Inmobiliario

El beneficio de Colonial desaparece en un 99,8% en el año de la pandemia

Consigue mantener el resultado neto recurrente pese a la crisis

Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial (izquierda), y Juan José Brugera, presidente.
Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial (izquierda), y Juan José Brugera, presidente.

Colonial ha aguantado el peor año en décadas por la pandemia cediendo muy ligeramente los ingresos por rentas y con pequeñas pérdidas de valor en su cartera de propiedades en Madrid y Barcelona. Aunque a nivel contable, la socimi logró dos millones de euros de resultado neto, un 99,8% menos que el año anterior debido a la menor revaloración de su cartera, el impacto de la venta de activos y la política de gestión de riesgos por la crisis, según explica la empresa en un comunicado remitido este jueves por los resultados de 2020.

El resultado neto recurrente, el relacionado directamente con el negocio y sin contar las minusvaloraciones de inmuebles, cayó únicamente un 1%, quedándose en 138 millones de euros. “Estamos satisfechos de presentar unos beneficios recurrentes en línea con 2019 a pesar del impacto de la pandemia en la economía a nivel global”, afirma Juan José Brugera, presidente de Colonial.

El portfolio de inmuebles (ubicados en Madrid, Barcelona y París y destinados fundamentalmente como oficinas), cerró el año con una tasación de 12.020 millones, frente a los 12.190 millones del año anterior. La cartera de París se revalorizó un 4%, pero sin embargo la de Barcelona y Madrid perdieron un 3% de su precio. Sin contar desinversiones, en una comparativa like for like (en las mismas condiciones), según Colonial el valor subió ligeramente un 1,2%. Las carteras de Barcelona y Madrid perdieron más su valor en el primer semestre (menos 2%), que en el segundo (1% inferior).

La compañía explica que en París, el valor del portfolio mejoró un 4%, "gracias a la robustez de la cartera prime de París", indica la socimi, así como gracias a los avances en los proyectos. En el segundo semestre, el acelerón fue del 3%, "mostrando el interés de los inversores por los activos prime en París", según la compañía.

Colonial cerró el ejercicio 2020 con unos ingresos por rentas de 340 millones, un 3% menos principalmente debido a las desinversiones de activos no estratégicos. En este apartado, el incremento de rentas del portfolio de oficinas se sustenta en un incremento del 2% en Barcelona, y un 15% en Madrid, en este caso por el aumento like for like, la indemnización por la salida anticipada de un cliente, así como la entrega a clientes de los edificios de oficinas de Castellana 163 y Jose Abascal 56.

Viñolas ve 2021 como de transición y "un 2022 de carácter más expansivo"

“Los activos prime ubicados en CBD (distritos financieros) han demostrado de nuevo una mayor resiliencia y estabilidad que otros activos ubicados en zonas secundarias y otros segmentos del inmobiliario”, afirma Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial.

Viñolas explica que espera que el 2021 sea un año similar al de 2020, de transición, para afrontar "un 2022 de carácter más expansivo", gracias a la recuperación económica que en España vaticina como más fuerte tras haber sufrido un mayor impacto que sus vecinos europeos.

Acuerdos con inquilinos por la pandemia

La inmobiliaria reconoce debido a la crisis provocada por la pandemia, ha negociado sistemas de diferimiento o, con carácter excepcional, bonificación en el pago de rentas "con un foco especial en todas aquellas empresas que se encuentren en dificultades financieras". El 41% de los clientes mantuvieron conversaciones y el impacto de dichos acuerdos se sitúa en un 4,5% de los ingresos por rentas, con un impacto en la cuenta de resultados de seis millones de euros. "Cabe destacar que se han negociado como contrapartida extensiones en los contratos, mejorando la vida media de los vencimientos de la cartera de alquileres", se señala desde la empresa.

En 2020, Colonial ha formalizado 77 contratos de alquiler de oficinas, correspondientes a 97.363m² y a rentas anuales de 26 millones. Respecto a la deuda, a cierre del ejercicio, alcanza el 36% del valor de sus activos, 100 puntos básicos menos que un año antes e incluyendo las desinversiones realizadas, de más de 600 millones, se sitúa en un 35%.

En el caso de los ingresos por rentas de la cartera de oficinas de París han disminuido un 6%, "debido principalmente a la rotación de la cartera de proyectos y a una menor actividad en los Business Centers de Cloud y Eduard VII debido a la pandemia", según la compañía.

Normas
Entra en El País para participar