Banca

Orcel se convierte en CEO de Unicredit pese a la revuelta accionarial por su salario

Apenas el 54% de los accionistas dieron luz verde a la política de remuneraciones

Andrea Orcel, en una imagen de archivo.
Andrea Orcel, en una imagen de archivo.

Más de dos años y medio después, el banquero de inversión italiano Andrea Orcel ha cumplido su objetivo de ser el primer ejecutivo de un gran banco europeo. Tras su frustrado fichaje por Santander y el consiguiente juicio, Orcel ha sido nombrado hoy consejero delegado del italiano Unicredit, si bien el proceso, lejos de ser un camino de rosas, ha desatado la ira de buena parte de los accionistas, de nuevo debido a las exigencias salariales del banquero.

Así, si en 2018 fueron las pretensiones pecuniarias del ex de UBS las que dieron al traste con el fichaje como consejero delegado de Santander, en 2021 casi la mitad de los accionistas de Unicredit rechaza la política de remuneraciones de la entidad. Solamente el 54% de los accionistas ha apoyado dicha política (frente a respaldos del 96% el año anterior), tras la denuncia de una firma de asesoría especializada, que rechazó el pago de 7,5 millones a Orcel por no estar vinculado a objetivos y por duplicar el de su predecesor en el cargo, Jean Pierre Mustier.

Al rechazo se sumaron, según Reuters, 30 de los mayores accionistas de la entidad, si bien accionistas históricos como las fundaciones CariVerona o CRT o Leonardo Del Vecchio lo respaldaron.

La fuente última de la polémica es similar a la que dio al traste con el fichaje por Santander: Orcel no verá 25 millones de euros de pago diferido de sus años en UBS al fichar por un competidor. El rechazo en 2018 del banco suizo rechazó abonar esa cantidad a su ex banquero complicó la relación con el Santander, que consideróp que compensar a Orcel por estas cantidades no cobradas (en aquel momento 50 millones) no era asumible por una entidad de banca comercial. Finalmente, el finchaje se canceló y Orcel reclama judicialmente al banco 112 millones de euros, en un juicio cuya vista se celebrará el próximo mes.

Dos años después, de nuevo la retribución marca la carrera de Orcel, condicionada por la dificultad de aplicar y explicar los astronómicos bonus de las estrellas de la banca al por mayor en entidades de perfil más minorista. En todo caso, superada la rebelión accionarial, Orcel ya tiene mando en una de las mayores entidades de Europa. Y con uno de los sueldos más altos.

Normas
Entra en El País para participar