Contante y Sonante

De las quitas de los ICO al negocio de los fondos europeos

La banca ya ha preparado su estrategia comercial para captar ingresos con los fondos de recuperación

Fachada del Instituto de Crédito Oficial (ICO)
Fachada del Instituto de Crédito Oficial (ICO)

Despejada la estructura de las ayudas directas dirigidas a empresas, pymes y autónomos por parte del Gobierno. Aunque la banca se ha quedado con un sabor agridulce tras la aprobación el viernes del real decreto ley de medidas urgentes para garantizar la solvencia de las empresas afectadas por la pandemia.

Los bancos han logrado que las quitas de los créditos avalados por el ICO sean la última alternativa a la reestructuración de un préstamo y que sean las entidades financieras las que decidan, reivindicaciones ambas que el sector financiero había expuesto al Gobierno desde el inicio de las negociaciones de las ayudas directas, aunque no han sido recogidas hasta hace menos de dos semanas. Pero al final, las quitas seguirán afectando a su cuenta de resultados, pese a no ser obligatorias, ya que del conjunto de las ayudas aprobadas por el Ejecutivo por 11.000 millones de euros, 3.000 millones se destinarán a la reestructuración de la deuda financiera de las empresas afectadas por la crisis del Covid, en la que se incluyen quitas y conversión de los créditos avalados por el Estado en préstamos participativos.

Además, el sector financiero considera que la fórmula aprobada por el Gobierno es discriminatoria, ya que las quitas de la deuda solo se harán a las empresas con préstamos ICO, lo que supone una desventaja frente a las pymes o autónomos que no acudieron al ICO para financiarse y optaron por tirar de sus ahorros o empeñar sus propiedades, entre otras medidas, para solucionar sus problemas de solvencia.

Las quitas a los créditos ICO “plantean problemas de competencia y equidad en las empresas, algo que no es muy justo, y hemos repetido al Gobierno desde el inicio de las negociaciones, pero al final no ha podido ser. Solo se han aprobado quitas para la financiación con avales públicos”, señalan desde un banco.

Pero bueno, una vez aprobado el real decreto de las ayudas, la banca sigue su trayectoria habitual para intentar mejorar su negocio. Ahora, entre sus objetivos más inmediatos está el de posicionarse para el negocio que llevarán consigo los fondos de recuperación europeos por un importe de 140.000 millones de euros en forma de créditos a empresas, con los que se podrá completar la financiación de los proyectos que impulsarán estas ayudas. El objetivo es acelerar el crecimiento de la economía en España.

Probablemente estemos presenciando los últimos coletazos de la banca tradicional en España”, reza un informe de Vector ITC

El Gobierno casi tiene finalizado su diseño estratégico, que incluye líneas de actuación como rehabilitación de edificios, energías renovables o digitalización de pymes, y que presentará a la Comisión Europea. La banca ya ha comenzado a ponerse en contacto con asociaciones y empresarios para avanzar en su estrategia y estar preparados para cuando estos fondos lleguen al país. De hecho, es tal la expectación, que se espera que la competencia entre los distintos bancos se acreciente aún más. Fuentes financieras recuerdan la competencia que desataron la captación y colocación de los créditos avalados por el ICO.

El interés que ha levantado el previsible negocio que puede generar la canalización de estos fondos de recuperación llega al punto de que varios bancos están dispuestos a anticiparlos mientras se espera que aterricen desde la Comisión Europea.

Y, mientras, el sector se encuentra en pleno cambio de modelo. “Probablemente estemos presenciando los últimos coletazos de la banca tradicional en España. El nuevo mapa hipercompetitivo, las exigencias regulatorias sin fin, el entorno de bajos tipos de interés y la tecnología han creado exigencias en los usuarios que reclaman nuevas experiencias en cuanto a precio, canal, confianza y servicios”, concluye el último informe sobre banca de Softtek y Vector ITC que se acaba de publicar.

El estudio asegura que se ha creado “la tormenta perfecta” en el sector financiero. Por ello, recomienda que los cambios radicales que debe afrontar la banca los lleve a cabo ya, “ahora o nunca”.

Ante ello, propone la externalización de todas aquellas actividades que no suponen un valor diferencial frente a los competidores, como pueden ser el cumplimiento normativo, blanqueo de capitales, gestión laboral o formación. También alienta a las entidades a acometer alianzas, fusiones y adquisiciones, sobre todo para las que se encuentran más expuestas a nuevos competidores. Cree que aquellas instituciones bancarias que no superan el 10% de cuota de mercado en un país tienen peor rentabilidad y que las que no innovan en su modelo de negocio tienen peor futuro.

El tercer desafío es la digitalización. En este sentido, el informe dice que todas las entidades aseguran que están llevando a cabo una costosa y gran transformación. Aunque el estudio mantiene que no es que la banca lo esté realizando por innovación, sino porque el cliente se lo reclama. “Para el sector financiero español la digitalización no es una opción, sino una necesidad para sobrevivir”, sostiene Rafael Moreno, director de consultoría estratégica de Vector ITC.

Otro segmento del negocio bancario donde la competencia se está volviendo también cada vez mayor es el de banca privada. Según apuntan varias fuentes, en este momento la competencia es tan fuerte que las comisiones están bajando y, por lo tanto, los márgenes se estrechan. “Ahora, para poder sobrevivir en esta actividad de gestión de grandes patrimonios debes tener un mínimo de 1.500 millones. Hasta hace dos años podías vivir a partir de los 1.000 millones. Por eso ahora se está produciendo lo que se esperaba desde hace tiempo, una consolidación de un sector que estaba muy atomizado. Las firmas pequeñas están siendo absorbidas por otras de mayor tamaño”, recalca el primer ejecutivo de una de las principales firmas de banca privada.

Por cierto, Javier Marín, CEO de Singular Bank, acaba de fichar al que fuera su jefe de gabinete en Banco Santander, Sergio Redruello, que ahora tiene el cargo de director de estrategia. Redruello viene de Alvarez & Marsal.

Normas
Entra en El País para participar