Gmail en un smartphone.
Gmail en un smartphone.

Gmail te dejará reducir la cantidad de datos que recopila de tu actividad, ¿cómo?

Dispondremos de nuevas funciones 'smart'.

Los datos personales, y lo que las compañías que los recopilan hacen con ellos, se ha convertido en un debate que afecta a multitud de ámbitos y que tiene a muchos gobiernos y organismos públicos alerta por si se producen atropellos o conductas inapropiadas, por lo que en un ambiente así algunas tecnológicas están decidiendo tentarse la ropa y adelantarse a posibles imposiciones y nuevos reglamentos de cada país.

Y Google, que es de las máximas señaladas en todo lo que tiene que ver con la recopilación y uso de nuestros datos personales, ha decidido poner en Gmail un control con el que definir qué estamos dispuestos a compartir, y qué no, con la plataforma. De tal manera que los usuarios puedan afinar qué quieren ceder de esos datos de actividad y qué no.

Nuevas funciones smart

Todos esos datos que Google recopila se hacen en nombre de esa frase que ya es recurrente y que de tanto usarla parece haber perdido todo el sentido: "brindarnos experiencias útiles". Con eso en mente, nos convencen de que estar al tanto de todo lo que hacemos y decimos solo nos beneficia porque obtenemos recomendaciones más ajustadas a nuestros gustos, rutinas, etc. Así que ha llegado el momento de cerrar el grifo, ¿o no?

Nuevas funciones 'smart' de Gmail.
Nuevas funciones 'smart' de Gmail.

El caso es que los de Mountain View han comenzado a agregar una serie de funciones a Gmail que nos permitirá seguir utilizando ciertas funciones inteligentes que hacen su trabajo, precisamente, a partir de la información que recopilan de nuestra actividad. Es el caso de smart compose, que intenta adelantarse a lo que queremos escribir y que si es capaz de prever lo que deseamos redactar es porque antes ha guardado todo lo que hacemos dentro de Gmail.

Y no solo Gmail, en las próximas fechas Google hará lo propio con otros servicios que están dentro de su plataforma de correo electrónico, como es Meet, cuyos datos recopilados también sirven para alimentar otras patas del conglomerado de los de Mountain View, como son el asistente virtual, viajes, Maps, etc. ¿O acaso no os sorprende que sin decir nada aparezcan apuntados en el calendario o en la app de mapas los trayectos que haremos en avión en tal día, tras haber comprado unos billetes y recibir una confirmación por email?

Como os decimos, parece que nuestros datos personales empiezan a importarle a alguien y las autoridades parecen decididas a poner coto a esta barra libre de recolección. Ahora solo falta que esas funciones que Google añadirá en Gmail sean accesibles para la mayor parte de usuarios que no quieren que su actividad termine almacenada en los servidores de los norteamericanos.

Normas
Entra en El País para participar