La justicia confirma el despido de un camionero que dio positivo en cannabis

Aunque el trabajador no presentaba síntomas, el tribunal considera que el mero hecho de consumir marihuana justifica el cese

La justicia confirma el despido de un camionero que dio positivo en cannabis

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha confirmado la procedencia del despido un camionero que dio positivo en cannabis en un control de la Guardia Civil, aunque no mostró síntomas de estar bajo los efectos de esta droga en el momento de la denuncia. La sentencia (que puede consultar aquí) estima así el recurso presentado por la empresa de transportes contra la resolución de un juzgado de Palencia que concluyó que el cese no estuvo suficientemente motivado.

A diferencia del juez de instancia, el tribunal considera que el trabajador cometió una falta laboral grave por el mero hecho de consumir una sustancia "totalmente prohibida". Además, entiende que "con su actitud negligente" puso en serio peligro la seguridad del resto de conductores y quebró la confianza que depositó en él la compañía.

Test aleatorio

Los hechos ocurrieron el día 31 de mayo de 2019 sobre las 8:30 de la mañana cuando el actor, que se encontraba cubriendo la ruta Madrid-Valladolid con un camión de gran tonelaje, recibió el alto de dos agentes de la Benemérita para ser sometido a un test aleatorio de alcohol y drogas. El transportista dio negativo en alcohol, pero positivo por consumo de estupefacientes. De hecho, se le hallaron trazas de THC (tetrahidrocannabinol), el principio activo de la marihuana.

En la denuncia constan tres detalles fundamentales para el desarrollo del caso: que el hombre no presentaba la sintomatología propia de estar bajo los efectos de la droga; que asumió la multa sin pedir una segunda prueba y que el camión fue inmediatamente inmovilizado.

Después de tener conocimiento de este episodio, la dirección de la empresa procedió a la apertura de un expediente disciplinario que concluyó, cinco días más tarde, con el cese fulminante del trabajador sin derecho a indemnización. En su carta de despido la compañía argumentó que chófer había vulnerado el Acuerdo General para las Empresas de Transportes y Mercancías, que contempla como una falta laboral muy grave "la imprudencia o negligencia en acto de servicio si implicase riesgo de accidente o peligro de avería para la maquinaria, vehículo o instalaciones".

Riesgo de accidente

El hecho de dar positivo en cannabis no supone exactamente haber conducido bajo sus efectos ya que, a diferencia del alcohol, esta droga permanece en sangre varios días después de ser consumida. Sin embargo, el TSJ de Castilla y León, no entra a valorar si el trabajador reunía o no las condiciones óptimas para estar al volante. Para los ponentes lo verdaderemnte fundamental es que el demandante decidió tomar drogas y, con ello, asumio el riesgo de que "tal ingesta le provocase una alteración en sus condiciones y aptitudes". A partir de ahí, la Sala da por hecho que produjo una amenaza para la seguridad vial.

"Es claro que la inmovilización del vehículo viene determinada por el riesgo implícito que para la circulación supone que una persona conduzca con presencia de drogas en su organismo, conllevando peligro de accidente. Entendemos por tanto que, atendidas las circunstancias fácticas, concurren todos los requisitos para que se declare procedente el despido debiendo por ende revocarse la resolución", concluyen los magistrados.

El fallo contrasta con una reciente resolución del TSJ de las Islas Baleares sobre un caso my parecido. En concreto, en marzo de 2019, el tribunal balear declaró nulo el cese de un conductor de autobús que dio positivo en cannabis tras sufrir un accidente en el que falleció un motorista. En esta ocasión, los magistrados consideraron que la prueba de THC no era sufienciente "para acreditar que [el trabajador] se encontraba bajo los efectos de esa sustancia" y "ni siquiera para determinar cuándo consumió por última vez".

Normas
Entra en El País para participar