Estrategias de RSC al servicio de la mejora del mercado laboral

Fundación Seres y Samsung reflexionan sobre el papel de la empresa para fortalecer el empleo

Estrategias de RSC al servicio de la mejora del mercado laboral

La situación de debilidad estructural en muchos ámbitos del empleo en España, como la precariedad laboral, la excesiva temporalidad y la sobrecualificación e infracualificación de los jóvenes, se ha visto empeorada por la alerta de seguridad sanitaria pos-Covid y la grave crisis económica que ha provocado. A su vez, esa crisis tendrá consecuencias inevitables en el mercado de trabajo, con cambios tanto en la estructura económica de los países como en los modelos de trabajo.

Esta tesitura ha llevado a la Fundación Seres y a Samsung a reflexionar sobre el papel de la empresa en la solución, en parte, de dichas debilidades estructurales y en la necesidad de aportar recursos a través de las políticas de responsabilidad social que alivien muchos de estos problemas. El informe Claves de la contribución de la empresa para el empleo profundiza en la situación actual del empleo en España, los colectivos desfavorecidos más impactados laboralmente tras la pandemia y las iniciativas de las empresas para contribuir con soluciones innovadoras.

El estudio identifica las tendencias que se apuntan en el mercado laboral. Entre ellas, el aumento de la digitalización y de la economía sin contacto, que impactará fundamentalmente al comercio electrónico, la telemedicina y en general la automatización de los puestos de trabajo; el incremento del teletrabajo, que exigirá capacitación y flexibilidad; el posible aumento de las operaciones de compras y fusiones de empresas para ganar dimensión, productividad y competitividad, o la revisión de las cadenas de valor de las empresas, para lo que será necesario recualificar a parte del empleo.

El informe plantea 27 retos y apela para abordarlos a la colaboración público-privada

“Estamos ante un orden diferente, una gran disrupción que supone también nuevas oportunidades para innovar, mejorar y aprender”, aseguró en la presentación del informe Francisco Román, presidente de Seres. “En este momento excepcional que estamos viviendo las empresas son los agentes con mayor adaptación en términos darwinistas para afrontar este cambio y construir las bases para una empresa más humana que en plena 4ª revolución industrial no deje a nadie atrás”, destacó.

El estudio parte del análisis de indicadores básicos de fuentes estadísticas de la OCDE, UE, OIT y Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, que muestran situaciones más desfavorables para España. Y organiza dicho análisis en cuatro ámbitos: acceso al empleo; recursos económicos y humanos del sistema de fomento del empleo; aprovechamiento de la fuerza de trabajo, y equidad, que se refiere a las desigualdades existentes en el mercado de trabajo.

En base a estos cuatro bloques se identifican, primero, las debilidades del mercado de trabajo en España, para después plantear una serie de ámbitos de trabajo prioritarios para las empresas en el marco de sus estrategias de RSC, que se circunscriben a 27 retos. Para abordar estos retos el informe aboga por la colaboración público-privada, a la que considera cada vez más necesaria.

Retos

Los retos para mejorar el acceso al empleo pretenden recoger medidas fundamentalmente de oferta, que favorezcan la contratación de jóvenes, mujeres y personas con discapacidad, en condiciones dignas y de calidad. Son medidas también orientadas a la creación de nuevos puestos de trabajo adaptados a las necesidades de la nueva economía y compromiso de lucha contra la temporalidad abusiva. Se plantean un total de 11 retos.

Los retos correspondientes a los recursos principalmente se dirigen a la iniciativa pública (inversiones en capacitación e infraestructuras de apoyo al empleo), aunque la empresa puede ser colaboradora necesaria, aportando tecnología y conocimiento. Las inversiones de la empresa irán dirigidas al desarrollo de planes de capacitación interna para hacer frente a los cambios en las nuevas condiciones de seguridad y teletrabajo. Se proponen siete retos para dedicar recursos económicos y de personal.

Se estructura en cuatro ámbitos: acceso al empleo, recursos, equidad y aprovechamiento

Los retos en el aprovechamiento del empleo recogen medidas para gestionar la demanda, aprovechando mejor los recursos disponibles en el mercado de trabajo con compromiso por parte de la empresa con la formación y la capacitación en tecnologías y skills de la nueva economía. La formación y la capacitación de las personas a lo largo de la vida exige un compromiso de la empresa desde el inicio de su relación profesional hasta las últimas etapas de la vida laboral. Aquí se desarrollan cinco retos.

Para Alfonso Fernández, director de marketing, comunicación y relaciones Institucionales de Samsung, “las empresas debemos ejercer como agentes de cambio y ofrecer una formación que contribuya a mejorar la situación de los jóvenes, impulsando su desarrollo personal, así como sus carreras profesionales”.

Los retos en equidad se dirigen a reducir o eliminar las brechas existentes en las condiciones de trabajo y por tanto en los ingresos, que puedan llevar a situaciones de bolsa de pobreza y desigualdad. Cuatro retos se marcan para la lucha contra la inequidad en el empleo.

“El empleo es uno de los grandes desafíos que tenemos y es precisamente en el talento y en las personas donde debemos poner todos nuestros esfuerzos en una reconstrucción con propósito liderada desde la empresa”, apostilló Román.

Contribuciones al ODS 8

El estudio Claves de la contribución de la empresa para el empleo, de la Fundación Seres y Samsung, realiza un análisis de las memorias de 51 empresas Seres (de un total de 145, que representan el 30% del PIB y el 75% del Ibex) que declaran contribuir al ODS 8, trabajo decente y crecimiento económico con objetivos, iniciativas o programas al objetivo del empleo.

De estas 51 compañías, el 73% participa con iniciativas y programas en el ámbito de acceso al empleo; el 13% en el ámbito de los recursos económicos y humanos; el 55% en el ámbito del aprovechamiento, y un 22% cuentan con iniciativas en el ámbito de la equidad. Muchas empresas contribuyen a más de un reto y más de un ámbito.

De los 188 proyectos/iniciativas identificados, el 53% tenía que ver con el ámbito del aprovechamiento (contribuyendo a la mejora de la demanda de empleo);, el 5% en recursos económicos y humanos (contribuyendo a la disponibilidad de recursos especializados para la intermediación principalmente), y el 33% en accesibilidad (trabajando en la oferta de puestos de trabajo, ofreciendo oportunidades a colectivos vulnerables o con menores capacidades, jóvenes y mujeres principalmente). Es el ámbito de la equidad donde se han identificado un número menor de proyectos, el 9% (principalmente orientados a la reducción de la brecha salarial de género).

Normas
Entra en El País para participar