Javier López-Belmonte: “La única forma de parar esta pandemia es vacunándose”

El laboratorio cotizado Rovi espera crecer este año entre un 20% y un 30% y crear unos 300 empleos gracias a la fabricación de la vacuna de Moderna

Javier López-Belmonte, vicepresidente de Rovi.
Javier López-Belmonte, vicepresidente de Rovi.

Primero anunció el verano pasado la formulación, acabado y llenado de los viales y después, a mediados de abril, la fabricación del principio activo de la vacuna de Moderna tras un acuerdo alcanzado con la biotecnológica estadounidense para abastecer a todos los mercados excepto EE UU. Para Javier López-Belmonte (Madrid, 1975), vicepresidente y director financiero de Rovi, es un año “ilusionante, fantástico e histórico” por su contribución a paliar el Covid-19 y el salto de la cotizada en términos de facturación, imagen, capacidad e inversiones. En 2020, sus ingresos operativos aumentaron un 10%, hasta los 420 millones, pese a la pandemia.

¿Qué supone para la compañía producir la vacuna de Moderna?

Es un paso tremendo en lo social y lo económico, puesto que ayuda a paliar esta terrible crisis sanitaria y económica con una gran actividad en inversión, infraestructuras, maquinarias y creación de empleo. Tanto en Madrid como en Granada esperamos crear 300 o más puestos directos. Y para la compañía es un gran salto de imagen internacional; estamos fabricando una de las principales vacunas del Covid-19, con un impacto en el largo plazo y una fuente de ingresos importante.

¿A cuánto asciende la inversión?

Ahora no podemos dar cifras porque somos una empresa cotizada y las inversiones son continuas.

La fabricación a terceros es el negocio que más crecerá este año por todo el inmenso trabajo que estamos haciendo

¿Cuál será la producción en Madrid y en Granada?

En julio pasado anunciamos el primer acuerdo con Moderna para la producción farmacéutica de la vacuna del Covid-19 de Moderna en Madrid. Es lo que llamamos formulación, llenado aséptico del vial multidosis, con fases de inspección automática, etiquetado, empaquetado, serialización y envío al cliente. Ya salieron las primeras dosis. En el momento del acuerdo dijimos que podríamos llegar a más de 600 millones anuales, pero el pasado 29 de abril anunciamos que vamos a doblar esa capacidad.

¿Cuántas dosis se han producido ya en la planta madrileña?

Esa información tampoco la puedo dar porque Moderna tiene unos acuerdos con los Gobiernos... Pero, según avanzó Moderna, es en este segundo trimestre cuando se va a producir un incremento exponencial de las operaciones.

¿Y en la de Granada?

Hace un mes anunciamos también la fabricación del principio activo, con una capacidad de más de 100 millones de dosis anuales. Y se va a poner en marcha en un tiempo récord: esperamos empezar a sacar las primeras el siguiente trimestre.

Javier López-Belmonte, en un momento de la entrevista en las oficinas de Rovi en Pozuelo de Alarcón.
Javier López-Belmonte, en un momento de la entrevista en las oficinas de Rovi en Pozuelo de Alarcón.

¿Qué importancia tiene traer a España el ARN mensajero?

Es una tecnología completamente novedosa y nos va permitir conocerla y fabricarla; es el primer producto de muchos que saldrán a partir de ahora porque se ha demostrado que son vacunas muy eficaces y tremendamente seguras. Estamos muy confiados en que Moderna y otras firmas podrán fabricar más productos y eso para Rovi tiene la importancia de ser expertos en este nicho y que podamos fabricar más productos para Moderna y/o participar con otras que desarrollen estas tecnologías.

¿Contempla, entonces, fabricar para otras empresas?

Ahora mismo estamos muy centrados en la vacuna de Moderna, por lógica, ética y por el momento de pandemia que vivimos. Pero, hacia un futuro, abre la puerta a poder hacer cosas diferentes.

¿Qué bondades tiene esta tecnología respecto de las existentes?

Tiene una capacidad y potencialidad enorme. Ha demostrado agilidad, rapidez y capacidad de respuesta en un tiempo récord, incluso puede actuar rápidamente en el caso de que las nuevas mutaciones no estén cubiertas.

El área de heparinas, pese a ir bien en 2020 por el Covid, se ha visto afectada por la menor actividad quirúrgica

BioNTech anunció que será necesaria una tercera dosis, ¿sucederá lo mismo con Moderna?

Como no somos los desarrolladores del producto, no podemos compartir más que la información pública, y parece que, aunque no es seguro porque ni siquiera se conoce el periodo de inmunización, puede haber una tercera dosis de refuerzo o vacunas adicionales. Va a depender de los datos epidemiológicos, de la capacidad actual de inmunización, del virus prevalente, de si hay o no mutaciones, y si hay, deberá adaptarse a ese nuevo virus, como ocurre con la de la gripe.

Los casos de trombos han generado confusión, miedo y rechazo en la población. ¿Qué le diría?

Vacunarse es la única solución ante el virus y la única forma de salir y parar esta pandemia. Los hechos están ahí, en los países que están avanzando en la vacunación masiva, incluyendo los europeos, se está viendo un claro descenso y reducción de la penetración del virus. Por tanto, el mensaje es optimista, la vacunación progresa a un ritmo cada vez más veloz y hay que confiar en las autoridades sanitarias, que tienen un control exhaustivo de los posibles efectos adversos y actúan en vivo gracias al sistema de farmacovigilancia. Eso me hace sentir muy tranquilo y seguro.

¿Cuáles son las perspectivas del negocio para este año?

Lo afrontamos con optimismo. El rol que está jugando Rovi en la pandemia y el negocio recurrente, que estaba ya en alza, nos va a permitir crecer entre un 20% y un 30%. El negocio a terceros es el que tendrá mayor incremento por el inmenso trabajo que estamos haciendo.

En 2022, esperamos lanzar en Europa y EE UU Doria, una inyección mensual para la esquizofrenia

¿Qué áreas se han visto más afectadas por la crisis sanitaria?

Los confinamientos y la falta de movilidad han afectado a todos los sectores; al farmacéutico también, porque el paciente ha dejado de ir al médico por un miedo lógico. Pero la heparina de bajo peso molecular, pese a ser un medicamento esencial y a que el negocio sigue yendo bien por su uso para enfermos de Covid, se ha dejado de utilizar en la rutina del hospital, las cirugías [la actividad ha caído hasta un 50% en algunas zonas, según la Sociedad de Anestesiología y Reanimación y la Asociación Española de Cirujanos]. Honestamente, preferimos que pase la pandemia y recupere su uso normal.

¿Planea hacer provisiones?

Somos una compañía muy conservadora desde el punto de vista financiero. En 2020 provisionamos unos 6 o 7 millones por la incertidumbre generada por la pandemia y hoy seguiremos igual, cautos.

¿Prevé otros lanzamientos?

Nuestro mayor proyecto es la plataforma tecnológica de inyectables de larga duración ISM y el primer fármaco, Doria (risperidona), una inyección mensual para la esquizofrenia, está en fase de registro y aprobación por el regulador europeo y el americano; esperamos lanzarlo en Europa y EE UU en 2022. Y tenemos otro en desarrollo clínico para el cáncer de mama.

Normas
Entra en El País para participar