Infraestructuras

Aldesa vuelve al mercado de deuda bajo el control del gigante China Railway

Registra en el MARF un programa de pagarés por 100 millones

Operario de Aldesa en uno de los proyectos ejecutados por la compañía.
Operario de Aldesa en uno de los proyectos ejecutados por la compañía.

El mercado de deuda corporativa tiene de vuelta a Aldesa tras el cambio de control ejecutado el pasado mes de mayo, con el gigante China Railway Construction Corporation (CRCC) al frente del capital de la novena constructora española por ingresos, con el 75%.

La compañía ha registrado en el mercado alternativo de renta fija de BME, el MARF, un programa de emisión de pagarés por un máximo de 100 millones de euros. La intención de la filial española CRCC es aumentar el colchón de liquidez a corto plazo y, con ello, diversificar fuentes de financiación. La constructora ha tenido el asesoramiento de Deloitte y cuenta con Banco Santander como asesor registrado (arranger).

Deloitte, Santander y J&A Garrigues asesoran la operación; el propio Santander, Beka Finance y Fidentiis Equities serán los colocadores

El propio Santander, junto a Beka Finance y Fidentiis Equities, desempeñan el rol de colocadores (dealers) del programa y serán los encargados de la distribución de las distintas emisiones dirigidas a inversores cualificados o institucionales. El asesoramiento legal ha sido contratado a J&A Garrigues.

La integración en una de las firmas de infraestructuras más potentes del mundo reanimó la calificación crediticia de Aldesa hasta la nota BB+ (nivel medio de solvencia o adecuada capacidad para hacer frente a las obligaciones financieras) otorgada por Scope Rating y Axesor. Se quedaba, de este modo, a un escalón del investment grade (a partir de BBB-).

Aldesa venía de amortizar su deuda en bonos el pasado mes de mayo, en el marco del desembarco del capital chino. Formar parte de un conglomerado con ingresos anuales que rondan los 120.000 millones de dólares y que cuenta con un rating A3 de Moody’s ha facilitado que el grupo español aspire ahora a proyectos de mayor calado de la mano de su fortalecimiento financiero. De hecho, Aldesa debe convertirse en punta de lanza de CRCC en geografías como Latinoamérica o el Este de Europa.

Ralentización en 2020

La crisis sanitaria y económica no va a pasar sin efecto en las cuentas de la constructora afincada en Madrid, que nota la ralentización de proyectos en marcha y la paralización de otros que estaban en lanzadera, tanto en España como en América.

Sus ingresos en 2019 alcanzaron los 798 millones de euros, para un ebitda de 65,5 millones, cifras un 18% y un 31% a la baja, respectivamente, frente a las de 2018. Pero Aldesa logró mantenerse el año pasado entre los diez primeros grupos constructores de España y también de México, además de contar con importante actividad en Polonia. La empresa, que opera en los sectores de la obra civil y edificación, proyectos industriales y renovables, cuenta con presencia en 13 países.

China Railway Construction entró con una inyección de 256 millones de euros y un crédito de 180 millones, lo que permitió la amortización de bonos por 245 millones con vencimiento en abril de 2021.

Normas
Entra en El País para participar