Los visados de vivienda de obra nueva caen un 14% por la crisis del Covid-19

Entre enero y septiembre se han certificado más de 11.000 viviendas menos que en el mismo periodo de 2019

Los visados de vivienda de obra nueva caen un 14% por la crisis del Covid-19 pulsa en la foto

La crisis del Covid-19 ha devuelto a la construcción a cifras de visado del año 2016. La superficie certificada en proyectos de ejecución de obra nueva acumula una caída del 21% entre enero y septiembre, lo que se traduce en 3,5 millones de metros cuadrados menos. En el sector residencial, el golpe redunda en una caída de más de 11.000 viviendas visadas frente al mismo periodo del año anterior, un 14% menos. Así lo reflejan los datos del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos (CSCAE), que constatan además una disminución de la superficie rehabilitada residencial del 7,6% que alcanza el 38% en el caso de la no residencial.

En septiembre, los arquitectos registran una cierta mejoría en tasa anual del 7% en los visados de obra nueva y del 10% en la rehabilitación. No obstante, recuerdan, sería “prematuro” recibir estas cifras como un cambio de tendencia.

Antes de la declaración del estado de alarma la estadística ya mostraba una ralentización en el número de visados de vivienda y de superficie visada. Sin embargo, la certificación terminó de llegar a caídas récord en los meses de marzo, abril, mayo y junio, coincidiendo con el confinamiento y las semanas de hibernación de la economía. En esos meses, la superficie residencial visada cayó entre un 38% y un 41% interanual.

Que la caída general en la rehabilitación sea menor que la registrada en la obra nueva podría llevar a entender la puesta a punto de inmuebles como una actividad refugio durante la crisis. Sin embargo, detalló ayer el presidente del CSCAE, Lluís Comerón, en realidad, “los datos de superficie rehabilitada nos advierten de que, en tiempos de crisis como el actual, la rehabilitación no se comporta como un elemento de estabilidad en nuestro sector. Si no se habilitan cuanto antes ayudas públicas, enmarcadas en un plan estratégico, la rehabilitación por sí sola no tiene capacidad para amortiguar una desaceleración”.

Precisamente sobre la rehabilitación de edificios girarán buena parte de las ayudas del fondo de recuperación europeo, que comenzará a hacerse operativo con la entrada en vigor de los nuevos Presupuestos Generales del Estado.

Los arquitectos, en palabras de Comerón, creen que “ahora es el momento de aprovechar el potencial” de la construcción para “contribuir a salir de la crisis”. Sobre todo porque una interrupción prolongada impide, entre otros aspectos, garantizar el acceso a la vivienda y la adecuación del parque residencial a las necesidades de la ciudadanía.

Por ahora, y según los datos del Consejo, la percepción de los arquitectos colegiados con vistas al futuro es negativa, principalmente en lo que se refiere al corto plazo. Así, el 46% de los profesionales encuestados prevé un impacto prolongado de la crisis económica y considera que 2021 será peor o mucho peor que el actual ejercicio. El pesimismo, como los datos preliminares, aumenta entre aquellos profesionales que trabajan en el ámbito de la obra nueva (52,63% frente al 47,67% de quienes trabajan en la rehabilitación).

En paralelo, y según los datos del Consejo General del Notariado, en septiembre se cerraron 45.583 transacciones de vivienda, lo que supuso un aumento interanual del 5,4%. Pero, mientras que los inmuebles de segunda mano cayeron un 3,5%, la obra nueva creció un 30,2%. El precio promedio de las viviendas, sin embargo, cedió un 7% en el noveno mes del año hasta los 1.357 euros por metro cuadrado, y los préstamos hipotecarios para la adquisición aumentaron un 8,3%.

Normas
Entra en El País para participar