Bill y Melinda Gates: un divorcio de más de 146.000 millones

El matrimonio de la cuarta fortuna del planeta tiene un imperio a repartir: varias sociedades, una fundación y al menos dos mansiones

Melinda y Bill Gates.
Melinda y Bill Gates. GETTY IMAGES

Presumía de ser un matrimonio bien avenido y unido, al menos por las actividades filantrópicas que conjuntamente lideraban. El anuncio de divorcio, después de 27 años casados, de Bill y Melinda Gates vaticina, aunque el comunicado suena a concordia, una ruptura compleja, dada la gran riqueza que manejan.

Según datos de Bloomberg de este martes, el fundador de Microsoft, William Henry Gates III (Seattle, 1955), acumula un patrimonio de 146.000 millones de dólares (121.340 millones de euros), lo que le lleva a ocupar la cuarta posición dentro de las grandes fortunas del mundo. Se coloca por detrás del francés Bernard Arnault, fundador del grupo LVMH, con una cuenta de 154.000 millones de dólares; del cofundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, con 187.000 millones, y de Jeff Bezos, que encabeza la lista de los más ricos con 197.000 millones.

Precisamente, el fundador y ahora presidente ejecutivo de Amazon protagonizó en 2019 uno de los divorcios más caros del mundo empresarial: ese año se dejó 8.700 millones en el camino, y tuvo que compensar por 25 años de matrimonio a su esposa, entonces Mackenzie Bezos, hoy Mackenzie Scott, con un 4% de las acciones de la plataforma de comercio electrónico. La escritora y madre de los cuatro hijos del empresario acabó el año pasado con una fortuna de 59.800 millones y un incremento de su patrimonio de 22.700 millones gracias a sus acciones en Amazon, siendo la tercera mujer más rica del planeta.

Sede de la Fundación Bill y Melinda Gates, en Seattle.
Sede de la Fundación Bill y Melinda Gates, en Seattle.

Algo parecido puede ocurrirle a Melinda Gates (Dallas, Texas, 1964). Graduada en informática y economía, conoció a su marido en la empresa que este había fundado en 1975 junto a Paul Allen, donde entró a trabajar nada más graduarse en la Universidad de Duke. En el gigante tecnológico ocupó puestos de responsabilidad, hasta que en 1994 dejó la compañía para casarse en Lanai (Hawái) con Bill Gates. Fue ahí cuando dejó de ser Melinda Ann French.

El matrimonio tiene tres hijos ­y ambos gestionan la Fundación Bill y Melinda Gates, con sede en Seattle, una de las mayores organizaciones benéficas del mundo, a la que han donado más de 36.000 millones, que trabaja para promover una mayor igualdad en temas de salud pública, educación, apoyo a la infancia y cambio climático. En esta pandemia destinaron a subvenciones unos 1.750 millones de dólares para iniciativas de vacunas, diagnósticos e investigación del Covid-19. La fundación cerró 2019 con unos activos netos de 43.300 millones de dólares, según los últimos datos financieros publicados en su página web. El matrimonio también ha logrado atraer importantes inversiones a la causa: debido a la amistad de Gates con Warren Buffett, el fundador de Berkshire Hathaway, de 90 años, ha donado más de 29.000 millones de su fortuna a los Gates desde 2006.

Residencia en el Lago Washington.
Residencia en el Lago Washington.

Pero Melinda Gates no es solo conocida por ir de la mano de Bill Gates. Según se define en su cuenta de Twitter, en la que tiene 2,5 millones de seguidores, es filántropa, mujer de negocios, abogada global en la defensa de mujeres y niñas, codirectora de la fundación Gates, fundadora de Pivotal Ventures y autora del libro The moment of Lif (No hay vuelta atrás. El poder de las mujeres para cambiar el mundo, editado en español por Conecta). También ha alzado la voz en contra del desequilibrio de sueldos y de poder de las mujeres respecto de los hombres en la industria tecnológica de Silicon Valley.

La mansión de San Diego.
La mansión de San Diego.

Su todavía marido, formado en Harvard, es parte de ese grupo de poderosos: tiene un 1% de Microsoft, y el resto de su patrimonio lo gestiona a través de la sociedad Cascade Investment, que controla participaciones en decenas de compañías, entre las que destacan Canadian National Railway, el principal gestor ferroviario canadiense, Deere y Ecolab. También es uno de los propietarios de la cadena Four Seasons Hotels, que compró junto al príncipe de Arabia Saudí Alwaleed Bin Talal, en una operación que fue valorada en 3.800 millones de dólares.

Bill y Melinda Gates son propietarios de una mansión en el lago Washington, con un valor tasado en 2020 de 130,8 millones de dólares, según el Departamento de Valoraciones del Condado de King. El año pasado, en plena pandemia, adquirieron la propiedad más cara de San Diego: 43 millones de dólares por una mansión a pie de playa.

Los detalles económicos del divorcio todavía no han trascendido, aunque según explica Reuters, la separación de los bienes podría ser a partes iguales, según el acuerdo de separación al que han llegado, presentado en el Tribunal Superior del Condado de King, uno de los pocos estados de Estados Unidos con leyes de bienes gananciales, aunque los cónyuges también pueden acordar que ciertos bienes son propiedad individual. Lo que es seguro es que será un divorcio discreto, pero que hará historia.

Normas
Entra en El País para participar