Política monetaria

La Reserva Federal se reúne con la inflación como riesgo de nuevo cuño

Los expertos de Bank of America adelantan a 2023 la subida de tipos

Presidente de la Reserva Federal de EE UU, Jerome Powell.
Presidente de la Reserva Federal de EE UU, Jerome Powell. AFP

La Reserva Federal se enfrenta al reto de frenar el alza de las rentabilidades de la deuda en un contexto marcado por el repunte de la inflación y no defraudar al mercado. Es decir, evitar una convulsión como la vivida en 2013 cuando el anuncio de una reducción de las compras de activos desató una oleada de ventas en el mercado de deuda.

La reunión de este miércoles es considerada por los analistas como uno de los eventos más críticos a los que se enfrentará el banco central de EE UU en los próximos meses. Como señalan desde Bank of America, Jerome Powell tendrá que encontrar el equilibrio adecuado entre una evaluación más optimista de las perspectivas y el objetivo de inflación medio flexible. Los expertos del banco estadounidense prevén importantes revisiones al alza de las proyecciones con respecto a la reunión de diciembre. Será el crecimiento el que protagonice las mayores novedades. Los analistas no descartan que la Fed revise en al menos 1,5 puntos porcentuales las previsiones de PIB hasta situar el aumento para este año en la horquilla del 5,7% y el 6%, una buena muestra de los efectos del plan de rescate americano lanzado por el Gobierno de Biden. Más moderadas serán las revisiones en lo que a empleo e inflación se refiere, pero no dejan de lado que con una tasa de paro en niveles prepandemia y una inflación ligeramente por encima del objetivo, la institución encuentre razones suficientes para adelantar a 2023 la primera subida de tipos.

La posibilidad de que la Fed adelante el alza de las tasas al cuarto trimestre de 2023 es una de las opciones que contempla Thomas Costerg, economista de Pictet WM. Aunque se trataría de un adelanto este es mucho menor al que viene descontando el mercado en las últimas semanas que apunta a 2022 como el ejercicio en el que la institución pondría fin a la era de los tipos cero, una opción que el experto considera muy prematura. Al igual que la Fed "creemos que un aumento de la inflación esta primavera probablemente será temporal. Puede aumentar principalmente por los precios de las materias primas, pero hay poco riesgo de que genere efectos secundarios y se extienda a otras categorías", apunta Costerg. Esto no es visto como un obstáculo para que el mercado de bonos siga testando a Powell si no proporciona una fuerte defensa de su nueva estrategia monetaria, que explique lo que significa en la práctica.

Más moderados se muestran desde Pimco, donde prevén que la senda de tipos siga siendo menos agresiva de lo que está descontando el mercado. “Esperamos que la expectativa media de los tipos de interés para 2023 aumente solo hasta el 0,375%”, señala Tiffany Wilding, economista de Pimco para EE UU. Asimismo la experta apunta que a diferencia del BCE, que modificó el ritmo de compras para contener el alza de los rendimientos, la Fed solo anunciará una ampliación en plazo o aumento del ritmo de compras en caso de perturbaciones en el mercado.

Los expertos de Julius Baer esperan que la cita confirme la postura acomodaticia del comité, lo que ayudaría a compensar parte de la presión alcista sobre los rendimientos de los bonos derivada del fuerte crecimiento y la inflación. En la entidad suiza ven al bono de EE UU a 10 años en el 2%.

Mark Holman, que es CEO de TwentyFour, boutique de Vontobel AM considera que el mensaje que tiene que dar la Fed esta semana es clave, especialmente, por todo el volumen de nuevas emisiones de treasuries en la parte larga de la curva durante la semana y que tienen que ser digeridos por los inversores, con 38.000 millones de dólares en bonos a 10 años y unos 24.000 millones a 30 años. Por su parte, Franck Dixmier, director de inversiones global de renta fija de Allianz Global Investors ve probable que el banco central estadounidense indique a los mercados que no toleraría un aumento demasiado rápido y brusco de los tipos de interés y que tiene toda la gama de herramientas a su disposición para contrarrestar el alza de las rentabilidades, manteniéndose fiel a su postura política de que hay menos riesgo en hacer más que en hacer menos.

Normas
Entra en El País para participar