Nimbus eléctrico.
Nimbus eléctrico.

Nimbus, el utilitario eléctrico que pretende invadir nuestras ciudades

Se trata de un modelo que llega rodeado de un ecosistema personalizado.

A cuenta de la movilidad eléctrica y sostenible tenemos por delante unos años apasionantes donde infinidad de firmas van a querer mostrarnos qué tienen en mente para revolucionar el transporte, sobre todo, en las ciudades. Y aunque vehículos para una o dos personas ya existían, ninguno ha intentado llegar al mercado con forma de ecosistema cerrado al que acceder de dos maneras.

Nimbus eléctrico.
Nimbus eléctrico.

La idea que se le ha ocurrido a Nimbus, la empresa detrás de este pequeño utilitario eléctrico de ciudad, es que podremos comprarlo o alquilarlo desde el primer minuto. Bien pagando los 6.420 dólares de golpe, o accediendo a una tarifa mensual de unos 100 dólares al mes. A cambio, y en cualquiera de los casos, nos llevamos a casa un vehículo que contará con una infraestructura propia de aparcamientos y puntos de repostaje en los que podremos recargar la batería a diario y que será posible controlar a través del smartphone.

Nimbus recargando sus baterías.
Nimbus recargando sus baterías.

Tres veces más verde que otros EV

Ese es el mantra que desde Nimbus quieren hacernos llegar, que su vehículo no solo no emite CO2 a la atmósfera por tratarse de un EV eléctrico sino que tanto en los materiales que utiliza como en todos los procesos de fabricación, no se genera ningún tipo de huella de carbono que termine depositada en la atmósfera. Sea como fuere, su estructura está construida con aluminio y un recubrimiento termoplástico, por lo que es muy resistente y ligero, lo que le imprime una gran resistencia que convierte al Nimbus en un coche muy seguro.

Interior del Nimbus.
Interior del Nimbus.

A eso también ayuda la presencia de hasta tres airbags en su interior, un frontal con volante y una pantalla táctil con la que es posible controlar todas las configuraciones del coche (aunque es opcional). Este Nimbus se fabrica en dos modelos que se diferencian, sobre todo, en la autonomía y capacidad de sus baterías, que son de 8,1 y 12.4 kWh., y que imprimen al vehículo un total de 126 y 191 kilómetros de rango de conducción, respectivamente. Para cargarlas de nuevo, necesitaremos 5,4 y 8,3 horas, respectivamente, desde un enchufe que tengamos en nuestra propia casa (garaje).

El motor de este Nimbus permite control de tracción e impulsa a este EV a velocidades de hasta 80 km/h., lo que para una ciudad está muy bien. Tanto que será difícil alcanzar en ninguna vía ese máximo. De todas formas, su potencia también se traduce en que es capaz de alcanzar los 48 km/h. en 2,9 segundos. Si estáis interesados, podéis solicitar información a través de la página oficial del fabricante.

Normas
Entra en El País para participar