Bravo: “Andalucía es la región peor financiada tras la valenciana y Murcia”

Reclama una reforma urgente del modelo de financiación autonómica y una armonización centrada en recortar gastos en lugar de en alzas tributarias.

“Con los fondos europeos tenemos el riesgo de convertirlos en un Plan-E sin medidas transformadoras”

Juan Bravo Baena, consejero de Hacienda de Andalucía.
Juan Bravo Baena, consejero de Hacienda de Andalucía.

"Con los fondos europeos tenemos el riesgo de no ejecutarlos o de convertirlos en un Plan-E, es decir, medidas que inyecten dinero en la calle pero que no sean transformadoras, que produzcan efectos solo en 2021 y 2022”, alerta Juan Bravo (Palma de Mallorca, 1974), consejero de Hacienda y Financiación Europea de la Junta de Andalucía. Este licenciado en Derecho e inspector de Hacienda apuesta por rebajar la confrontación política para salir de la crisis y pide al Gobierno central que colabore con las regiones para reformar la financiación autonómica, facilitar ayudas a empresas y gestionar los fondos europeos.

Andalucía fue la primera región en aprobar Presupuestos. ¿Qué aportarán a la recuperación?

El Presupuesto pone hincapié en las políticas fundamentales: sanitaria, educativa y social, porque la situación es dura. Y en orientar esa recuperación económica, desde el punto de vista industrial; con 17.000 millones de euros en inversiones en renovables; y con ayudas a pymes y autónomos.

¿Contemplan dar ayudas directas a empresas?

Ya lo hicimos en 2020, con ayudas a autónomos, comerciantes, o al alquiler, y a través de las sociedades de garantía recíproca hemos puesto 600 millones para facilitar la financiación a empresas. Estamos trabajando para hacer un paquete de ayudas directas tan potente o más que el del el año pasado. Esperamos que a lo largo marzo.

¿Esperarán al plan de ayudas de 11.000 millones del Gobierno central para lanzar el suyo?

Esta situación refleja la necesidad de un liderazgo del Gobierno central. Nosotros ya estábamos trabajando y [su anuncio] te obliga a parar para no duplicar. Nos gustaría saber cuáles son las líneas del Gobierno, pero tampoco podemos estar esperando mucho porque en el camino hay empresas cerrando.

¿Temen una oleada de quiebras empresariales?

Un momento que lo marcará es mayo, cuando habrá que empezar a devolver los [créditos avalados por el] ICO y puede haber una situación masiva de concursos. Y ya hemos visto los datos del paro, si no nos hacemos trampas, con los que están en ERTE son más de 5,4 millones en el desempleo. Hay que reactivar la economía ya.

¿Será necesario prorrogar los ERTE más allá de mayo?

Sí, va a hacer falta mientras no tengamos una vacunación masiva. Alemania dijo: automáticamente hasta el 31 de diciembre de 2021, mientras haya necesidad habrá ERTE. Y aquí estamos con la angustia continua, prorrogando cada tres meses.

Sus cuentas incluyen un fondo Covid de 450 millones sin asignar. ¿Para qué serán?

Hay dos opciones dependiendo de la pandemia. La primera es que, si hay una cuarta o quinta ola, tengamos que reinyectar ese dinero en el ámbito sanitario o educativo. Si conseguimos controlarla, irá a ayudas para la reactivación económica.

¿Soportaría el Presupuesto de 2021 una prórroga en 2022?

Sí, no debe tener problema. Ya hemos aprobado tres y nuestra ambición y compromiso es intentar un cuarto, pero es cierto que se aproxima el proceso electoral, que sería a finales de 2022, que puede generar dificultades para aprobarlo. Es un Presupuesto bien armado y no generaría problema prorrogar.

Su Gobierno aboga por seguir bajando impuestos. ¿Qué planea?

Nosotros planteamos que los andaluces tienen que pagar los impuestos que correspondan para sufragar sanidad, educación y políticas sociales. Entendíamos que Andalucía no debía ser un infierno fiscal en el que se pagase más que en la media nacional e hicimos una bajada masiva de impuestos a los 100 días de llegar, en renta, transmisiones patrimoniales o AJD. En cada Presupuesto hemos dado retoques para continuar. En la renta es progresivo y la bajada acabará en 2022 aunque no aprobemos Presupuestos. Eso no ha supuesto ningún desequilibrio, nos ha obligado a hacer esfuerzos, hemos quitado mucho gasto superfluo. Bajar impuestos no es de derechas o de izquierdas. Pero Andalucía no va bien solo por haber bajado impuestos, si fuera solo eso lo harían todas. Es simplificar trabas burocráticas, había proyectos que llevaban 10 años esperando autorización.

¿Temen la armonización fiscal autonómica que prevé Hacienda?

Nos preocupa que cuando se habla de armonización sea para subir impuestos. ¿Y para simplificar la administración y sus costes? Necesitamos un equilibrio. Hay muchísimo que armonizar sin necesidad de subir impuestos. Tenemos más de 70 impuestos medioambientales en España. No hay unidad de mercado. Ahí podríamos trabajar, y en la financiación autonómica.

¿Cuánto más debería recibir Andalucía con la reforma del sistema de financiación autonómica?

La ministra [de Hacienda] pedía 4.000 millones para Andalucía siendo consejera [del ramo en la Junta]. Por informes de expertos, tiene una infrafinaciación mínima de entre 850 y 900 millones. Somos la tercera comunidad peor financiada, tras la valenciana y Murcia. La reforma tiene que servir de elemento vertebrador y de unión entre comunidades. No podemos dejarlo más tiempo.

Pero en 2020 Andalucía ha recibido la mayor financiación de su historia, ¿no está satisfecho?

Eso hay que explicarlo. Las entregas a cuenta de 2020 y 2021 vienen infladas. Salvo que el Gobierno haga otra cosa, cuando llegue la liquidación habrá que ajustar. Estamos planteando que se analice antes de que haya un problema. Y el reparto que se hizo del fondo Covid-19 nos ha perjudicado. El inicial, de Sanidad, era un 80% por población y cuando llegó a Hacienda cambiaron los criterios. Estamos infrafinanciados, si no hay un sistema de financiación apoyamos la propuesta valenciana de un fondo transitorio con tres escalones: compensatorio, sanitario y por población. No nos han contestado.

¿La liquidación de 2020 restará recursos a las regiones en 2022?

Ya pasó en 2008 y 2009 y las comunidades estaremos devolviendo esas entregas a cuenta durante 20 años. En el caso de Andalucía son 223 millones menos cada año.

Han cuadrado las cuentas, dejan de depender del FLA y vuelven al mercado, ¿qué objetivo se marca?

El Ministerio nos prohibió ir a los mercados por un incumplimiento del Gobierno anterior. Cuando sales no es fácil volver, pero saldremos con 2.870 millones. Buscamos financiación a costes bajos, alargar el vencimiento de la deuda para dar estabilidad, y una medición. Cuando te prestan dinero se analiza lo fiable que es la gestión.

La Cámara de Cuentas ha detectado 1.236 millones impagados, ¿tiene la Junta facturas en el cajón?

Es la cuenta 413, son facturas del último trimestre que no hay tiempo de pagar y se pagan en el siguiente. Están presupuestadas, la Cámara tiene la información porque se la damos, no están en los cajones. Cuando llegamos era superior a 1.400 millones, en 2019 la rebajamos a 1.200 y este año la hemos reducido en 600 millones.

¿Qué cuantía de ayudas europeas aspira a recibir Andalucía?

Con el reparto que hace Europa, por PIB, desempleo y población, le correspondería un 32% de los fondos. Con el REACT hemos recibido un 18,8%. Aspiramos a que vayan a sectores transformadores, industria, digitalización y revolución verde. Y en apoyo al sector turístico.

¿Les ha dicho el Gobierno cuando arrancarán los proyectos?

No. Tenemos poca información. Hemos recibido proyectos y los hemos remitido al Gobierno, unos 150. Es una pena porque hay gente con negocios, oportunidades e ideas y no las pueden desarrollar porque el Gobierno no ha puesto todavía en marcha los recursos.

Normas
Entra en El País para participar