UE

Londres y Bruselas buscan una salida al Brexit sin tener resueltos los puntos de fricción

Barnier informa a los embajadores de los desacuerdos en pesca, aplicación del acuerdo y competencia

El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, esta semana en Londres.
El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, esta semana en Londres. AFP

Los negociadores británicos y de la Unión Europea intentan buscar un acuerdo de última hora para evitar un final sin acuerdo del periodo de transición posterior al Brexit que concluye a fin de año. Aunque el objetivo es tener un pacto antes de que empiece la próxima semana, según Bloomberg, el negociador europeo, Michel Barnier, ha informado a los delegados de los miembros de la UE que las diferencias persisten en tres aspectos clave: la pesca, la creación de un entorno competitivo equilibrado a largo plazo y la aplicación de los acuerdos. Los mismos desencuentros, en definitiva, que hace meses.

"El acuerdo está aún en el aire", ha indicado Barnier, según la agencia Reuters. La libra cayó un 0,6% tras trascender el reporte del líder negociador. Los próximos días son cruciales, con los equipos del Reino Unido y la UE reunidos con la esperanza de llegar a un acuerdo antes del lunes. Según Bloomberg, uno de los negociadores dijo que aunque esté emergiendo un esbozo de un posible acuerdo, la situación es increíblemente delicada.

Los jefes de Gobierno de la UE se reúnen el próximo día 10, pero Bruselas quiere tener solventadas las negociaciones británicas para abordar el desbloqueo del presupuesto europeo. Barnier y su equipo aspiran a un acuerdo lo más cerrado posible para evitar bloqueos sobrevenidos en dicha cumbre.

La Presidenta de la Comisión Europea,, Ursula von der Leyen, dijo el martes que las negociaciones son "muy complicadas y tan difíciles", pero deberían llegar a una conclusión pronto. La UE está "bien preparada" para cualquier resultado, "y veremos en los próximos días cómo se desarrollan las cosas".

Este periodo final se ve como el verdadero final de la partida, dijeron funcionarios de ambos bandos.Las conversaciones se han que ha estado sucediendo desde marzo y necesitan terminar en pocos días para que los parlamentos del Reino Unido y de la UE puedan refrendar un eventual acuerdo antes de que Gran Bretaña abandone el mercado único el 31 de diciembre.

De lo contrario, empresas y consumidores afrontarán los costes y complicaciones de los aranceles y las cuotas de exportación, y las relaciones entre Reino Unido y la UE quedarían extremadamente deterioradas. Funcionarios de Bruselas han apuntado que la legislación prevista del Reino Unido que da poderes al Gobierno para reescribir unilateralmente partes del acuerdo incitan a la UE a obstaculizar cualquier pacto. Esperan, no obstante, que Londres borre las cláusulas más controvertidas del proyecto de ley hay acuerdo.

Los dos mayores obstáculos siguen siendo el acceso de los barcos de la UE a las aguas pesqueras británicas y la igualdad de condiciones competitivas para las empresas. Se han hecho progresos en los últimos días, dijeron a Bloomberg fuentes cercanas a las negociaciones.

En cuanto a la pesca, Reino Unido espera un mayor control de los inventarios, algo que considera una cuestión soberana. Emmanuel Macron ha advertido que Francia no permitirá un acuerdo que no respete sus intereses. Los compromisos que se están discutiendo incluyen el retraso de cualquier cambio en la asignación de cuotas y la introducción gradual de éstas. Pero los esfuerzos por llegar a un acuerdo sobre el tema se ven obstaculizados tanto por las reivindicaciones de los países de la UE de derechos históricos de pesca en ciertas áreas, y la demanda del Reino Unido de condicionar el acceso sobre las negociaciones anuale.

Sobre la competencia empresarial, ambas partes tratan de fijar un sistema en el que las normas laborales del Reino Unido puedan evolucionar de forma similar a la de la UE, pero que permita  a Londres el gobierno británico para tener un control total. El portavoz del primer ministro británico Boris Johnson, Jamie Davies, dijo a los periodistas el martes que el gobierno está trabajando difícil de salvar las diferencias con la UE.

Normas
Entra en El País para participar