Hélène Valenzuela: “Somos alta velocidad, alta calidad, pero a un precio más bajo”

La máxima responsable de la filial francesa de SNCF mantiene el lanzamiento de su tren 'low cost' para marzo de 2021 pese al coronavirus. Afirma que hay muchas ganas de viajar, si no hay restricciones de movilidad, y augura un crecimiento del mercado

Hélène Valenzuela, Ouigo España.
Hélène Valenzuela, consejera delegada de Ouigo España, en los asientos que tendrá su tren de alta velocidad a bajo coste.

El primer competi­dor de Renfe ya ha desem­barcado en España y, tras la liberalización del mercado el 14 de diciembre, estrenará su primera ruta Madrid-Barcelona en marzo de 2021, si el coronavirus lo permite. Hélène Valenzuela (1969, Boulogne-sur-Mer, Francia) es, desde marzo de 2019, consejera delegada de Ouigo España, la filial del gigante francés del ferrocarril SNCF. Con una vasta experiencia en el sector ferroviario, al que ha dedicado toda su vida profesional, su misión en España es clara: “Popularizar la alta velocidad”.

¿Mantiene el estreno de Ouigo para marzo de 2021?

SNCF está enfocada en el 15 de marzo de 2021. Estamos po­niendo más medios para llegar a esa fecha. La situación es muy complicada: restricciones de movilidad, crisis sanitaria, económica..., pero no hemos cambiado nuestros planes.

¿Cuál es el plan?

Nos lanzamos con cinco idas y vueltas a Madrid-Barcelona. Luego, en cuanto tengamos las autorizaciones, Valencia-Alicante y, en una tercera fase, Andalucía: Sevilla y Málaga. Cuando estén en funcionamiento los tres corredores, serán 15 idas y vueltas al día.

¿Tiene ya fechas de inicio previstas para las rutas Madrid-Valencia y Madrid-Sevilla-Málaga?

Depende de la parte técnica. Estamos haciendo pruebas hacia el este con Adif y la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, testando que los sistemas de seguridad dialogan bien entre la vía y el tren. También hacia Andalucía. Estamos homologando en nuestros trenes el sistema LZB [de control y señalización], que está obsoleto pero es el que existe; no vamos a esperar a que se instale el ERTMS [el europeo de gestión del tráfico ferroviario]. Trabajamos de manera muy intensa y cercana con Adif, es una colaboración muy pragmática para solventar todos los problemas técnicos que puedan aparecer; también del constructor que equipó la vía, Siemens.

No luchamos entre operadores, sino contra el coche y el avión; hay un mercado que no está atendido

En septiembre pusieron a la venta 10.000 billetes a un euro, ¿cómo fue la respuesta dada la menor demanda por el Covid?

¡Volaron! Queremos que los españoles tengan un acceso fácil al tren de alta velocidad. Nos enseña que, en plena crisis sanitaria, la gente se proyecta viajar, tiene ganas de salir. Es muy buen signo.

Volaron porque costaban un euro, ¿pero qué precio tendrá el billete Madrid-Barcelona?

Claro, fue simbólico. Pero el precio se va a adaptar a todos los bolsillos. Siempre será un 50% más barato de media que los actuales. Queremos tener siempre la mejor oferta del mercado. Nuestro objetivo es popularizar la alta velocidad.

¿Qué cantidad de viajeros tiene previsto conquistar?

30.000 plazas diarias, cuando tengamos las 15 idas y vueltas, que es dos veces la capacidad del WiZink Center. La meta es llevar mis trenes completos. Es el tope que me pongo.

¿Cómo lo va a conseguir?

Si miras Italia, el mercado se duplicó porque la liberalización es buena para todos. No estamos luchando entre operadores, sino contra el coche, el avión. Sobre todo, quiero que mucha más gente se pase del coche al tren, que la que no podía viajar apague la tele y decida salir de casa por nuestros precios. Vamos a crear mercado, hablamos de cifras de crecimiento muy fuertes. Por eso Adif ha aumentado en un 60% el número de surcos en esos tres corredores. Hay un mercado que no está atendido.

Hélène Valenzuela: “Somos alta velocidad, alta calidad, pero a un precio más bajo”

Afirma que no hay competencia entre operadores y que hay margen de crecimiento, ¿qué previsiones maneja?

Es muy difícil decir en qué proporción, dependerá de que cómo crezca el pastel, y lo que queremos es que crezca la movilidad. Si miras otra vez Italia, hay sitio para varios operadores. ¿Qué va a cambiar? El precio. La gente no viene porque es demasiado caro. Es alta velocidad, alta calidad, pero a un precio más bajo. No es el típico modelo low cost aéreo.

Dice que hay una demanda sin atender, ¿puede detallar?

Hay mucha frustración por no encontrar billetes ni comprar con facilidad y porque, aunque tengas la tarjeta de familia numerosa, no te puedes permitir el precio. La red española es muy nueva, muy buena, pero está infrautilizada.

Con esa política low cost, ¿dónde está el margen de ganancias?

Inventamos un modelo industrial que nos permite producir sin sobrecoste y repercutir el ahorro en el cliente. Nuestra política es de volumen, abrir las puertas, que la gente descubra la alta velocidad.

Esperamos que haya medidas para ayudar al sector a hacer frente a una situación inédita a través de la bajada de cánones

¿Se ha planteado asumir pérdidas al principio por la epidemia?

El Covid es una crisis sanitaria y económica que toma cuerpo. Pese a ello, SNCF renueva su compromiso con España. Es una inversión a largo plazo, unos 600 millones de euros en 14 trenes, con una vida útil de 30-40 años. Hemos creado 1.300 empleos directos e indirectos, estamos ya formando a 20 personas y hemos firmado 120 contratos de suministro. 2021 va a ser un año complicado, pero estamos convencidos de que la gente, si no hay restricciones de movilidad, tiene muchísimas ganas de viajar. Claro, estamos mirando toda la estructura de costes, en particular, los cánones. Hay una autorización europea para ayudar al sector a través de una bajada de cánones y las recomendaciones de la CNMC van en una dirección positiva. Esperamos que haya alguna medida para esta situación inédita.

¿Y cómo afecta el Covid a su compañía matriz?

En Francia, como en toda Europa, hay unas restricciones de movilidad, un reconfinamiento, ningún país se salva. Hay ayudas al sector a través del gestor de infraestructuras, como lo recomienda la Unión Europea. Las empresas aguantan este periodo difícil y SNCF ha mantenido una alta oferta de trenes. Esa política de volumen que tenemos es de larga tradición. La alta velocidad y el modelo Ouigo es de accesibilidad al tren. Mucha oferta, muchos trenes, se apuesta por el éxito comercial. El verano ha sido muy bueno, pero, como en todos los países, la parte de negocio ha sufrido más. El sector ferroviario recibe ayudas del Estado para aguantar y que los trenes puedan circular.

¿Cuándo cree que se recuperará la demanda?

Si no hay restricciones de movilidad, estoy convencida de que la gente viajará. El tren es un medio de transporte muy seguro, si se respetan las medidas barrera, si la gente se pone la mascarilla y el gel hidroalcohólico, además de una limpieza profunda de los trenes que garantizaremos.

Hélène Valenzuela: “Somos alta velocidad, alta calidad, pero a un precio más bajo”

¿Renfe podrá competir en Francia?

No puedo hablar por Renfe. Pero lo que puedo decir es que la liberalización es europea, algunos se habían adelantado: Austria, Italia, Alemania, y España y Francia lo hacen este año, el 14 de diciembre. El mercado francés está abierto tanto para la alta velocidad como para los trenes regionales, y el Cercanías se está liberalizando también en Francia.

¿Todos los Ouigo serán de dos pisos?

Sí. Es un tren que conocemos muy bien en Francia, existe desde hace siete años y ya han viajado más de 60 millones de personas. Son muy modernos y, como son de dos pisos, son muy cómodos porque ofrecen mucho espacio. Además, tendremos un bar, con ambiente y personal de atención, para mimar a nuestros viajeros, no máquinas [en referencia al AVE low cost de Renfe]. Habrá más sorpresas sobre estos servicios dentro de unas semanas.

¿Cuál es su perfil de viajero?

El ambiente Ouigo es para todos los españoles. Es de ocio, pero creo que en esta crisis económica hay muchos negocios, pymes, autónomos e incluso grandes empresas que van a reducir sus costes, por tanto, mucha gente de negocio puede estar interesada en nuestro servicio. Es una marca divertida, cercana al cliente. Me encantaría ver también familias, abuelas con sus nieto y estudiantes.

Normas
Entra en El País para participar