Seat frena su racha por la pandemia y vuelve a pérdidas seis años después

Registró unos números rojos de 339 millones el año pasado, frente al beneficio de 445 de un año antes

Wayne Griffiths, presidente de Seat.
Wayne Griffiths, presidente de Seat.

Seat no pudo continuar el año pasado con su buena racha por culpa del impacto de la pandemia de coronavirus. La automovilística española volvió a pérdidas seis años después con unos números rojos de 339 millones de euros, frente a un beneficio operativo récord de 445 millones de euros el ejercicio precedente.

Según datos publicados este martes en el informe anual del grupo Volkswagen, la enseña de Martorell redujo un 20% en 2020 su volumen de negocio en comparación con el año previo, hasta 9.198 millones de euros. Por su parte, el margen operativo sobre las ventas pasó de un 3,9% en 2019 a uno negativo del 3,7% el curso pasado.

El buen desempeño de Seat en los últimos años se ha visto frenado por el Covid-19. Vendió 427.000 coches en todo el mundo el año pasado, lo que supone una caída del 25,6% respecto a 2019, cuando alcanzó el volumen de matriculaciones más alto de toda su historia, y poner fin a una racha de seis años consecutivos creciendo.

El director financiero saliente del grupo Volkswagen, Frank Witter, ha explicado que el resultado operativo de la marca tuvo también el impacto negativo de 262 millones de euros por gastos relacionados con emisiones.

Cupra, por su parte, registró un volumen mundial de entregas de 27.400 unidades, lo que se traduce en una progresión interanual del 11%. Además, la producción de vehículos de la empresa bajó un 31,3% anual, hasta 406.000 unidades. Tan solo en Martorell, ensambló unos 350.000 automóviles, un 30% menos.

No obstante, la enseña de Martorell (Barcelona) espera registrar un "sólido crecimiento" este curso gracias al impuso de la marca Cupra y a la demanda de sus modelos electrificados.

Seat consiguió dejar atrás los números rojos en 2015, tras perder un año antes 66 millones y varios años en negativo, con un beneficio de 6 millones y con Luca de Meo como presidente, que dejó la empresa en enero del año pasado para marcharse al grupo Renault.

Eléctrico pequeño para todo el grupo

El grupo Volkswagen ha adjudicado a la planta de Martorell  la producción de un coche eléctrico pequeño para todo el consorcio alemán, tras anunciarse que la automovilística española e Iberdrola impulsarán, junto con el Gobierno y otras empresas como Telefónica y CaixaBank, la primera fábrica de baterías en España.

Fue el rey Felipe VI quien dio a conocer la noticia con motivo de su visita a la planta catalana por el 70 aniversario de la compañía.

A principios de julio del año pasado, Seat avanzaba que está preparando para el futuro con una inversión de 5.000 millones de euros en los próximos cinco años en nuevos proyectos de I+D para electrificar su gama y en nuevos equipos e instalaciones para las plantas de Martorell, Barcelona y Componentes.

El presidente del grupo, Herbert Diess, ha indicado que la transformación de Martorell para adaptarse a la fabricación de modelos eléctricos requerirá unos 2.400 millones de euros.

De hecho, Diess ha puesto de ejemplo a Tesla subrayando que la firma de eléctricos estadounidense ha recibido "miles de millones" de apoyo para la puesta en marcha de su gigafactoría cerca de Berlín.

No obstante, ha destacado la buena posición en la que se encuentra España para la producción de modelos eléctricos pequeños como son los de la plataforma MQB-A0, como la que ya montan el Polo o el T-Cross, que ya se ensamblan en Pamplona.

Normas
Entra en El País para participar