La Comunidad de Madrid cierra la puerta a una futura regulación de los precios del alquiler

El Gobierno regional estima que la limitación del arrendamiento retiraría del mercado unas 60.000 viviendas

La Comunidad de Madrid cierra la puerta a una futura regulación de los precios del alquiler

La Comunidad de Madrid ha advertido este miércoles que la regulación estatal de los precios del arrendamiento que prepara el Gobierno de España traería como consecuencia una "importante contracción en la oferta del mercado del alquiler nacional que podría ser de un 10%", según recoge el Ejecutivo regional en una nota. Y aunque no lo confirma, la comunidad que preside Isabel Díaz Ayuso, con competencias en materia de vivienda, parece cerrar la puerta a la posible regulación una vez que la Ley estatal de vivienda sea llevada al Congreso de los Diputados, previsiblemente antes de marzo.

La semana previa a la presentación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE), PSOE y Unidas Podemos acordaron diseñar una regulación de precios que permitiese a los gobiernos autonómicos o locales establecer límites puntuales en zonas tensionadas con alzas abusivas en las rentas. La normativa se llevará en tres meses al Consejo de Ministros y, en cuatro, al Congreso.

El mercado del alquiler abarca en Madrid aproximadamente el 23% del parque inmobiliario, lo que suponen unas 600.000 viviendas bajo este régimen de tenencia. El Gobierno regional estima que,  de llevarse a cabo esta regulación, al menos una de cada 10 de estas viviendas podrían retirarse del mercado por "no resultar rentable su alquiler a sus propietarios".

"El efecto de intervenir y topar mediante una ley el mercado del alquiler contraerá la oferta. Tan solo en la Comunidad de Madrid estimamos que podrían retirarse del mercado al menos 60.000 viviendas”, señala el consejero de Vivienda y Administración Local del Gobierno regional, David Pérez. El Gobierno regional, de esta forma, sigue la estela del Ayuntamiento de Madrid, que rechazó la semana pasada llevar a cabo una posible regulación en la capital.

En ciudades como Berlín o París, donde han comenzado a aplicarse recientemente este tipo de fórmulas, "la retrocesión en la oferta alcanzó en algunos momentos hasta el 15% del mercado", explica la Comunidad de Madrid, si bien todavía no hay datos oficiales al respecto. Con esta extrapolación al mercado madrileño, "la contracción en la oferta podría incluso elevarse hasta las 90.000 viviendas susceptibles de ser retiradas del mercado del alquiler".

David Pérez cree además que “ante esta situación, muchos propietarios de inmuebles en mal estado optarán por no reformar sus viviendas, ya que no les compensará la renta regulada que perciban, con lo que el resultado final de esta medida será un mayor deterioro del parque de viviendas". Sin embargo, la reciente ley catalana en la que podría inspirarse la regulación a nivel estatal permite que los propietarios aumenten las rentas de sus inmuebles cuando se haya llevado a cabo una obra de rehabilitación o de mejora, entre otros supuestos.

Madrid también argumenta para rechazar una eventual limitación que "la inmensa mayoría de los arrendatarios de vivienda en la región son pequeños ahorradores que, en muchos casos, complementan sus ingresos o sus pensiones mediante el alquiler de sus inmuebles y verían reducidos sus ingresos”. Por último, el sistema estatal de índices de referencia del precio de alquiler está "desactualizado, ya que las referencias de precios datan del año 2018 y muestra una amplia dispersión entre municipios y barrios".

Normas
Entra en El País para participar