Inversión

El mercado de fusiones y adquisiciones se recupera tras la debacle del Covid

En septiembre se han cerrado 35 operaciones

El mercado de fusiones y adquisiciones se recupera tras la debacle del Covid pulsa en la foto

El mercado de fusiones y adquisiciones en España sí vive una recuperación en V. Tras años de un vigor exuberante y de un frenazo en seco en marzo al tiempo que medio mundo se confinaba para tratar de vencer al coronavirus, el M&A vuelve a dar señales de vida. Y, desde los mínimos de marzo y abril, el número de transacciones cerradas en España ha ido incrementándose progresivamente.

En septiembre, el mercado español vio rubricarse 35 deals, según los datos de Mergemarkets facilitados por PwC. Aunque la cifra es un 35% inferior con respecto al mismo mes del año anterior –cuando se cerraron más de 50 transacciones–, supuso un incremento del 77% sobre agosto, un mes tradicionalmente inhábil, que se sitúa por debajo de los registros de junio y julio. Conviene reseñar, en este sentido, que estos dos meses junto con el de diciembre son los de mayor actividad en el sector. Los bancos de inversión suelen buscar cerrar las operaciones en las que trabajan durante el primer semestre antes de irse de vacaciones.

Las cifras, eso sí, son mejores a las de los meses más duros del confinamiento. En marzo se firmaron 35 operaciones en España, por 21 en abril y 31 en mayo. La cifra en los nueve meses que van de 2020 es de 365, un 30% menos que la registrada en el mismo punto de 2019.

"En marzo vimos un parón muy importante a nivel global. Los inversores se volcaron en dar liquidez a sus participadas y los mercados de deuda se cerraron, aunque siguieron algunas operaciones. Desde junio y julio la actividad de M&A se ha recuperado más rápido que la economía. Esto ha ocurrido por varios factores. El primero es la alta liquidez de los fondos de private equity. El segundo, la reapertura de los mercados de deuda", indica Malcolm Lloyd, socio Transacciones de PwC y responsable mundial en EMEA y en España de PwC.

Y es que los fondos de private equity tienen más dinero que nunca en su cartera. Según los datos facilitados por PwC con las estadísticas de Preqin, los mercados no cotizados cuentan en todo el mundo con 2,6 billones de dólares en liquidez disponible para invertir (drypowder, en la jerga), de los cuales 1,4 billones corresponden a los fondos de private equity. En España, esta cifra se situaba a cierre de 2019 en los 4.000 millones, de acuerdo a los datos de Ascri.

Todo ello provoca que en el mercado subyazca la idea de que esta vez será diferente. Desde 2008 el drypowder de los mercados privados se ha multiplicado por 2,2 veces, dado que esta magnitud se encontraba en 2008 en 1,18 billones. Y el del capital riesgo concretamente se ha incrementado en 1,9 veces desde los 757.000 millones en 2008. Así, los fondos de private equity cuentan con una inmensa munición para seguir disparando a las compañías que les interesen y dinamizando el mercado de fusiones y adquisiciones aunque el mundo se derrumbe a su alrededor.

"Veremos muchas más operaciones, impulsadas por cuatro factores. Son el impulso de transformación digital, el reenfoque hacia el negocio principal y la revisión de aquellos menos estratégicos, la búsqueda de vías para aumentar la resiliencia y la apuesta por la sostenibilidad. Veremos más operaciones de public to private y compañías que quieren seguir creciendo y necesitan buscar nuevas fuentes de capital", explica LLoyd.

Pese a que los registros del mes de septiembre están por debajo de los de junio y julio, en septiembre se han cerrado varias operaciones grandes. Por ejemplo, la compra de Idealista por EQT por 1.000 millones de euros y la mayor inversión del private equity en España hasta ahora, la opa de KKR, Cinven y Providence sobre MásMóvil por 2.900 millones. Bridgepoint ha vendido Miya, su negocio de aguas, a Antin por más de 600 millones y ha recomprado a Partners el 50% del fabricante de herbicidas Sapec. Precisamente en junio vendió a este fondo de capital riesgo el 100% de esta compañía. Lloyd apunta en este sentido que este septiembre ha sido el que ha visto cerrarse más operaciones grandes (de más de 5.000 millones) de la historia.

Parece que esa tendencia se mantendrá hasta fin de año con más operaciones milmillonarias. Carlyle ha contratado a Goldman Sachs y Barclays para buscar un comprador al fabricante de envases Logoplaste por más de 1.000 millones. Y en renovables e infraestructuras están pendientes la venta de T-Solar o las concesiones de Acciona.

"En cuanto a sectores, veremos mucha actividad en infraestructuras y energía. También en tecnología y sanidad. Otros sectores como consumo o grupos industriales deben transformarse y reforzar su balance", apunta este directivo de PwC.

Normas
Entra en El País para participar