Artero: “No vemos excesiva euforia bursátil ni burbujas a punto de explotar”

Director de inversiones de JP Morgan Banca Privada

Luis Artero, director de inversiones de JP Morgan Banca Privada.
Luis Artero, director de inversiones de JP Morgan Banca Privada.

Luis Artero (Madrid, 1967) es el máximo responsable de inversiones de JP Morgan Banca Privada, una firma de asesoramiento para patrimonios de más de 20 millones de euros. La firma apuesta por los fondos indexados como materia prima para poder configurar las carteras y para poder hacer apuestas tácticas ya sea por tipo de activos, sectores o geografías.

¿Cuál es la actual visión de mercado de la gestora?

Creemos que hay motivos para el optimismo. Primero, por la llegada de varias vacunas efectivas. Y segundo, por las potentes políticas monetarias y fiscales, con paquetes de ayudas directas de varios billones de dólares Es cierto que todo ha sido muy brusco. Tras el ciclo expansivo más largo de la historia de Estados Unidos llegó la recesión más corta, y también la recuperación más rápida. Según nuestros cálculos, ahora estamos entrando en la fase intermedia de un nuevo ciclo económico.

¿En qué se basan?

Lo vemos en indicadores como la inversión residencial, que ya está creciendo, el aumento de la deuda privada.. Además, los índices de confianza de los consumidores están ahora en un punto moderado. En indicadores de mercado, hemos visto cómo las empresas están revisando al alza sus perspectivas de beneficios de los próximos años y que los últimos resultados trimestrales han sido mejores de lo que esperaban los analistas.

¿Ven riesgo de que los megapaquetes monetarios creen inflación o distorsionen los mercados?

El expresidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que es uno de los mayores expertos en esta cuestión, ha explicado que a pesar de la colosal política monetaria no se ha percibido un incremento notable de los precios. Nosotros no vemos que haya un riesgo en las políticas monetarias. Sigue habiendo un exceso de capacidad productiva y nivel de desempleo importante que absorberá las presiones inflacionistas. La Fed aún no ha empezado a hablar de retirar estímulos. No nos preocupa que los estímulos monetarios puedan generar mucha inflación.

¿No ven peligro de burbuja en ningún tipo de activo?

No vemos una excesiva euforia de los mercados. Ni burbujas a punto de explotar. En la actualidad, hay mucha certeza sobre el crecimiento de beneficios futuros, aun cuando los precios están por encima de la media histórica. Esto último se debe en buena medida a que los tipos bajos hacen que al descontarse los flujos de caja futuro estos tienen más peso en la valoración. En Estados Unidos, por ejemplo, la previsión de crecimiento de beneficios empresariales está entre el 25% y el 35% en 2021.

¿Los inversores no están tomando más riesgos de los que deberían?

Las medidas que tomaron el BCE y la Fed el año pasado fueron muy importantes para el mercado de bonos. Por su tamaño y por su contundencia. Han creado un soporte para la deuda soberana y también para la deuda corporativa. El entorno de tipos bajos se va a mantener varios años, lo que ha hecho que los inversores hayan ido reduciendo el peso de la renta fija. Pero no solo se hace aumentando el peso de la Bolsa en cartera para mantener la rentabilidad. Se pueden buscar activos alternativos o fondos de megatendencias.

¿Qué estrategia tiene en renta fija?

Seguimos pensando que es una parte muy importante de la cartera para estar bien diversificado. Su función no es solo aportar rentabilidad sino dar protección cuando hay caídas bursátiles. Ahora estamos recomendando incorporar bonos corporativos de alta rentabilidad, en parte porque la Fed va a empezar a comprar. Vemos razonable tener un 6%. También hemos ido reduciendo la duración de las carteras porque a medio plazo habrá una subida de tipos.

¿Cómo sería la distribución del resto de la cartera?

Ahora tendríamos un 55% en Bolsa, por lo que estamos algo sobreponderados, un 35% en renta fija, que incluye los mencionados bonos de alta rentabilidad, y un 5% en alternativos líquidos. En general, somos muy dinámicos en la gestión de carteras, con una visión estratégica y luego tomando posiciones tácticas tanto por tipo de activo, geografía y sector.

¿Qué sectores recomiendan?

Tenemos una combinación de sectores defensivos y de crecimiento, junto con otros cíclicos que hemos ido añadiendo. En EE UU , combinamos el sector sanitario, el tecnológico, el de telecomunicaciones con los industriales y con el financiero. En Europa estamos algo sobreponderados en sector sanitario y ‘utilities’, combinado con el industrial.

¿Y por geografías?

Seguimos teniendo una cierta sobreponderación en Estados Unidos frente a Europa. También en países emergentes.

JP Morgan utiliza en sus carteras muchos fondos de gestión pasiva o indexados...

Sí, hemos sido pioneros. Lo que no implica ser pasivos en la toma de decisiones. En banca privada gestionamos 1,5 billones de dólares de activos de clientes. Carteras gestionadas son más de medio billón de dólares, y más del 90% está en fondos indexados. La gestión pasiva nos ha permitido tomar decisiones tácticas de forma más ágil y abaratar significativamente los costes. Los fondos subyacentes de las carteras tienen un coste de solo el 0,17%. Incluso hemos firmado acuerdos con Vanguard para poder ofrecer fondos de EE UU con un coste de solo el 0,06%. Yo ya no busco encontrar el megagestor estrella de un activo, sino potenciar un buen equipo de asignación de activos y de selección de fondos. Elegir un fondo pasivo también tiene su enjundia, porque no todos replican igual de bien un índice.

¿Y cómo lo percibe el cliente?

No tienen ningún problema. Al final, el cliente a mí me paga porque cambie el grado de asignación de Bolsa o de bonos, o si sobrepondero Estados Unidos, o si cambio la composición de los sectores. Ahora bien, ofreciéndole ese buen servicio, el cliente está encantado de que el fondo subyacente le cueste solo un 0,1% anual.

¿En renta fija se puede invertir bien con fondos pasivos?

Sí, porque hemos conseguido que algunas gestoras nos hayan creado fondos indexados a medida a precios muy atractivos, gracias al gran tamaño de JP Morgan.

¿En otras bancas privadas hay tantos fondos pasivos?

Por lo que nosotros sabemos no. No tiene por qué ser malo. La gestión activa no tiene ningún problema. Pero creemos que da menos margen para hacer apuestas tácticas, y es el propio gestor del fondo el que lo hace.

Normas
Entra en El País para participar