Anfac presiona al Gobierno y le reclama 360.000 puntos de recarga para coches eléctricos en 2030

La patronal de fabricantes también aboga por ayudas fiscales y bonificaciones

El presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos.
El presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos. El País

La patronal de fabricantes de vehículos, Anfac, es tajante y asegura que en España se necesitan 360.000 puntos de recarga públicos para coches eléctricos en 2030 si se quieren cumplir los objetivos marcados por el Gobierno.

Anfac ha presentado este jueves un programa con 16 líneas estratégicas para impulsar la infraestructura de recarga para coches eléctricos en el que también propone ayudas fiscales y bonificaciones.

El Ejecutivo estima que en 2030 circularán por España cinco millones de vehículos eléctricos, de los cuales tres millones serán turismos. En este contexto, la asociación afirma que es imprescindible un despliegue decidido de la red de recarga y propone alcanzar los 45.000/48.000 puntos de cara a finales de 2022, mientras que eleva el objetivo a entre 110.000 y 120.000 para 2025 y a entre 340.000 y 360.000 para 2030.

Según Anfac, España está lejos de otros países de nuestro entorno en el desarrollo del vehículo eléctrico. El peso de los modelos eléctricos se ha incrementado un 4,8% desde 2011, pero la patronal insiste en que es "insuficiente" porque en la actualidad representa tan solo el 0,2% del parque.

Para acompañar este despliegue de puntos de recarga, Anfac solicita medidas económicas mediante incentivos a la instalación: bien sean ayudas directas, municipales, bonificaciones en tasas o en impuestos, beneficios fiscales temporales en el impuesto especial sobre electricidad o planes de ayuda que tengan la suficiente dotación y los instrumentos y permitan un aprovechamiento eficiente de los fondos.

"Es necesaria una actuación más contundente y comprehensiva por parte de las administraciones para incentivar la compra de estos vehículos eléctricos y acompañar al enorme esfuerzo que están haciendo las empresas", subraya su director general, José López-Tafall.

También hay que recalcar que la escasa red de recarga no es el único problema para el despegue total de los vehículos eléctricos, ya que son mucho más caros que uno de combustión.

Por otro lado, dentro del paquete de medidas, Anfac aboga por eliminar las barreras regulatorias, tener un marco regulatorio local claro y simplificado o disponer de un procedimiento de "ventanilla única" ante la administración competente que reduzca los plazos administrativos a la mitad.

Además, pide que se fomente la instalación de puntos de recarga públicos en zonas de estacionamiento de car sharing, paradas de taxi, carga y descarga, incentivar su despliegue en las autopistas y autovías del Estado, en los edificios o a nivel interurbano.

También cree que debe priorizarse el despliegue de puntos de recarga de acceso público de potencias iguales o superiores a 250 kW para aproximar los tiempos al repostaje de combustible, flexibilizar temporalmente los costes fijos en puntos de recarga pública, abrir a concesión el suelo o dotar de más transparencia la capacidad de consumo de la red.

Igualmente, apuesta por crear una plataforma de información con el mapa de los puntos de recarga para marzo de este año, facilidades para el pago en estos puntos, transparencia de costes en la factura, un programa de mantenimiento, un comité de coordinación y una agencia estatal que supervise el cumplimiento de los objetivos de despliegue.

En España se matricularon 20.156 vehículos eléctricos, lo que representa un aumento del 64% en comparación con 2019. De estas más de 20.000 unidades, 17.925 correspondieron a modelos turismo, un 78,4% más.

Normas
Entra en El País para participar