Serge Brunschwig: “El lujo son historias que merecen ser contadas”

Defiende que, tras la pandemia, se valorarán más la artesanía y la calidad

fendi

Entró en el grupo LVMH en 1995 y, desde entonces, ha estado al frente de Sephora, de Céline y de Louis Vuitton en Asia Pacífico, entre otras. Antes de dar el salto como director y presidente ejecutivo de Fendi, Serge Brunschwig (Arlés, Francia, 1960) también fue director de operaciones de Christian Dior. Es un defensor acérrimo de la artesanía y está convencido de que, en el futuro, los principios del lujo se valorarán más que nunca.

¿Cómo se ha vivido la pandemia desde Fendi?

El negocio ha podido mantener su fortaleza a pesar de las contingencias. Hemos mejorado las ventas y los servicios por encargo a distancia, lo que nos ha ayudado a crear proximidad con las personas de todo el mundo. No solo con los clientes, sino también con los empleados. También hemos lanzado el proyecto Hand in hand (De la mano) para apoyar el made in Italy. La intención de este proyecto era potenciar la artesanía italiana. Los talleres que han colaborado con nosotros son el corazón del made in Italy y queríamos hablar de ellos y mostrar al mundo su pasión por la preservación de los antiguos oficios artesanales. Apoyamos la excelencia italiana, promoviendo el saber hacer y el trabajo único que hay detrás de cada bolso.

Hablaba del programa Hand in hand, ¿piensa que se valorará más esta artesanía tras la pandemia?

Queríamos honrar a los artesanos que han cultivado sus habilidades durante siglos, transmitiéndolas como si fueran secretos, y que hoy luchan por mantener vivos los métodos de producción tradicionales. Queremos demostrar su importancia transmitiendo a las nuevas generaciones los valores fundamentales de la artesanía, de las raíces de nuestra marca. Esto les hará sentirse más cerca del atractivo mundo de la creación. También nos llevará a innovar y crecer continuamente, preservando al mismo tiempo el patrimonio de la marca. Tenemos que hacer que estos trabajos sean atractivos para los jóvenes, para transmitirles la idea de que no es solo la preservación de un saber hacer antiguo, sino que son trabajos increíblemente ricos en investigación e innovación.

¿Cómo cree que el Covid-19 afectará a la industria del lujo en el futuro?

Hemos podido comprobar que todos los sectores a nivel mundial se han visto afectados de alguna manera. Creo que ahora se prestará mucha más atención a los productos de alta calidad, que perduran en el tiempo y que serán cada vez más relevantes. Se buscarán aún más en el futuro.

Es cierto que la crisis ha puesto el foco en la sostenibilidad y la durabilidad de los productos. ¿Considera que los consumidores aprecian esto del lujo?

Sí, porque la transparencia es la clave hoy en día, pues los clientes no solo compran un producto, sino todo el conjunto de valores que representa una determinada marca. Por ese motivo, hemos lanzado una nueva sección en la web [fendi.com] dedicada íntegramente a mostrar el compromiso de la marca con la sostenibilidad medioambiental y la responsabilidad social. La sección está dividida en tres áreas: cadena de suministro, medioambiente y comunidad. En este espacio tratamos temas como qué materiales sostenibles utilizamos, cómo gestionamos la transparencia de nuestra cadena de suministro y cuál es nuestro compromiso en la formación de jóvenes talentos a través de iniciativas como la Academia Massoli de Roma o el Instituto de Métodos de Excelencia de LVMH.

China es un mercado importante para el lujo, ¿de qué forma ha impactado allí?

China se ha recuperado más rápidamente, ya que Europa se ha visto especialmente afectada por la falta de turismo. No obstante, todos los mercados han registrado un gran crecimiento en el segmento de clientes locales, lo que es fundamental para Fendi.

¿Cómo evolucionará el concepto del lujo?

El lujo tiene que ver con la emoción y el storytelling. Es una combinación entre el saber hacer tradicional y la modernidad desenfrenada. Es una tradición artesanal que se ha forjado con el espíritu de los tiempos. En una época en la que la sociedad avanza rápidamente, debemos anticiparnos. El lujo tiene que ser vivido y experimentado; los clientes de Fendi no solo quieren poseer una prenda o un accesorio, sino sentirse parte de una historia, de una familia. Es importante que lo que compren tenga un valor y un valor emocional, que pueda ser también transmitido a otros. El lujo profundiza e incorpora una multitud de historias que merecen ser contadas.

¿Cómo se está adaptando Fendi a un nuevo capítulo tras la muerte de Karl Lagerfeld?

Trabajar con Karl Lagerfeld en Fendi me permitió vislumbrar el secreto de la continua renovación de la maison. Nos ha dejado una enorme herencia y estamos todos muy ilusionados con este nuevo capítulo de la mano de Kim Jones [nuevo director artístico de la marca], que proyectará Fendi hacia una nueva era.

Normas
Entra en El País para participar