Récord de emisiones de bonos en un ejercicio totalmente atípico

Solo en la primera semana de 2020 se realizaron ocho operaciones

Bonos pulsa en la foto

En línea con lo esperado, 2020 arrancó con una fuerte actividad de mercado y récord de emisiones: solo en la primera semana los emisores españoles realizaron ocho operaciones. “Entre enero y febrero, con una perspectiva de cierta volatilidad, con acontecimientos conocidos como el Brexit o las elecciones en EE UU, los principales emisores domésticos se lanzaron a colocar deuda, en un movimiento natural para afrontar el año con una cómoda situación”, señalan desde Banco Santander.

Pero con la incertidumbre y los confinamientos, los mercados sufrieron un parón de casi dos semanas, y hasta el 18 de marzo, con el anuncio del BCE de su programa de compra de bonos de emergencia PEPP, no volvieron a retomar la actividad, marcando un nuevo máximo de volumen. A principios de abril pasado, Iberdrola reabría el mercado con un bono verde a cinco años, y días más tarde le seguían Naturgy, Repsol y Red Eléctrica.

Iberdrola reabrió el mercado en abril con una colocación verde a cinco años

JP Morgan estima que, en particular en el mercado de crédito, los diferenciales en secundario finalizarán este año sin cambios o ligeramente más estrechos. “En lo referente a volúmenes en primario, esperamos que se vean reducidos, tras el ejercicio récord que dejamos atrás, ya que bancos y empresas empiezan el ejercicio con mucha liquidez”.

Los analistas de Bankia comentan que están convencidos “de que vamos a asistir a otro inicio de año muy activo en el mercado de bonos, a pesar de que sigamos con el Covid como telón de fondo”.

Por su parte, Bankinter, que destaca su participación en la emisión más grande en la historia de Iberdrola, de 3.000 millones de bono híbrido, prevé que, a medida que se vayan confirmando las mejores expectativas para las economías, sufrirán los activos refugio y se verán favorecidos aquellos con mayor riesgo, así como la renta fija privada y operaciones más ilíquidas. “2021 también servirá para confirmar la tendencia por los bonos verdes y sostenibles”.

Verdes y sociales

Barclays resalta la primera emisión del Tesoro a un plazo de 30 años en febrero pasado de 15.000 millones (la mayor de la historia del organismo y en España), y en la que actuó como colocador, y espera para este año que los ESG, que engloban los bonos verdes, sociales y sostenibles sigan adquiriendo cada vez mayor peso y atrayendo nuevos emisores.

HSBC considera que, a diferencia de otros años, en 2021 no hay un componente identificado de volatilidad: “De producirse, vendría de la mano de lo que denominamos componentes inesperados o los llamados riesgos de cola o por una recuperación económica más lenta de lo esperado. Como 2020 nos ha enseñado, los eventos de cola no se pueden despreciar, pero tranquiliza pensar que los bancos centrales se muestran decididos a actuar”.

Los bancos están siendo muy conservadores a la hora de dar financiación, subrayan desde Natixis: “Continuará durante la primera mitad de 2021 y muy probablemente durante la segunda. En cuanto al tipo de operaciones, serán muy similares a 2020”.

El soporte de los estímulos fiscales, las medidas monetarias y la relajación regulatoria deberían actuar como suelo en los precios de los activos

Javier González (BNP Paribas)

Dado el entorno de tipos bajos y diferenciales de crédito estrechos, Sabadell espera para este ejercicio que los activos que den algo de rentabilidad estarán muy demandados, por lo que se podría ver un aumento de emisiones a plazos largos (más de 10 años) o de deuda subordinada. En cuanto a novedades, “habrá un crecimiento continuo de bonos sostenibles”.

Manuel Puig, responsable de debt capital markets para corporates de BNP Paribas para España y Portugal, vaticina para este año que “las operaciones de deuda híbrida y sénior a largo plazo serán alternativas para emisores e inversores”. Y Javier González, responsable de debt capital markets para entidades financieras en España y Portugal de la misma entidad, añade: “El soporte de los estímulos fiscales, las medidas monetarias y la relajación regulatoria deberían actuar como suelo en los precios de los activos reduciendo la volatilidad”.

Desde Citi, Abraham Douek, responsable de renta fija de España y Portugal para entidades financieras, y Bruno Sáenz de Miera, responsable de renta fija de España y Portugal para entidades corporativas, consideran la emisión de 1.000 millones en formato verde de BBVA como la operación más innovadora del año. De cara a 2021, creen que el factor que más inestabilidad podría crear es la incertidumbre sobre cuándo y cómo comenzará el BCE a reducir la liquidez que está inyectando.

Los analistas de ING no tienen duda: los productos de más éxito en el mercado en 2020 han sido aquellos que han tenido un componente sostenible; también en 2021, la financiación de proyectos verdes seguirá creciendo en Europa con la agenda para la recuperación económica pos-Covid.

 

Previsiones para 2021

BBVA. “Creemos que los tipos permanecerán en mínimos y que las curvas de crédito se mantendrán relativamente planas. Y pensamos que los emisores aprovecharán la coyuntura para extender vencimientos y emitir en la parte larga de la curva”.

Santander. “En España, gran parte de las compañías hicieron su trabajo en 2020, pero esperamos operaciones interesantes que busquen reforzar ratings mediante emisiones de bonos híbridos”.

Crédit Agricole. “Hasta que no podamos hacer vida normal, empezar a gastar, viajar…, la economía no se va a recuperar con la vacuna”, advierte Pablo Lladó, director de mercado de capitales. De cara a 2021, afirma: “Los tipos están tan bajos que podrían salir empresas medianas que apelen por primera vez al mercado de capitales. Tendrían demanda”.

Goldman Sachs. “Los bancos centrales se mantendrán activos tanto en el mercado primario como en el secundario. Esperamos volúmenes de emisión algo menores ­(15%-20%) que en 2020. Esto podría generar un estrechamiento mayor en los niveles de crédito”.

Normas
Entra en El País para participar