Los asuntos ASG reclaman más espacio en los consejos

Fundación Seres y KPMG analizan el desarrollo de la sostenibilidad en las compañías

Ramón Pueyo, responsable de sostenibilidad de KPMG en España, en la presentación del informe.
Ramón Pueyo, responsable de sostenibilidad de KPMG en España, en la presentación del informe.

Los asuntos relacionados con la sostenibilidad de la empresa, o ASG (ambientales, sociales y de gobernanza, o ESG por sus siglas en inglés) reclaman un lugar más destacado en la agenda de los consejos de administración. Porque si bien la presencia de estas cuestiones en la agenda sigue siendo menor que la de otras materias, se percibe que su relevancia ha aumentado impulsada, por un lado, por la regulación, como la Ley 11/2018, de información no financiera y diversidad, y por la reciente revisión, de junio de 2020, de las recomendaciones del Código de Buen Gobierno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y por otro, el propio convencimiento de los consejeros.

Así se pone de manifiesto en el informe La visión de los asuntos ESG desde el consejo de administración, elaborado por el Board Leadership Center de KPMG y la Fundación Seres en base a entrevistas a consejeros y secretarios del consejo de 21 grandes compañías españolas.

Los consultados en este cuarto estudio (el anterior está referido a 2018) consideran que el peso en la agenda de los asuntos relacionados con la sostenibilidad debería ser mayor y coinciden en que crecerá progresivamente. De hecho, la importancia otorgada a las cuestiones de sostenibilidad ha aumentado ligeramente, hasta 6,4 puntos, desde los 6 de la consulta realizada en 2018.

Las materias que ganarán más peso son la innovación, el talento, el cambio climático y la reputación

“Al principio de la pandemia había voces que decían que quizá la relevancia de los asuntos ASG para las compañías iba a disminuir. Más bien lo que hemos visto en este estudio es que lejos de disminuir, la atención de las compañías, de la opinión pública y de los distintos agentes económicos y sociales por las cuestiones vinculadas a lo sostenible no ha hecho sino aumentar”, remarcó Ramón Pueyo, socio de sostenibilidad y buen gobierno de KPMG en España, en la presentación del informe.

Los consejeros sugieren, asimismo, reforzar la frecuencia en la supervisión de estas cuestiones, y que deberían tratarse con la misma frecuencia que el plan estratégico, dado su carácter transversal y su vinculación al modelo de negocio y la estrategia de la compañía. “Y un elemento muy importante para la labor de supervisión tiene que ver con en qué medida cuenta con los KPI [siglas en inglés de key performance indicator], los indicadores claves de desempeño, que le deberían permitir hacer el seguimiento de todas estas cuestiones”, apunta Pueyo.

Entre las dificultades a la hora de supervisar los asuntos ASG o de sostenibilidad, algunos consejeros hacen referencia a la complejidad para determinar las implicaciones del término ASG y por tanto para definir qué asuntos incluir en la agenda, o a la ausencia de indicadores que permitan medir objetivamente el desempeño de las compañías.

La ausencia de indicadores para medir el desempeño, una de las dificultades

El estudio destaca que las materias del ámbito ASG que ganarán mayor peso en la agenda del consejo de administración en los próximos años serán la innovación (65%) y el talento (55%), el cambio climático (50%) y la reputación (50%). Y será así “por el propio devenir del mundo de los negocios, pero también como consecuencia de la creciente preocupación o presión de reguladores y otros agentes económicos y sociales por estas materias”, destaca Pueyo, que ve en el cambio climático “el asunto sobre el cual los consejos de administración están sintiendo una mayor presión por parte de los inversores”.

Riesgos climáticos

De hecho, los consejeros consultados son conocedores de la relevancia del cambio climático, si bien la mitad considera que los riesgos climáticos todavía no se encuentran suficientemente presentes en la agenda del consejo. No obstante, confían en que se dará mayor protagonismo al cambio climático impulsado por la creciente relevancia para los inversores de las cuestiones ASG; la presión del sector financiero; los recientes desarrollos regulatorios; la mayor concienciación tras la pandemia, y el efecto dominó provocado por la incorporación de estos riesgos por parte de los competidores y otros sectores.

Y ese protagonismo “significa entender cuáles son los riesgos y oportunidades del cambio climático y en qué medida la compañía está preparada para hacer frente a esos riesgos y para aprovechar las oportunidades. Lo que nos dicen los consejeros es que quizá todavía hay una oportunidad de mejora en este ámbito”, resalta el socio de KPMG en España.

Con este informe, “lo que hemos pretendido no es hacer un tratado sino lo que pretendemos hacer regularmente, en colaboración con la Fundación Seres, es tomar la temperatura acerca de en qué medida los consejos de administración están encima de esto que hemos llamado transformación sostenible y que se refiere al impacto que tiene sobre los modelos de negocio, de gobierno y de gestión de las compañías la creciente preocupación de los distintos agentes económicos y sociales por las cuestiones vinculadas al desarrollo sostenible”, puntualiza Pueyo.

Cualidades del responsable de sostenibilidad

En el informe se ha preguntado a los consejeros cuáles son las virtudes, capacidades y competencias que desearían ver en la persona de la compañía que se ocupa de las cuestiones de sostenibilidad. Y el pensamiento estratégico y la capacidad de interlocución con el consejo y la alta dirección son las competencias más relevantes, según el 67% de los consultados. Otras competencias son la capacidad de comunicación y persuasión (43%), así como el liderazgo (33%) o el conocimiento de las diferentes vertientes de la sostenibilidad (33%).

“En ocasiones el ASG es un concepto borroso que se ve desde lejos, se observa con falta de nitidez. Las fronteras son borrosas, hay una ensalada de siglas, acrónimos y términos. Y lo que se espera del director de sostenibilidad es que sea capaz de ofrecer al consejo de administración un cierto pensamiento estratégico: esto qué tiene que ver con nosotros y qué es exactamente lo que tenemos que hacer”, comenta Ramón Pueyo.

De cara a los próximos ejercicios, los consultados opinan que los directores de sostenibilidad deberían poner el foco en impulsar la transversalidad de las cuestiones ASG en la organización y la sensibilización de los empleados; fortalecer la cuantificación del de­sempeño ASG a través de indicadores (KPI) más estandarizados y la medición del impacto de las acciones desarrolladas.

Normas
Entra en El País para participar