Fondos sostenibles

El coche eléctrico centra la apuesta de inversión temática de Robeco en 2021

La gestora señala la importancia de la especificación y cree que la electrificación del motor no tiene vuelta atrás

Nicolas Bénéton, especialista en productos temáticos sostenibles de RobecoSAM.
Nicolas Bénéton, especialista en productos temáticos sostenibles de RobecoSAM.

La inversión temática sigue creciendo y cada vez son más las gestoras que cuentan con diversas estrategias de inversión orientadas a las tendencias de futuro poniendo como punto de partida la sostenibilidad y la innovación. Es el caso de Robeco, que cuenta con cinco líneas de inversión muy diferentes entre sí pero que se agrupan bajo estos principios: Smart Materials, Smart Energy, Smart Mobility, Sustainable Water, Sustainable Healthy Living y Circular Economy.

"Algunos inversores se han alejado de los fondos más tradicionales para acudir, por un lado, a productos pasivos, que se caracterizan por ser baratos y muy sencillos, tener gran visibilidad y saber exactamente en lo que inviertes, y, por otra parte, hacia los fondos temáticos, que son activos por definición porque te centras en un desafío y un sector concreto", explica Nicolas Bénéton, especialista en productos temáticos sostenibles de RobecoSAM, en una entrevista para CincoDías. Esta especificación convierte este tipo de inversión en "más sencilla" para el cliente.

Asimismo, Bénéton añade que el aumento del atractivo de estos fondos se debe a "la forma en que se presentan: el enfoque de inversión debería ser siempre sencillo y el objetivo quedar definido en una frase". Y pone como ejemplo el fondo Smart Energy de RobecoSAM, cuya finalidad es la descarbonización del sector.

Los otros fondos mencionados tienen también como punto de partida la sostenibilidad y la apuesta por la innovación, siempre con la mirada en el futuro y los retos a los que se enfrenta la sociedad. Así, entre sus estrategias de inversión destaca la enfocada al vehículo eléctrico. Bénéton subraya que "este año será excepcional" para el sector. Afirma que, lejos de verse afectado por la crisis económica derivada de la pandemia, ha permanecido "inmune" y los fabricantes automovilísticos han acelerado la transformación. El parón de actividad debido al Covid fue aprovechado para dar un giro hacia la electrificación y este camino, asegura el analista, ya no tiene vuelta atrás.

Asimismo, añade que las automovilísticas han dado un paso más y no solo piensan en un vehículo eléctrico, sino también electrónico. Por ello, su cartera del fondo Smart Mobility, que registró una rentabilidad del 49% en 2020, está compuesta en mayor medida por empresas de semiconductores así como de equipos y componentes eléctricos y electrónicos, entre las que destacan On Semiconductor o Samsung. Y aunque reconoce que tiene una exposición mayor al mercado estadounidense, Bénéton dice que es "Europa quien está liderando la transformación", pese a que la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca hará que Estados Unidos busque ganar terreno y también acelere el proceso de cambio.

Su fondo Smart Materials está también muy relacionado con la electrificación de los vehículos, puesto que el aumento de la fabricación de automóviles eléctricos ha sido clave para "el nuevo ciclo alcista del litio iniciado a finales del año pasado y que va a continuar", explica Bénéton. "Esta situación asegura que habrá una demanda en los próximos meses y al menos a medio plazo", subraya. La rentabilidad de este fondo fue del 20% y entre sus principales inversiones está de nuevo Samsung o firmas como Ipg Photonics o Coherent, centradas en los mercados de la producción de láseres de fibra óptica o el suministro de servicios con láser.

Por otro lado, la firma también atiende a los cambios que se están produciendo en los estilos de vida con el fondo Sustainable Healthy Living. Así, invierten en nutrición, teniendo en cuenta la tendencia de los ciudadanos a "consumir productos orgánicos, saludables, o hacer más deporte". "Es una apuesta más defensiva y a largo plazo", comenta, pues no esperan "ninguna disrupción tecnológica como en la movilidad o la energía, pero sí un aumento de la concienciación".

¿Es ético invertir en agua?

Comerciar con un bien esencial. El agua comenzó a cotizar a finales de 2020 en el mercado de futuros de Wall Street con el objetivo de dotar a agricultores, ganaderos y grandes consumidores de agua a un precio de referencia asegurado a futuro. Sin embargo, la noticia no ha estado libre de polémica. “No creemos que sea posible convertir el agua en una commodity porque toda la vida en la Tierra depende de ella”, subraya Nicolas Bénéton. Aunque añade que “el mercado de derivados del agua de California representa menos del 5% del agua utilizada por las ciudades y para cultivos”, por lo que el impacto no debería apreciarse. En cualquier caso, en RobecoSAM no tendrán exposición a estos derivados. “Nuestra apuesta por el agua es sostenible. Por ello, no invertimos en agua embotellada ni en la generación de energía hidráulica, por el impacto en el medioambiente”, explica.

Normas
Entra en El País para participar