Supervisión

El presidente de la CNMV aboga por el modelo de doble supervisión financiera

Rodrigo Buenaventura vuelve a solicitar la autonomía en la gestión de personal que tiene el Banco de España

 Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV, durante su intervención en el Spain Investors Day.
Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV, durante su intervención en el Spain Investors Day.

El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, ha comparecido este miércoles en la comisión del Congreso de auditoría para la calidad democrática. Y ha pedido mejoras para el organismo que dirige, como una reforma de la ley del mercado que prevea que terceras personas o autoridades, incluso gubernamentales, no deben tratar de influir en el criterio de los miembros del consejo ni estos recabar ni aceptar instrucciones de instancias externas.

El nuevo jefe del supervisor de los mercados lleva apenas un mes y medio en el cargo y ya ha pasado dos veces por el Congreso. Como prometió durante la vista en la que la Comisión de Asuntos Económicos dio el visto bueno por unanimidad a su nombramiento el 10 de diciembre, su intención es dejarse ver por el Parlamento. Y ha aprovechado esta ocasión para lanzar varias solicitudes.

Una de las peticiones es una reforma de la ley del mercado que “podría reforzar la independencia de los consejeros de la CNMV introduciendo la previsión explícita que figura en otros organismos similares –pero no en la Ley del Mercado de Valores– según la cual terceras personas o autoridades, incluso gubernamentales, no deben tratar de influir en el criterio de los miembros del consejo ni estos recabar ni aceptar instrucciones de instancias externas”. En lugar de un mandato de cuatro años prorrogable por el mismo periodo, ha abogado además por uno solo de cinco o seis años.

En su discurso, Buenaventura también ha solicitado que se eliminen los consejeros natos (aquellos que están en la CNMV por su pertenencia a otros organismos, como el Banco de España o el Tesoro), debido a que esta fórmula no es operativa. “Como pueden imaginarse sus señorías, cuando es necesaria la coordinación entre supervisores, o con el Tesoro, normalmente no se trata de cuestiones que pueden esperar un mes hasta la siguiente reunión del consejo, sino que requieren atención inmediata, por canales que ya existen con independencia de la presencial actual de los consejeros natos en el consejo”, ha indicado.

Eso sí, Rodrigo Buenaventura, que tomó posesión de su cargo el 17 de diciembre, ha aclarado que las propuestas no están motivadas por una experiencia negativa. “Antes al contrario, creo que hemos tenido y tenemos la inmensa fortuna de contar con personas y aportaciones muy valiosas en el consejo de la CNMV. Y creo oportuno señalar en este punto que la relación con el Ministerio de Economía, no solo en la etapa actual, ha sido extraordinariamente respetuosa de la independencia de la CNMV. Se trata, a mi juicio, de reforzar el diseño institucional a futuro, para elevar a requisito normativo lo que casi siempre ha sido la norma en la práctica”, ha señalado.

Gestión del talento

La capacidad de retener el talento y reponer las bajas ha sido otro elemento clave de su discurso. “La CNMV ha perdido en la práctica la autonomía para cubrir las bajas de su personal, quedando sujeta a un mecanismo de oferta de empleo público que implica por ejemplo que el personal que perdimos en 2019 lo sustituiremos en 2021”, ha explicado. “El segundo elemento viene determinado por el hecho de que la CNMV carece de la mínima flexibilidad para ofrecer una carrera profesional a sus empleados más valiosos y con ello aplicar fórmulas de conservación del talento”, ha advertido.

En la práctica, sus empleados se pasan a otros supervisores, como el Banco de España, al estar mejor pagados y con la capacidad de desarrollar una carrera. El 31% de las bajas en los últimos cinco años fueron técnicos con experiencia media que optaron por opositar al Banco de España, que sí cuenta con dichos mecanismos de crecimiento profesional.

Otro tema ha sido el del sistema de supervisión financiera, ahora fragmentado en tres organismos, con la CNMV, el Banco de España y la Dirección General de Fondos y Pensiones (DGSFP). Buenaventura ha abogado por el modelo twin peaks, con un supervisor centrado en la solvencia y otro en la conducta. También se ha mostrado abierto a participar en el debate sobre la integración del ICAC (el vigilante de las auditoras y el máximo intérprete de la normativa contable), que data de 2016, en la CNMV.

Normas
Entra en El País para participar