Euforia en los mercados durante la jornada electoral: el Ibex firma su mejor sesión en dos meses

Las Bolsas europeas y Wall Street apuestan por una victoria demócrata con ganancias cercanas al 2,5%

Ibex
Indicador de Wall Street REUTERS

Como ya demostraron las elecciones de 2016, hasta que no se recuenten todos los votos no se puede dar nada por sentado. Aunque las encuestas dan como claro vencedor al demócrata Joe Biden, las características de esta cita electoral hacen difícil anticiparse al resultado. Si bien no se descarta que se repita una sorpresa similar a la de hace cuatro años, los inversores no han dudado en poner en precio una hipotética victoria demócrata. Las esperanzas de que Biden sea el próximo habitante de la Casa Blanca ha sido la excusa que han aprovechado los inversores para incrementar su apetito por el riesgo. Después de una recta final de octubre marcada por los rebrotes y la vuelta a las restricciones, en las dos primeras jornadas de noviembre la mejora de los indicadores macroeconómicos y la Ola Azul ha sido suficientes para dar rienda suelta a las subidas en Bolsa, una corriente de la que esta vez se beneficia el Ibex 35, un índice en el que un número significativo de cotizadas siguen con lupa el devenir de la campaña electoral.

En una jornada en la que los estadounidenses están llamados a las urnas el selectivo español firmó su mejor sesión desde el 11 de agosto tras avanzar un 2,52%, subida que vio acelerada con la apertura alcista de Wall Street. En las dos últimas sesiones, la Bolsa española se anota un 4,64%, recuperando gran parte de lo perdido la semana pasada (-6,4%) la peor desde junio. En cuestión de dos días el selectivo ha pasado de rondar mínimos de marzo, a aproximarse a la barrera de los 6.800 puntos

IBEX 35 8.711,40 1,14%
EUR x USD 1,2061 0,233%

El comportamiento del Ibex 35 se mueve en línea con el resto de índices europeos. Los inversores consiguen reponerse de la revisión a la baja de las perspectivas así como de los nuevos confinamientos destinados a frenar el ritmo de contagios y prolongan los ascensos registrados la sesión anterior en la que los buenos datos de actividad industrial sirvieron de catalizador. El Mib italiano se convierte en el índice más alcista con una subida del 3,19%, su mejor sesión desde junio. Le siguen el Euro Stoxx (2,62%), el Dax alemán (2,55%), el Cac francés (2,44%) y el FTSE británico (2,33%).

Al cierre de los mercados europeos, el Dow Jones avanza un 2,55%; el S&P 500, un 2,3% y el Nasdaq, un 2,25%.

Los expertos apuntan que la euforia que vive la renta variable obedece a que el mercado está descontado una victoria demócrata. “Si Biden gana la presidencia y toma el control del Congreso impulsaría un programa fiscal de 3,5 billones que supondría un fuerte e inmediato soporte para las Bolsas”, señalan desde la plataforma de trading Capex.com. Un impulso que podría verse reducido en un billón de dólares si el Senado continúa en poder de los demócratas. La hipotética reelección de Donald Trump limitaría el estímulo fiscal al billón de dólares, pues como se ha desprendido de las conversaciones mantenidas en las últimas semanas para aprobar el quinto paquete de ayudas, los demócratas son partidarios de mayores estímulos para devolver el músculo perdido a la economía e impulsar la recuperación.

No obstante, como señalan desde Natixis IM no todo es positivo. “Un escenario de Ola Azul puede implicar un cambio significativo en la dinámica del mercado de valores. Los cambios fiscales propuestos por Biden incluyendo la introducción de una tasa impositiva mínima y menor subsidio para los intangibles golpeará más a los gigantes de la tecnología que la mayoría de las corporaciones”, advierten. Es decir, el mercado podría asistir a una rotación de carteras en la que los valores cíclicos o de crecimiento registren un mejor comportamiento que los tecnológico.

De regreso a la Bolsa española, una jornada más la banca subió en bloque. BBVA fue el valor más alcista con una subida del 5,28%. Cerca se situó Sabadell (4,54%) y ya a cierta distancia Bankinter (3,9%), Santander (3,88%), Bankia (1,98%) y CaixaBank. Junto a la banca otro de los sectores más alcistas fue el de las energias renovables. Una victoria de Biden es vista como una oportunidad para las compañías españolas que operan en el negocio de las energías limpias y que tienen una exposición significativa al mercado estadounidense. Solaria subió un 4,59%, Siemens Gamesa, un 4,51% e Iberdrola, un 2,17%. Las empresas de infraestructuras como Ferrovila (4,33%) y ACS (1,36%) están expectante al desenlace de la carrera hacia la Casa Blanca. Los programas electorales de ambos candidatos incluyen un capítulo especial a las infraestructuras, proyectos en los que podrían participar ambas compañías que cuentan con intereses en el mercado americano.

En el lado de los descensos solo dos valores escaparon a la corriente alcista. Pharma Mar, que en la presentación de sus cuentas ha arrojado un aumento del beneficio del 256% hasta septiembre, corrige un 1,26%. Solo por encima de ella se sitúa Cellnex con un recorte del 1,68%. A pesar de estas caídas ambas cotizadas se cuelan entre las cinco firmas del Ibex que más suben en el año, periodo durante el cual se anotan un 175,5% y un 51%, un comportamiento que ilustra a la perfección su perfil defensivo.

Generalizadas han sido también las subidas en las Bolsa europeas. Todos los sectores concluyeron la jornada en positivo pero fue el bancario el más alcista (4,39%), coincidiendo con la presentación de resultados de BNP, que si bien no logró incrementar su beneficio, lo contrajo menos de lo esperado. Por debajo de la banca se situaron las empresas automovilísticas (3,54%). La victoria de Biden ayudaría a rebajar las tensiones arancelarias. En un intento por favorecer el consumo nacional Donald Trump ha desplegado todo tipo de instrumentos para favorecer los productos nacionales y entre ellos los aranceles han sido su herramienta preferida. De consumar la reelección el candidato republiano podría hacer cumplir su amenaza de imponer unas tasas del 25% a los vehículos europeos, una medida de la que también se verían perjudicadas los fabricantes de suministros como CIE y Gestamp, que hoy han avanzado 2,62% y un 0,45% a la espera de ver si los votos confirman la victoria de Biden.

Aunque los inversores están aprovechando en las últimas sesiones para elevar su apetito por el riesgo, esto no es incompatible con el interés que sigue despiertando la deuda. Después de la corrección registrada la semana pasada por el bono a 10 años, los inversores han vuelto a reafirmar su apuesta por la deuda de la periferia. Con el escudo del BCE los riesgos asociados a los desequilibrios macroeconómicos de países como España e Italia están descartados y son estos activos los que aún reducida siguen ofreciendo algo de rendimiento. La rentabilidad de la deuda española a 10 años produndiza los mínimos anuales y se sitúa en el 0,11% desde el 0,12% previo. Es decir, cae a niveles de agosto de 2019 y se aproxima sus mínimos históricos de 0,035%. El rendimiento del bono italiano permanece estable en el 0,73% y el alemán con vencimiento en 2030 sube del -0,64% al -0,63%. Con estos movimientos la prima de riesgo española baja tres puntos básicos hasta los 73.

Los analistas consideran que la moneda estadounidense, que se encuentra ún un 9% por debajo de los máximos de marzo, no subirá gane quien gane en los comicios presidenciales. Sobre el billete verde pesan las expectativas los tipos de interés de EE UU seguirán cerca de mínimos históricos en los próximos años. Después de varias sesiones de descensos provocados por las expectativas de nuevos estímulos monetarios en la eurozona, el euro repunta un 0,68% y recupera los 1,17 dólares perdidos la semana anterior.

Normas
Entra en El País para participar