Elecciones 14F

Illa y Aragonès abren los pactos e incian sus rondas de contactos

Los republicanos vetan formar Gobierno con los socialistas

El candidato del PSC a la Presidencia de la Generalitat, Salvador Illa.
El candidato del PSC a la Presidencia de la Generalitat, Salvador Illa. AFP

Los partidos empiezan a mover ficha en la resaca de las elecciones catalanas. Por el momento, todos se abren a hablar con todos, aunque los vetos cruzados están por el momento grabados a fuego. El ganador, Salvador Illa, mantiene su pulso por presentarse a la investidura y hacer valer el resultado para convertirse en el próximo president. ERC, con quien empató a 33 escaños, acelera los contactos con los partidos independentistas y los comunes para formar gobierno y mantiene cualqueir veto a gobernar con los socialistas.

Illa lo tendrá difícil para presidir la Generalitat. Para ello necesitaría contar con el voto afirmativo de los otros 33 diputados de ERC y los 8 de En Comú Podem. Pese a haber ganado las elecciones en votos y haber empatado con ERC en escaños, el veto de los republicanos a formar Gobierno con los socialistas socava sus posibilidades.

La pelota está en el tejado de lista liderada por Pere Aragonès. Estos pueden optar por reeditar el pacto independentista con JxCAT y la CUP, a quien quieren añadir a los Comunes. Pero también pueden decidir recuperar el tripartito con PSC y Podemos, ya sea con un un pacto de Gobierno de las tres fuerzas, ya sea con pactos puntuales para que ERC gobierne en solitario.

Aquí entran en juego los vetos cruzados. Aragonès, en la noche electoral, ya puso una línea roja: solo pactará con quien defienda la amnistía y el derecho a decidir. Illa esta mañana, en una entrevista en la Cadena Ser, ha dicho que ambos "no son horizontes realizables" y "un itinerario inasumible". El líder republicano Oriol Junqueras ha dicho que ambos partidos son "antagónicos" y descartó completamente un pacto entre ambos.

El candidato socialista, por su parte, ha recordado que se presentará a la investidura, para lo que "hablará con todo el mundo", salvo Vox. Y ha asegurado que prevé llamar este mismo lunes a ERC.

"Porque ni la amnistía ni la autodeterminación son dos horizontes realizables y solo generarán más frustración. Pero vamos a ver, vamos a hablar, es mi compromiso hablar... y quiero llevar a Cataluña a la senda del realismo, de la política real, que es la Sanidad, el empleo y la recuperación económica", ha añadido.

El papel de Podemos y JxCAT

El objetivo de ERC es atraer a la mayoría independentista a En Comú Podem. Aragonès tiene prisa para ello. Ya ha afirmado que en esta semana iniciará los contactos con esta fuerza política, así como Junts y la CUP para alcanzar un pacto incluso antes del 12 de marzo, la fecha en la que se debe constituir el nuevo Parlament.

Pero la líder de la coalició catalana de Podemos no está por la labor. No tanto por no hacer president a Aragonés, que tiene la vitola de liderar la fuerza más votada del independentismo, sino por su veto a Junts. Así lo ha recordado Jessica Albiach, su candidata en estas elecciones, quien ha excluido a JxCAT de cualquier pacto en el que ellos estén presentes y ha pedido "un Gobierno de izquierdas" con PSC y ERC. "No podemos compartir Gobierno con Junts. Las izquierdas tenemos que entendernos", ha dicho.

La candidata de Junts a la Generalitat, Laura Borràs, ha dicho no tener "ningún inconveniente" a hacer president a Aragonès y ha rechazado vetar a los comunes. No obstante, Borràs ha puesto el acento en el hecho de que los partidos independentistas hayan superado el 50% de los votos, algo que según sus palabras "debe tener consecuencias".

"El mandato de las urnas es extraordinariamente claro: sumar para la independencia", ha asegurado. Y ha afirmado que en la misma noche electoral llamó a Aragonès y a la candidata de la CUP, Dolors Sabater, para articular esta mayoría independentista.

Normas
Entra en El País para participar