Globalia y Barceló piden 240 millones a la SEPI para sus agencias de viajes

El 51% sería a través de un préstamo participativo y el resto mediante un crédito ordinario

Globalia y Barceló piden 240 millones a la SEPI para sus agencias de viajes

La paralización del turismo y las restricciones a los viajes desde el mes de marzo truncaron la fusión de las agencias de viajes de Globalia y Barceló, pactada en noviembre de 2019 y bendecida por la Comisión Nacional para los Mercados y la Competencia en mayo de 2020. Seis meses después, ambas compañías esperan el beneplácito de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para acceder a una ayuda de 240 millones de euros, de los que un 51% procedería de un préstamo participativo y el restante 49% sería a través de un préstamo ordinario.

A la solicitud de ayuda le acompaña un plan de viabilidad, que ahora mismo está en estudio dentro de la SEPI, que es el organismo encargado de la gestión del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas. Fuentes empresariales consultadas recalcan que la solicitud aún está en estudio y que en ningún caso la ayuda está concedida, enfriando la información adelantada esta mañana por el Confidencial de que ya habría sido aprobada la ayuda. Esas mismas fuentes recalcan que la clave para acelerar o suspender la fusión se encontraría en las posibles condiciones que podría fijar la SEPI para dar luz verde a la ayuda de 240 millones, que podrían pasar por la venta de activos.

La posición de partida de los solicitantes no es la misma, ya que mientras que Avoris, la división de agencias de viajes de Barceló, dispone aún de músculo financiero, pese al fuerte impacto del coronavirus en su cuenta de resultados, Globalia se encuentra en una situación más compleja. De hecho, la ayuda para reflotar las agencias de viaje es la segunda que solicita la familia Hidalgo, propietaria del grupo turístico Globalia, tras haber logrado una inyección de 475 millones de euros para salvar a su aerolínea Air Europa, que también tuvo que suspender la fusión con IAG.

En el acuerdo de integración pactado por ambas empresas en noviembre de 2019 se establecía que la nueva sociedad resultante estaría participada al 50% por Globalia y Barceló, pero que sería esta última la que se encargaría de dirigir el nuevo gigante de las agencias de viaje en España. En el caso de que la fusión pase el examen de la SEPI y se reactive la unión, el grupo resultante sería la mayor agencia de viajes de España, superando a Viajes El Corte Inglés por facturación (2.800 millones de euros) como por puntos de ventas (1.500).

La otra gran incognita sin resolver es el tamaño de los ajustes que tendrán que aplicar en una coyuntura tan difícil con la venta paralizada y una gran parte de las plantillas en ERTE desde hace siete meses. Cuando se anunció la fusión en noviembre de 2019, los sindicatos calcularon que al menos 100 puntos de ventas de Globalia (el 16% del total) estaban en peligro si finalmente se producía la fusión con Ávoris. Muchas de las agencias de ambos competidores estaban situadas prácticamente puerta con puerta, especialmente en el caso de las ciudades medianas y pequeñas, con lo que una integración entre ambos grupos provocaría el cierre inmediato de esas 100 agencias. El grupo controlado por la familia Hidalgo ya hizo un fuerte ajuste de tamaño entre 2014 y 2018, en los que la red de agencias de Globalia, fundamentalmente Halcón Viajes y Viajes Ecuador, se redujo desde las 953 a 837. En ese período de tiempo, Halcón Viajes perdió 62 puntos de venta y Viajes Ecuador cerró otros 59.

Normas
Entra en El País para participar