La compra de Alexion por AstraZeneca es tan grande como audaz

El exitoso fármaco Soliris, para una enfermedad autoinmune, está amenazado por la competencia de Roche

La compra de Alexion por AstraZeneca es tan grande como audaz
EFE

La mayor adquisición en la historia de AstraZeneca es tan grande como audaz. La farmacéutica británica anunció el sábado que va a comprar la biotecnológica estadounidense Alexion, que fabrica un tratamiento para una rara enfermedad autoinmune, por 39.000 millones de dólares en efectivo y acciones. Los desafíos de la competencia y una estrategia de fusiones errática mantienen bajo el precio del objetivo. Es una oportunidad y una amenaza para el consejero delegado de la compradora, Pascal Soriot.

A pesar de las recientes especulaciones sobre grandes fusiones, el acuerdo con Alexion probablemente no es lo que los accionistas esperaban de AstraZeneca. Soriot está ocupado impulsando el negocio del grupo contra el cáncer, en rápido crecimiento, y desplegando una vacuna para el Covid-19. Su objetivo se especializa en enfermedades que afectan a un pequeño número de personas, que no es una de las principales fortalezas de la compañía de 142.000 millones de dólares.

Sin embargo, el momento elegido parece inteligente. Sus acciones cotizaban antes del anuncio a un precio 21 veces superior a las ganancias esperadas para 2021, según Refinitiv, lo que le da una poderosa moneda de cambio. Las posibilidades de que las reformas del sistema sanitario de EE UU ejerzan una seria presión sobre los precios de los medicamentos se están desvaneciendo después de que las elecciones no hayan dado a los demócratas el decisivo control del Senado.

La impopularidad de Alexion también podría ser una oportunidad. Aunque el precio de las acciones al cierre del viernes valoraba la compañía en solo 9 veces las ganancias previstas para 2021, sigue creciendo rápidamente, gracias en particular a Soliris, su tratamiento para la hemoglobinuria paroxística nocturna, una enfermedad en la que el sistema inmunitario daña las células sanguíneas. Además, está tirando efectivo.

Los analistas esperaban que Alexion generara casi 4.000 millones de beneficio operativo para 2023, según Refinitiv. AstraZeneca calcula que con la fusión puede agregar 500 millones en sinergias, la mayoría ahorros de costes. Aplicando la tasa impositiva del 16% de Alexion, Soriot obtendrá un retorno de poco menos del 10%, después de deducir el efectivo neto esperado de 400 millones a finales de este año. Eso supera el coste de capital de Alexion, que Morningstar estima en un 8,8%.

Alexion es barata por muchas razones. Tiene un historial de operaciones cuestionables, entre ellas gastar 8.400 millones en Synageva en 2015. Alexion pensó que estaba comprando 1.000 millones de dólares más anuales, pero los ingresos terminaron siendo una décima parte. También hay preocupaciones a largo plazo. La gallina de los huevos de oro Soliris, que supone unos dos tercios de los ingresos, está amenazada por nuevos medicamentos de Roche, así como por la inminente competencia de los duplicados, más baratos.

Sin embargo, Alexion puede ser más capaz de manejar esas presiones como parte de AstraZeneca, que podría abrirle mercados como China. Y Soriot espera que la tecnología de Alexion funcione en otras condiciones menos especializadas. Si tiene razón, cambiar una acción rica por una decaída podría ser un movimiento inteligente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías