Impuestos

La CNMC alerta de que solo dispone de 15 personas para supervisar a ‘youtubers’ e ‘influencers’

La nueva Ley General de Comunicación Audiovisual prevé encargar a la CNMC la supervisión de los contenidos de estos canales

La presidenta de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), Cani Fernández.
La presidenta de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), Cani Fernández.

La presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, Cani Fernández, ha alertado este miércoles al Congreso de que solo cuenta con una quincena de personas para supervisar los contenidos de influencers y youtubers, una labor que le va a encargar la reforma de la Ley General Audiovisual.

"La situación es dramática en el área audiovisual, vamos a ver cómo lo hacemos", ha manifestado durante su comparecencia ante la Comisión para la auditoría de la calidad democrática de la Cámara Baja, ante la que ha reclamado reformas para mejorar su autonomía organizativa y de gestión y aumentar así sus recursos.

Los youtubers e influencers han protagonizado estos días una polémica sobre su fiscalidad y su traslado a Andorra para pagar menos impuestos. Pero además de su control por parte de la Agencia Tributaria, la nueva Ley General de comunicación Audiovisual prevé encargar a la CNMC la supervisión de los contenidos de estos canales, ya que es el órgano responsable del correcto funcionamiento del mercado audiovisual.

Cani Fernández ha recordado que el macrosupervisor es fruto de una fusión de organismos ya existentes y nuevos, de la que la CNMC salió "infradotada", perdiendo un 10% de su plantilla entonces, sin que se hayan previsto puestos adicionales acordes a las "considerables" funciones que se le han venido otorgando.

Esa escasez de personal se ve en su sección dedicada al sector audiovisual, donde hay solo 15 personas -10 técnicos y cinco administrativos- frente a las 300 con las que, según ha dicho, cuentan en Francia 300, las 90 de Dinamarca o las 85 de Portugal.

En toda la CNMC trabajan 508 personas y en Alemania solo el personal dedicado al control audiovisual ya supera esa cifra. "En efectivos en relación con la población somos el último de Europa, vamos a tener que hacer algo", ha rogado Fernández.

"No vamos a poder"

La presidenta de la CNMC ha indicado que con este personal es "complicado" pero todavía pueden afrontar sus tareas actuales: controlar que las televisiones no se pasan en los minutos que tienen de publicidad, que esta no sea invasiva, la protección al menor, etc.

Pero, eso sí, ha puesto en duda que puedan asumir convenientemente el control de los más de mil bloggers que tienen identificados, más youtubers y equivalentes. "Sinceramente, yo creo que no vamos a poder", ha confesado Fernández.

Fernández también ha citado el caso de la cobertura de una vacante en su inspección, llegando a tardar un año en recibir la autorización de la Comisión Interministerial de Retribuciones --formada por los ministerios de Hacienda y Función Pública-- para que pudiera ser ocupada por un funcionario del cuerpo de Farmacéuticos, con el fin de investigar en plena pandemia posibles actuaciones de precios excesivos.

Presupuesto de un ente ministerial, no de un supervisor

A su juicio, el régimen presupuestario y de recursos humanos que le otorga su estatuto "es más propio de una entidad adscrita a un Ministerio que una autoridad independiente", lo que ha impedido crear áreas nuevas, como una específica para las energías renovables, o para la economía digital o del dato, así como aprobar las relaciones de puestos de trabajo.

La presidenta de la CNMC ha lamentado estar "lejos del modelo" que considera "óptimo", similar al reconocido para el Banco de España, para su autonomía de gestión, con el fin de poderse adaptar a las nuevas situaciones, y agilizar su funcionamiento interno.

En paralelo ha asegurado que . su organismo realiza un seguimiento "constante, diario" del mercado eléctrico y que ha investigado y analizado para poder detectar irregularidades, y que en el caso de la evolución disparada de los precios de la electricidad a principios del mes pasado "fue realmente la tormenta perfecta".

Así, en su comparecencia ante la Comisión para la auditoría de la calidad democrática de la Cámara Baja, ha explicado que esos días el sistema eléctrico no pudo contar con energías renovables (ni solar ni eólica), tampoco con hidráulica por la nieve, y que la energía de respaldo, de ciclos combinados, "estaba absolutamente disparado". Estos factores, ha añadido más tarde en su comparecencia, "son los que realmente explican la situación".

En todo caso, ha recordado que en los últimos días el precio de la energía ha registrado su precio más bajo en los últimos dos años, por lo que ha reconocido "fluctuaciones". "Pero nosotros hacemos un seguimiento diario, constante y permanente de todos y cada uno de los precios y tasaciones, y si detectamos algo raro, inmediatamente abrimos expediente", ha dicho.

"Hemos estado investigando y analizando desde el primer día la situación para poder descartar que no hubiera ningún elemento de cartelización, o distorsión de precios", ha abundado Fernández.

Por otro lado, también ha asegurado no tener la "percepción" de que el mercado eléctrico opere como un oligopolio, y ha puesto como ejemplo la última subasta de potencia renovable, en la que se registraron adjudicaciones a 27 empresas diferentes en materia fotovoltaica y ocho en eólica.

Así, considera que en la medida en que vayan entrando más empresas de renovables no existirá un problema de competencia. "Tenemos otros problemas: déficit de tarifa que tenemos que enjugar todavía, canales y peajes caros... pero eso es lo que estamos intentando resolver poco a poco y con las nuevas competencias que tenemos", ha dicho

Normas
Entra en El País para participar