenido estos meses se puedan aguantar para siempre, aunque la importancia de la tecnología permanecezca en nuestra sociedad. Los analistas prevén que durante toda la primera mitad de 2021, donde aún estamos muy confinados, la demanda de productos tecnológicos siga por parte de las familias y las empresas, sobre todo con los portátiles para el teletrabajo. Pero, apuntan que, con la vacunación, la gente empezará a volver a gastar en restaurantes, viajes, hoteles, ropa y el consumo de tecnología de las familias bajará un poco. Mientras subirá el de la Administración.

“Queremos comprar alguna empresa en Portugal y otras nicho en productos de alto margen en España e Italia”

¿Qué factores ve que pueden seguir impulsando este sector y cómo les ayudará en su negocio?

Un motor de crecimiento potente, sin duda, van a ser los fondos de recuperación Next Generation de la UE, que van a traer mucho dinero a España e Italia, pues son los dos países que más se van a beneficiar. Y si miramos a dónde irá gran parte de ese dinero será a proyectos de sostenibilidad y digitalización de la economía. Otros motores serán el 5G, que va a empujar a una renovación de móviles, y el internet de las cosas. Los AirTags de Apple, un pequeño dispositivo que te permite hacer el seguimiento de los productos es un ejemplo de ellos, pero es algo que veremos en las smartcity y en las fábricas, donde se conectarán máquinas para captar datos y hacer mantenimiento predictivo, entre otras cosas. El 5G también permitirá avanzar en telemedicina.

Detrás de lo que cuenta hay un cambio cultural, que se ha acelerado con la pandemia.

Efectivamente. Vivimos un momento mágico, porque hay un cambio cultural, hay mucho dinero que llega del Estado y hay también innovaciones tecnológicas. Si mira las familias se han digitalizado y las empresas también lo están haciendo. Por ejemplo, los datos del retail tecnológico muestran que del total de ventas online que se han hecho en estos meses de pandemia, solo el 50% se ha llevado a cabo por pure players como Amazon; el otro 50% es venta online de Media Markt, El Corte Inglés, Alcampo, Carrefour. Eso es muy importante porque marca un camino de evolución del consumo, de la manera de operar las empresas. Y lo mismo ocurre con compañías de otras industrias, y eso supone inversiones en tecnologías de data center, servidores, discos duros, equipos de red, soluciones de seguridad, software, soluciones cloud… para poder soportar todos esos procesos operativos.

¿Qué productos se han vendido más durante la pandemia y en cuáles nuevos van a entrar?

Entre los más demandados han estado los portátiles y las tabletas y, en menor medida, los teléfonos móviles. Pero también se dispararon las ventas de secadores de pelo y de productos tecnológicos relacionados con el cuidado personal y la cocina, porque todos queríamos ser un chef. Y después están los televisores, las impresoras pequeñas para casa y los productos para videollamadas. De cara a futuro, estamos mirando todo lo que tiene que ver con la movilidad eléctrica (bicis y patinetes), un área que creemos va a experimentar fuertes crecimientos, y productos profesionales ligados al cloud y soluciones de ciberseguridad. Este último segmento se prevé que suba con fuerza porque los ataques informáticos lejos de contenerse van en aumento.

Hablaba antes de la falta de chips y de los problemas logísticos. ¿Cómo les ha impactado cada uno de ellos?

Los logísticos nos han afectado, pero menos de lo que se pueda pensar. El impacto, en este caso, ha sido más en términos de costes, porque con la pandemia había barcos que hacían trayectos de ida llenos y de vuelta vacíos. También el problema que hubo en el Canal de Suez nos generó pequeños retrasos. Pero lo de los semiconductores, sí es un problema serio, porque si hubiéramos tenido más producto, hubiéramos hecho ventas aún mayores, y todas las previsiones apuntan a que esta escasez de chips se va a alargar durante muchos trimestres. Tenemos contacto con todos los CEO de los grandes fabricantes de productos de tecnología a nivel mundial y están todos con el mismo problema. Están subiendo las cantidades producidas, pero por debajo de la demanda. Es difícil saber qué cantidad de ventas se pueden perder, pero las hay porque la renovación de equipos no se puede hacer a la velocidad demandada.

“Miramos el norte de África para expandirnos, porque creemos que es un área con potencial. Y no descartamos otros países, pero para más adelante”

¿La falta de componentes y los problemas logísticos han encarecido los productos?

Sí. Históricamente esta industria es deflacionista. Si esperabas podías comprar algo nuevo y más barato, pero ahora no es así. No se aprecia mucho esa subida porque deflación más inflación, que es lo que hay ahora, es igual a cero. Pero, ahora si esperas pagas algo más. Aquí se ha sumado una subida potente de la demanda de productos electrónicos con la falta de inversiones en nuevas fábricas de componentes y una verdadera explosión de la demanda por parte de los fabricantes de choches, que se han convertido en auténticos PC con ruedas.

Algunos de vuestros competidores han sido comprados por empresas de capital riesgo. ¿Está Esprinet en el mercado si llega una buena oferta o, por el contrario, queréis seguir creciendo vía adquisiciones?

Sobre lo primero poco puedo decir. Somos una compañía cotizada y si los accionistas reciben ofertas no sé que dirán al respecto. Pero en nuestro plan está crecer vía adquisiciones. El pasado año ya compramos el sexto mayorista español por tamaño y primero en el mundo del cloud, el Grupo GTI, y el mayorista italiano Dacom, especializado en el área de captura de datos e identificación automática. Ahora queremos comprar alguna empresa en Portugal, donde buscamos tener una posición más fuerte, y miraremos compras en España e Italia de algunas empresas nichos en productos de alto margen (mundo cloud, securidad, servidores… o de gaming o soluciones de movilidad eléctrica en electrónica de consumo). También hemos empezado a trabajar en el mundo de las columnas para la recarga de los coches eléctricos y  nos gustaría crecer en este área de la sostenibilidad y el medio ambiente. El objetivo son empresad que facturan entre 30 y 100 millones con muy buena rentabilidad, con un equipo con experiencia y un buen portfolio de productos y clientes

¿Y quieren entrar en nuevos países?

Estamos mirando el norte de África, porque con la compra de GTI también adquirimos una pequeña compañía en Marruecos y creemos que en esa zona, también por ejemplo en Egipto, hay potencial. Igualmente, valoraremos otros países europeos pero será más adelante porque durante los próximos tres años estaremos focalizados en fortalecer nuestra presencia en Italia, España y Portugal y evaluar si el norte de África es una oportunidad o no de negocio.

Normas
Entra en El País para participar