Iberdrola, Seat y Volkswagen aceleran su alianza en electrificación en España

Refuerzan su cooperación con el suministro de energía renovable

Acuerdo Iberdrola Seat Volkswagen

Iberdrola, Seat y el grupo Volkswagen han firmado una alianza estratégica para dar un nuevo impulso a la electrificación en España. El acuerdo de colaboración tiene como principales objetivos suministrar energía renovable en la cadena de valor del vehículo eléctrico, desarrollar y crear una red de infraestructura de recarga pública.

En primer lugar, el plan estratégico contempla el suministro de energía renovable a las instalaciones del consorcio alemán en la Península Ibérica. La compañía trabaja para convertirse en una empresa neutral en emisiones de carbono en 2050.

La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán se convierte así en el socio energético de referencia de la automovilística. La alianza, extensible a otros países, contempla también el suministro de energía con garantías de origen renovable y de otras soluciones energéticas a los clientes finales del grupo y su red de concesionarios.

Otro de los ámbitos clave del acuerdo es la contribución al desarrollo de la infraestructura de recarga. Los tres socios calculan que se necesitaría el despliegue de una red de alrededor de 350.000 puntos de recarga pública urbana e interurbana para 2030.

"El acuerdo muestra el potencial de la unión de líderes de la industria para acelerar la descarbonización de la economía y su enorme impacto positivo en el entorno y la biodiversidad, así como en la recuperación económica, fortaleciendo la cadena de valor y creando millones de puestos de trabajo sostenibles en toda Europa", ha señalado Sánchez Galán.

Ha subrayado que las tres compañías cuentan con la tecnología, las capacidades, el conocimiento y la determinación para crear juntos un modelo más sostenible para todos y configurar un ecosistema que permita a España seguir liderando este ámbito a nivel europeo. "Esta alianza estratégica representa un paso de gigante en este camino", ha aseverado.

Por su parte, el presidente de Volkswagen, Herbert Diess, ha dicho que con la firma de este acuerdo se sientan las bases para el futuro de la movilidad eléctrica en el país. "España tiene un gran potencial para convertirse en un hub de movilidad eléctrica en Europa, y para ello hay que transformar la segunda mayor industria europea del automóvil", ha indicado.

A su vez, el presidente de Seat, Wayne Griffiths, ha afirmado que el sector de la automoción se encuentra en un "momento histórico" y que la electrificación supone una oportunidad para asegurar el futuro industrial y sostenible en España. "Para ello, el primer paso es crear un ecosistema para vehículo eléctrico y la infraestructura de recarga pública es indispensable", ha apuntado.

Seis gigafacotorías de baterías en Europa

Volkswagen ha presentado este lunes sus planes para reducir significativamente los costes de producción y la complejidad de las baterías y también ha llegado a acuerdos con BP en el Reino Unido y Enel en Italia.

"El objetivo de esta hoja de ruta es reducir significativamente la complejidad y los costes de las baterías para que el vehículo eléctrico sea atractivo y asequible en la medida de lo posible por muchas personas", ha explicado la empresa.

En este contexto, planea establecer hasta seis gigafactorías de baterías en Europa para finales de década con el objetivo de reducir hasta en un 50% el coste de fabricación y hacer así que los coches eléctricos sean más asequibles. Los centros tendrían una capacidad total de 240 gigavatios hora (GWh) al año.

Las dos primeras operarán en Salzgitter (Alemania) y en la ciudad sueca de Skelleftea, donde el consorcio ha reorientado su plan anterior y prevé iniciar las operaciones en 2023, ampliando gradualmente su capacidad hasta llegar a los 40 GWh anuales.

Asimismo, la ofensiva de baterías de Volkswagen vendrá acompañada de una expansión a gran escala de la red de carga pública. La empresa espera operar alrededor de 18.000 puntos públicos de carga para coches eléctricos en Europa para 2025, lo que supone cinco veces más que el volumen actual.

Esto se hará a través de una serie de asociaciones estratégicas y de Ionity, participada por BMW, Mercedes-Benz, Ford, Hyundai y la propia Volkswagen. Así, la multinacional alemana quiere establecer unos 8.000 puntos de carga rápida en Europa con BP, la mayoría de ellos en Alemania y Reino Unido.

Por su parte, en cooperación con Iberdrola, Volkswagen cubrirá las principales rutas españolas, algo similar a lo que hará en Italia con Enel. Para ello, se invertirán alrededor de 400 millones de euros para 2025 y las inversiones adicionales correrán a cargo de los socios.

También en China y Estados Unidos aspira a expandir la red de recarga en Norteamérica y China, con 3.500 y 17.000 puntos, respectivamente. La compañía tiene la intención de integrar el automóvil en el sistema eléctrico, lo que permitirá que la electricidad 'verde' de los paneles solares pueda almacenarse en el vehículo y se devuelva a la red doméstica si es necesario, algo que será posible a partir de 2022 con los modelos basados en la plataforma MEB del grupo.

Normas
Entra en El País para participar