El director financiero de Airbnb ganó 16,1 millones de euros en 2019

Tiene asignados 14,3 millones en acciones que no cobrará hasta enero de 2023

Dave Stephenson, director financiero de Airbnb.
Dave Stephenson, director financiero de Airbnb.

La salida a bolsa de Airbnb ha obligado a la plataforma de alojamiento compartido, tradicionalmente muy celosa a la hora de revelar su información, a dar a conocer las entrañas de la compañía. Y una de las principales sorpresas ha sido la elevada remuneración que cobró Dave Stephenson, el director financiero de la compañía, en 2019, un ejercicio en el que la compañía acumuló unas pérdidas de 566 millones de euros, a los que posteriormente les siguieron otras de 585 millones de euros entre enero y septiembre de 2019, como consecuencia del coronavirus.

Stephenson, fichado en enero de 2019 tras 17 años de exitosa carrera en Amazon, cobró 16,1 millones de euros, el 44,6% de las remuneraciones percibidas por los cinco directivos de mayor rango de la compañía: el presidente Brian Chesky, la antigua directora financiera Belinda Johnson, el director de tecnología Aristotle Balogh, el antiguo director del área de Casas, Greg Greeley, y el propio Stephenson.

El área financiera que preside Stephenson es el departamento en el que mejores salarios perciben los directivos de Airbnb. Prueba de ello es que Belinda Johnson, su antecesora en el cargo, percibió 11,6 millones de dólares en 2019. Ya a mucha distancia aparecen los otros tres integrantes de la cúpula directiva: Balogh, con 1,35 millones de euros; Greeley, con 787.000 euros, y Chesky, con 353.000 euros. La remuneración del director financiero multiplicó por 45 a la del presidente de Airbnb en 2019.

El salario base de Stephenson fue de 493.828 euros y el pago por incentivos fue de 269.422 euros. El gran salto exponencial con el resto de directivos se produce en el caso de los bonus y los premios en acciones. En el primer caso, el director financiero percibió en 2019 un bonus de un millón de euros, una suerte de blindaje pactado en su contrato. La gran diferencia con el resto de directivos se produce en el pago con acciones, en el que tiene asignados títulos por 14,3 millones de euros.

Ese importe, que no cobrará hasta que haya pasado cuatro años en la compañía, se calculó sobre el valor de las acciones en 2019 (que podría rondar los 25.000 millones de euros) por lo que ahora mismo será inferior, debido al deterioro sufrido por la compañía. El ajuste en la valoración sería de un 40%, por lo que la cifra en la actualidad podría situarse en torno a los 9 millones de euros.

Pero el director de financiero no solo contó con un blindaje en las condiciones de entrada en la compañía, si no que también disfruta de grandes privilegios en la hipotesis de salida. En el caso de despido sin causa justificada, “el director recibirá un pago único en efectivo de 4 millones de dólares (3,3 millones de euros) o una retribución en 76.190 acciones con un valor que oscila desde los 3,5 a los 3,8 millones de euros. En cualquier caso, la compañía aclara que el cobro de estas ayudas está sujeto a la presentación de una denuncia contra la plataforma de alojamientos turíticos.

Normas
Entra en El País para participar