El Banco de España alerta que la economía del país es la más expuesta al Brexit de toda la UE

El vínculo comercial y financiero con Reino Unido es mayor que el de Alemania, Francia e Italia, advierte el supervisor

España Reino Unido Pulsar sobre el gráfico para ampliar

En plena recta final de las negociaciones del Brexit entre la Unión Europea (UE) y Reino Unido para definir la futura relación comercial, el Banco de España advierte que sea cual sea la modalidad final del divorcio, los efectos económicos serán particularmente significativos en España, "cuya exposición al Reino Unido es notablemente superior a la que mantienen las otras grandes economías del área del euro", tanto en términos comerciales como financieros.

Así lo recoge el supervisor en el informe analítico Brexit: situación y consecuencias económicas, presentado este viernes. En el documento, se compara la exposición comercial de la economía española a Reino Unido con la del resto de principales socios, así como con la Unión Económica y Monetaria (UEM). En este sentido, "las exportaciones españolas de bienes y servicios" dirigidas a Londres "ascendieron al 9,6% del total en 2019, porcentaje que, en términos del PIB, supuso el 3,4% en 2019". Esta exposición, recoge el organismo que dirige Pablo Hernández de Cos, "es inferior a la que mantiene el conjunto de la UEM, pero superior a la que presentan Alemania, Francia o Italia".

En comparación con otras grandes economías de la UEM, España mantiene con el Reino Unido unos vínculos comerciales -especialmente en los sectores turístico, agroalimentario y del automóvil- y financieros -fundamentalmente en forma de inversión extranjera directa en los sectores financiero y de telecomunicaciones- relativamente elevados. Naturalmente, sostiene el Banco de España, el impacto económico de la salida de este país de la UE sobre la economía española dependerá de estas exposiciones directas, "pero también del resultado final de las negociaciones aún en curso, sobre las que persiste una notable incertidumbre".

A día de hoy, Bruselas y Londres siguen negociando un acuerdo in extremis que debería llegar en las próximas dos semanas para que los respectivos parlamentos de ambos bloques puedan ratificarlo. Destaca la fricción en el level playing field o campo de juego nivelado, la gobernanza, la competencia y la pesca, aspectos, todos ellos, que regirán la futura relación comercial.

En este vínculo económico entre ambos bloques, recoge el Banco de España, destaca el peso de las exportaciones turísticas españolas, que suponen cerca de un 1,2% del PIB. Así, entre 2015 y 2019, el peso en el total de las exportaciones españolas de bienes y servicios al Reino Unido aumentó cerca de 0,1 puntos porcentuales. El turismo ha sido el principal responsable del aumento de la exposición comercial de España a la economía británica, con un incremento de su peso en el PIB próximo a 0,2 puntos.

En 2019, el Reino Unido continuó siendo el principal mercado emisor para la economía española, suponiendo un 21% de las entradas totales de turistas y un 19% del gasto efectuado por los turistas no residentes. También en lo que respecta al canal comercial, las exportaciones españolas de servicios no turísticos al mercado británico supusieron en 2019 un 11% del total. En este ámbito, destacan las ventas al exterior de servicios de telecomunicaciones y servicios financieros, fruto de la implantación en el Reino Unido de multinacionales españolas de ambos sectores.

En cuanto al canal financiero, las relaciones que España y el Reino Unido mantienen en forma de inversión exterior directa superan ampliamente, en porcentaje del PIB, a las que Alemania, Francia e Italia presentan con la economía británica. En particular, las inversiones directas españolas en el Reino Unido, con un peso destacado de aquellas relativas a los sectores financiero y de telecomunicaciones, supusieron un 9% del PIB en 2019, lo que convierte a esta economía en el segundo destino más relevante para nuestro país por tamaño tras Estados Unidos.

A todas estas cifras se le añade que los británicos, pese al frenazo posterior al referéndum del Brexit, siguen siendo los principales compradores extranjeros de vivienda en España, fundamentalmente en el litoral mediterráneo y en las islas, firmando el 14% de las compraventas de inmuebles realizadas por no residentes en 2019.

Pese a todo, recuerda el supervisor, la economía del Reino Unido sufrirá un impacto significativo independientemente de la modalidad en la que finalmente se materialice su salida definitiva de la UE, con un efecto negativo de entre el 1,5% y el 3% en su PIB para 2022, frente al 0,4% estimado en el peor de los casos para la UE.

"Cualquiera que sea la modalidad final del 'Brexit', sus efectos económicos serán significativos sobre la economía del Reino Unido", señala la entidad, cuyas simulaciones en función del tipo de acuerdo alcanzado para formalizar las relaciones comerciales arrojan un impacto negativo en el PIB británico de entre el 1,5% en caso de un acuerdo similar al CETA y de hasta el 3% si las relaciones se pasaran a regir por las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Normas
Entra en El País para participar