Noticia patrocinada

IP-Box: El incentivo fiscal que (casi) nadie utiliza

También llamado Patent Box, el beneficio consiste en una reducción de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades del 60% (70% en el caso de País Vasco y Navarra) para estimular la inversión en I+D

David Puentes (MoneyOak)
David Puentes, country manager de MoneyOak España.

El IP-Box (también llamado Patent Box) es un incentivo fiscal que consiste en una reducción de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades del 60% (70% en el caso de País Vasco y Navarra), cuya finalidad es estimular la cesión o transmisión de determinados activos intangibles para su utilización en el desarrollo de una actividad económica.

Los regímenes de IP-Box están relativamente extendidos en toda Europa y la mayoría se han implementado en las últimas dos décadas. Actualmente se aplica en 14 de los 27 Estados miembros: Bélgica, Chipre, Francia, Hungría, Irlanda, Italia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, Portugal, Malta, Eslovaquia y España (que incluye el régimen del País Vasco y Navarra). Asimismo, otros países no pertenecientes a la Unión Europea también lo han implementado, como son Andorra, Reino Unido, San Marino, Suiza y Turquía.

En España se perfila como un interesante beneficio fiscal para todas aquellas empresas que se planteen poner en el mercado sus activos de propiedad intelectual e industrial, ya sea en régimen de cesión del derecho de uso o explotación, o por transmisión.

De acuerdo con la normativa española, los activos intangibles elegibles para aplicar el incentivo IP Box son los siguientes:

  • Software avanzado registrado que derive de actividades de I+D (cambio normativo introducido por la Ley 6/2018, de 3 de julio, de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2018).
  • Patentes y modelos de utilidad.
  • Dibujos y modelos legalmente protegidos, que deriven de actividades de I+D+i.
  • Certificados complementarios de protección de medicamentos y de productos fitosanitarios.

Además, este incentivo fiscal es aplicable a cualquier tipo de empresa y sector. A modo resumen, sus ventajas son las siguientes:

  • Es compatible con las deducciones fiscales por I+D+i, bonificaciones por personal investigador y cualquier tipo de ayuda (europea, nacional, regional o local).
  • Se puede utilizar independientemente de la fecha de creación del activo intangible.
  • No tiene límite máximo de aplicación.
  • Los desarrollos pueden haberse realizado fuera de España.

Acuerdos previos

Al objeto de dar seguridad jurídica en la aplicación de este incentivo fiscal, se permite que con carácter previo a la realización de estas operaciones pueda solicitarse a la Administración Tributaria dos tipos de acuerdos: (i) acuerdo previo de valoración y (ii) acuerdo previo de calificación y valoración.

Estos acuerdos tendrán una duración de cuatro años prorrogables.

Sin embargo, y a pesar de todas las ventajas mencionadas, el número de empresas que se acogen al mismo es muy reducido. En España, son apenas 256 compañías las que se han beneficiado del mismo, de un total de 1,5 millones que pagaron Impuesto sobre Sociedades, según los últimos datos de la Agencia Tributaria (AEAT).

¿Qué es lo que frena su aplicación?

En primer lugar, según los fiscalistas, el desconocimiento de su propia existencia y también el no contar con muchos expertos que hayan implementado con éxito proyectos de IP-Box. Hay varias firmas de asesoría y consultoría que gestionan incentivos fiscales a la I+D+i, pero prácticamente ninguna experta en la implementación de principio a fin del incentivo fiscal IP-Box.

Propuestas de mejora1

1. Seguridad jurídica: se propone aclarar algunos términos de la regulación vigente que plantean dudas de interpretación, introducir mecanismos de certificación previa sobre determinados aspectos técnicos a los que se condiciona la aplicación del beneficio, en línea con el régimen italiano, y, finalmente, homogeneizar algunos aspectos del Patent Box con la regulación de otros beneficios fiscales al I+D+i, en línea con el régimen francés. 

2. Aumento del porcentaje de reducción: se propone aumentar el porcentaje de reducción aplicable a las rentas derivadas de la explotación de los activos intangibles del 60% al 70% e inclusión de una superreducción del 80% sujeta al mantenimiento de empleo. De esta manera se alinearía el tipo efectivo aplicable a las rentas acogidas al régimen con el de otros países de nuestro entorno como Bélgica u Holanda.

3. Ampliación de los activos susceptibles de beneficiarse del Patent Box: se plantea ampliar la categoría de activos a, por ejemplo, el secreto empresarial de contenido industrial, técnico o tecnológico, bajo la condición de certificación previa del activo, en línea con el régimen italiano. Adicionalmente, se propone ampliar el concepto de software no solo al avanzado sino también al protegido por la normativa de propiedad intelectual e industrial, en línea con el régimen francés.

4. Ampliación de los negocios jurídicos: se ha propuesto extender los negocios jurídicos que dan derecho a la aplicación del incentivo, incluyéndose las rentas por la venta de productos fabricados o servicios prestados que impliquen una utilización implícita del activo intangible desarrollado (royalties implícitos), en línea con numerosos países de nuestro entorno (Bélgica, Eslovaquia, Italia, Países Bajos, Polonia, etc.). Asimismo, se propone que dicho incentivo aplique también a la renta, obtenida por aplicación del principio de libre competencia, derivada de la realización de funciones relacionadas con la explotación de los activos intangibles.

¿Cuál es el valor añadido de MoneyOak?

MoneyOak, firma de consultoría internacional con presencia en España, Bélgica, Francia y Polonia, cuenta con una amplia experiencia en la aplicación de este incentivo. Según palabras de David Puentes, country manager de MoneyOak España: “Nuestra matriz está en Bélgica, que fue el primer país donde se implementó el nuevo marco normativo del incentivo fiscal en el año 2016. En este sentido, contamos con más de 100 proyectos de IP-Box implementados, que nos aporta una gran ventaja competitiva en el mercado español. Además, la normativa española y belga es similar en un 90%, lo que hace que MoneyOak tenga un sólido bagaje para la implementación del IP-Box en nuestro país”.

“Asimismo, llevamos a cabo el proyecto end to end. Nuestro valor diferencial se basa en un equipo de profesionales altamente cualificado de científicos y técnicos, así como de expertos fiscales y legales, y financieros/contables que aseguran los mejores resultados. Dentro del equipo de MoneyOak España contamos con un equipo de profesionales con más de 20 años de experiencia acumulada en consultoría de innovación que coordinan la presentación de los acuerdos previos de valoración con Hacienda, a efectos de aplicación del incentivo IP-Box y eliminar cualquier tipo de riesgo fiscal”, añade David Puentes.

David Puentes es country manager de MoneyOak España.

(1) Estudio realizado por Deloitte Legal y la Universidad Carlos III de Madrid.

Normas
Entra en El País para participar