Las pymes avanzan hacia el modelo de economía circular

La Cámara de España y Mapfre realizan un estudio sobre la situación actual de estas empresas

Residuos metálicos en una planta de reciclaje.
Residuos metálicos en una planta de reciclaje.

El modelo económico lineal tradicional, basado en el concepto usar y tirar, es insostenible. De ahí que se vaya imponiendo, poco a poco, como una solución necesaria el modelo de economía circular, que favorece que al final de la vida útil de un producto sus materiales se mantengan dentro de la economía, para ser productivamente utilizados una y otra vez. Con su implantación se reduciría la necesidad de recursos naturales, se minimizaría el uso de energía y las emisiones que esta genera y se eliminaría el desperdicio.

En España, donde las pymes suponen el 99,8% de las empresas, solo cerca de la mitad de estas (el 46%) conocen las ventajas de la economía circular, una cifra que varía según el sector de actividad y que mejora a medida que crece el tamaño de la empresa. A pesar de ello, las pymes avanzan de forma progresiva en promover este modelo. Es una de las conclusiones del informe Economía circular en pymes en España, elaborado por la Cámara de Comercio de España y Mapfre, en el que se analiza la situación de España en 2019 en materia de economía circular y en el ámbito de la UE mediante el estudio de distintos indicadores. Y profundiza, además, en la posición de las pymes a través de una encuesta realizada a 400 pymes de todos los sectores.

El estudio se enmarca dentro del acuerdo de colaboración suscrito entre la Cámara de Comercio de España y Mapfre para proporcionar a las pymes asesoramiento, capacitación, apoyo tecnológico e información con el objetivo de mejorar la competitividad y la sostenibilidad del tejido empresarial en España. Gracias a esta colaboración, que contará con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), las pymes podrán calcular su huella de carbono a través de una herramienta específica que, además, les permitirá evaluar su eficiencia energética y grado de implantación de la economía circular en su organización.

El 94,4% de las pymes adopta medidas para reducir la generación de residuos

“Con este informe pretendemos ofrecer una fotografía de la situación actual de las pymes, a partir de un análisis de sus fortalezas y debilidades en el marco de la sostenibilidad y la economía circular”, señaló en la presentación del estudio Inmaculada Riera, directora general de la Cámara de Comercio de España. “Es un punto de partida para ayudar a las empresas a mejorar su sostenibilidad, aumentar la rentabilidad en el uso de los recursos y abordar este cambio en el modelo de crecimiento” que, destacó, “irá acompañado de importantes oportunidades de empleo”.

España ocupa la séptima posición en el ranking de la UE en porcentaje de empleo relacionado con la economía circular sobre el empleo total con un 2%, por detrás de Letonia (2,86%), Lituania, Croacia, Polonia, Eslovenia e Italia (2,05%), superando la media de la UE (1,71%).

Empleo en 2030

El informe plantea tres escenarios de creación de empleo bruto en España relacionado con la economía circular antes de 2030: el que asume que no se emprenden nuevas iniciativas de importancia estructural (estimando 23.000 empleos hasta esa fecha); un segundo escenario que prevé una continuación de las tendencias actuales con el aumento del reciclaje (81.000), y un tercero que se asume que hay mucho más amplio desarrollo de la actividad de la economía circular, que aspira a generar 160.000 puestos de trabajo para 2030. Con estos avances, España ocuparía el quinto lugar en el ranking europeo.

A pesar de ello, España debe mejorar en reducir y reciclar los residuos, si bien progresa en innovación y competitividad. Además, cada vez es mayor el número de pymes que adopta medidas para reducir la generación de residuos (94,4%), así como las que venden o ceden sus desechos a otras empresas para que los aprovechen (56%), las que separan en origen una parte o todos los residuos que generan, sobre todo papel y plásticos, y las que recurren a gestores privados para desprenderse de residuos más contaminantes, como la chatarra y el aceite, se concluye también en el informe de la Cámara de España y Mapfre.

El ecodiseño de productos, básico para el reciclaje, es una de las áreas de mejora en España

Las pymes también se caracterizan, cada vez en mayor medida, por utilizar materias primas secundarias o recicladas en sus procesos productivos (60%), principalmente papel y cartón (71,3%), y se comprometen más a reducir el consumo de recursos (80%), fundamentalmente electricidad y con el objetivo principal de ahorrar.

España muestra “buen comportamiento” en competitividad e innovación, situándose en cabeza junto a Alemania.

Entre las áreas de mejora, destaca el hecho de que las pymes siguen sin tener en cuenta diseños ecológicos en sus productos (21,1%), clave para lograr incrementar la tasa de reciclaje; no eliminan tanto como sería deseable los plásticos de un solo uso (16,2%), y no creen que deban tomar medidas para recuperar y reutilizar el agua (88%), excepto las del sector industrial.

Hostelería, un sector comprometido

La hostelería es claramente el sector en el que las empresas toman más iniciativas para prevenir la producción de residuos y promover el reciclaje, así como el más activo a la hora de formar e implicar a sus empleados y en exigir a sus proveedores certificados ambientales. En concreto, el estudio subraya que casi la mitad de las empresas de este sector realizan acciones específicas para separar la materia orgánica del resto de residuos, una acción que evita que se descompongan en el entorno y contaminen.

Bares y restaurantes son también los que demuestran mayor compromiso a la hora de eliminar los plásticos de un solo uso (33%), los que más apuestan por utilizar sistemas de devolución y retorno (20%), y los que más iniciativas han tomado para promover la eficiencia energética, con nada menos que un 40% de las empresas que han decidido modernizar su maquinaria, el mayor porcentaje de iniciativas de cualquier tipo en los sectores al margen de la adopción de la tecnología led. Dado que entre sus principales gastos está el de la climatización y refrigeración de alimentos, parece claro que el ahorro de energía sea también primordial tras estas iniciativas. La hostelería también apuesta un poco más que la media por cortes automáticos de luz y agua, en torno al 20%, como hace también la industria.

Normas
Entra en El País para participar